Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Iglesias Celulares: Unificación, multiplicación o división



                                     (Esquema obtenido de guymuse.blogspot.com)


            Un nuevo sistema o movimiento surgido en los años ochenta del siglo XX, ha sido uno de los mayores revulsivos de la nueva línea evangelista y Pentecostal de estos últimos años, pequeños grupos que se reúnen en casas particulares. Algunas de estas se han convertido con el tiempo en mega iglesias, como las de Edir Macedo en Brasil. 

Pero si bien no es una característica nueva, ni original en las iglesias protestantes, si lo es el sistema y propósito. Debemos indicar que si bien el término es de nueva cuña, el formato no es nada nuevo, casi todo grupo religioso moderno normalmente empezó en un humilde hogar, donde el grupo en cuestión se reunía, estudiaba y entonces se van extendiendo por el boca a boca. Las diferentes ramas de los husitas, los amositas, o los Hermanos moravos, mantuvieron por años la costumbre de reunirse en pequeños grupos, sin edificar templos. Así John Wesley y Withelfield animaron a sus seguidores a reunirse en casas particulares, a los que llamó “Círculos Santos”, estos pequeños órganos eran posteriormente unidos en grupos más grandes a medida que se hacían templos. Algunas comunidades amish, continúan rechazando el uso de iglesias y templos y mantienen la costumbre de reunirse en hogares, o en graneros.  

Ha habido movimientos religiosos que casi desde sus inicios mantuvieron la costumbre de tener pequeños grupos en casas particulares a pesar de tener templos o lugares de reunión abiertos y ese es al parecer el método que imitan las llamadas iglesias celulares. Se puede decir que no es nada original el sistema, los Testigos de Jehová, por ejemplo por décadas mantuvieron esa costumbre de formar pequeños grupos de estudio en casas particulares, que giraban en torno a una congregación más grande y los miembros de eso grupos eran liderados o dirigidos por un anciano que a su vez era parte del cuerpo de ancianos de cada congregación. Es necesario mencionar que sin embargo hace pocos años descontinuaron ese sistema de grupos, aunque en muchos lugares sus congregaciones se reúnen en casas particulares. Algo similar es lo que pretenden hacer las iglesias celulares, una serie de grupos pequeños en torno a un iglesia mayor. 

            Así cuando hablamos de iglesias celulares, hablamos de algo parecido a lo que los Testigos hacían, aunque según los impulsores de este sistema, esto va más allá, pues la formación de grupos o células debe formar parte de la actividad de la propia iglesia, es decir se hace para controlar desde grupos mas pequeños a los feligreses y ofrecer ayuda más cercana y personal, y además como norma. Esto puede significar dos cosas, que intenten lograr una unidad mayor y mejor cohesión en las iglesias. Pero los partidarios de esto van mas allá, afirman que es un mandato divino el que se deben reunir así los cristianos. 
Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Prisca, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor. Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia, que está en su casa. En estos saludos que el apóstol Pablo enviaba en las cartas a los corintios y a los colosenses respectivamente, menciona iglesias en sus casas, aunque lo hace solo en esos casos, en otros menciona solo saludos a la iglesia de tal o cual lugar, lo cual también puede ser indicativo de que en otros lugares tenían un espacio o local apropiado para reunirse. 

Otro argumento utilizado por los defensores de las iglesias en casas, viene de la interpretación que se le da a ciertas palabras de Jesús en el evangelio de Lucas: Cuando entren en una casa, digan primero: Paz a esta casa. Si hay allí alguno digno de paz, la paz descansará sobre él. De lo contrario, la paz regresará a ustedes. Quédense en esa casa, comiendo y bebiendo lo que haya; porque el trabajador tiene derecho a su salario. No vayan de casa en casa. (Lucas 10:4-6)

            Esto hace pensar a algunos que quizás la obra de hacer discípulos tenía que ver con establecerse en casas para formar lo que llaman células o pequeños grupos de adoración. Los defensores de esta idea, aseguran que Jesús vino a establecer esa regla para formar grupos, aunque en realidad si leemos el contexto de Lucas 10 y Mateo 10, donde aparecen estas instrucciones, allí se muestra que en aquella ocasión el envió de dos en dos a los discípulos a predicar, y se muestra también la idea por la que los envió: Después de estas cosas el Señor designó a otros setenta y los envió de dos en dos delante de sí a toda ciudad y lugar adonde él mismo iba a ir. (Lucas 10:1)En cualquier ciudad o aldea que entren, busquen hasta descubrir quién en ella es merecedor, y quédense allí hasta que salgan (Mateo 10:11).

            Así, el mandato de Jesús era que fueran a toda ciudad, visitando todos los hogares para encontrar merecedores, no parece que los enviara para buscar lugares de reunión, o para formar pequeños grupos de estudio. El que les diera la orden de no transferirse de casa en casa fue en el caso de que alguien escuchara a una determinada pareja de discípulos, estos debían entrar, enseñarle todas las cosas, lo cual envolvía quedarse el tiempo necesario que hiciera falta para que el discípulo entendiera la enseñanza cristiana, pero mientras, los demás debían proseguir con las visitas a todas las casas de la aldea, hasta encontrar más merecedores. 

Esa era la manera de predicar que mantuvieron los cristianos en el primer siglo y fue el método que entendieron que debían seguir, cuando su maestro al despedirse de ellos tras su resurrección, les recordó: Vayan y hagan discípulos entre todos los pueblos. (Mateo 28:19) Tanto fue así que fueron rápidamente conocidos por esta obra, las autoridades de Jerusalén llegaron a decir que habían llenado la ciudad con su enseñanza, pues estaban en todas partes. Se registra en el libro de los Hechos lo siguiente: Y, tanto en el templo como por las casas, continuaron día tras día enseñando y proclamando que Jesús era el Mesías (Hechos de los apóstoles 5:42) Por eso se dice que en sus inicios, el cristianismo era sumamente proselitista, iban de casa en casa, de dos en dos, predicando a la gente y buscando discípulos. Estos fueron los textos que tomó como base John Wycliffe, cuando envió de dos en dos a los llamados lolardos en el siglo XIV, y fue seguida por husitas, y hermanos moravos, durante décadas; se sabe también que los valdenses antes también habían entendido que se debía realizar la obra de casa en casa, y es la misma base que utilizan otros grupos como los Testigos de Jehová para predicar de forma directa a la gente en sus propios hogares. Es verdad que no era la única manera para dar testimonio que se registra en la Biblia, pero si era el principal método. 

           
Pero utilizando esas mismas palabras en 1980 un pastor coreano llamado David Yonggi Cho, llegó a conclusiones un tanto distintas. Relacionó la obra de casa en casa con la de agruparse o reunirse en casas. Si bien no rechazaba la construcción de grandes capillas o templos, sin embargo quiso establecer un sistema coordinado de iglesias reunidas en casas particulares para formar un todo. Algunos como Joel Comiskey, Cesar Castellanos o Dion Robert, importantes lideres este sistema, defienden la postura de que la iglesia en tiempos de Pablo era constituida por pequeñas iglesias o congregaciones celulares, basan su hipótesis en las palabras de Pablo a ciertos ancianos de Efeso: y cómo nada de cuanto os pudiera aprovechar rehuí anunciaros y enseñaros, públicamente y de casa en casa. (Hechos de los apóstoles 20:20). Según explican los partidarios de este sistema de iglesias, entre ellos Yonggi Cho, cuando Pablo menciona lo de enseñar de casa en casa, hacía referencia a visitar a las diferentes congregaciones reunidas en las diferentes casas, pues está hablando a discípulos y no a la gente en general. Si bien puede aceptarse tal interpretación, no obstante hay que tener en cuenta que Pablo pasó varios periodos de tiempo en la ciudad y según muestra el libro de los Hechos, fue el quien fundó junto con Aquíla y Prisca, la primera congregación de Efeso, así también cabe en lo posible que el haya dado el primer testimonio de casa en casa a aquellos que años después eran cabezas de las congregaciones de Efeso y por eso menciona lo de Casa en casa. 

            Es cierto que las reuniones en casas particulares fue una costumbre que está recogida en las escrituras, hemos mencionado antes cartas apostólicas de congregaciones reunidas en casas de diferentes discípulos. Esto muestran que en muchos casos, los cristianos se reunían en hogares, aunque también menciona lo hacían en sitios públicos, como el templo, haciendo referencia a los patios exteriores; también lo hacían en las sinagogas judías. Todo esto lo que nos quiere decir es la necesidad que tenían de reunirse, pero no indica, ni  la importancia del lugar, como una norma a seguir. En realidad se escogían estos lugares por la dificultad que tenían para poder utilizar locales propios, durante siglos fueron perseguidos en todo el imperio romano, y no disponían ni de permisos ni de medios para poder construir algo. Sin embargo, se cree que en Corinto y en algunos lugares de Asia menor posiblemente si se utilizasen además de casas, algún que otro sencillo templo, imitando las sinagogas judías, lugares sobrios y sencillos, con asientos alrededor. Hay pruebas arqueológicas de cierto templo cristiano en Merv, Turkmenistan, en Asia central, en el territorio del antiguo imperio parto, datado en el siglo III, aunque reutilizado por la iglesia nestoriana en siglos posteriores.     Por supuesto la conversión de Constantino de la iglesia católica en la religión del imperio, hizo que de repente las ciudades se llenaran de templos e iglesias y las reuniones en casa particulares desaparecieran. Pero no fue eso en si, ya se menciona que desde el año 313, cuando fue decretada la libertad de culto, se dio libertad a todos los demás cristianismos, entre los que se encontraban grupos como montanistas, novacianos y los dontistas, quienes también construyeron lugares de reunión y dejaron las casas. Así no parece que la costumbre fuera abandonada por el deterioro o la corrupción del propio cristianismo, sino como parte de la libertad adquirida, mostrando que lo importante era reunirse, no importaba donde.
            En cualquier caso, los partidarios de este sistema, piensan que con esto, logran acercarse más a los principios del cristianismo y basa el éxito en el hecho de que también se da atención personalizada y más cercana al converso, lejos de la fría y alejada bancada de una iglesia. Normalmente, una iglesia celular está dirigida por un lider o pastor auxiliar, luego cada cierto número de grupos, son gobernados por un pastor, que supervisa la enseñanza o la dirección del grupo.  El método se ha ido propagando de tal manera que son muchas las iglesias que más tarde lo han incorporado en su sistema. En el caso de la iglesia fundada por Yonggi Cho, el éxito le acompañó, pues su iglesia en 1987 alcanzó los 700,000 miembros y actualmente continúa creciendo y ha ido distribuyendo sus nuevos miembros entre 21 iglesias satélites o celulares, con ese precedente, muchos pastores o líderes sueñan con obtener éxitos similares. 

            El problema surge cuando algunos pastores o líderes empiezan a decidir sobre los feligreses y apostarse como jefes supremos. En otros casos líderes de ciertas células se rebelan o se pelean unos contra otros, de tal manera que se separan definitivamente y más que agrupación de iglesias se crea una competición sin sentido.  

 Una experiencia que sirve de ejemplo es la que ha sufrido la agrupación evangélica llamada “Misión Cristiana Elim”, surgida en Guatemala en los años setenta. Se dice que cierto predicador llamado Daniel Solórzano, se fue a atender a un grupo que se había formado en el vecino país de El Salvador. El éxito de Solórzano, pareció mayor que el del propio grupo del país de origen del movimiento y esto llevó a la disgregación de esta, entre los asuntos que llevaron a la división hubo aspectos relacionados con ciertos criterios doctrinales, como prácticas neo-pentecostales adoptadas por la iglesia madre, que sin embargo fueron rechazadas por Solorzano. Las iglesias Elim en Guatemala han ido dividiéndose y cambiando de denominación de tal manera que es difícil seguir una línea, así se habla de Maranatha, Iglesia de Cristo Elim, Área de Ministerios Asociados Elim", "Ministerios Elim", Ministerios Ebenezer, Iglesia de Jesucristo Palabra Miel, Área de Ministerios Asociados Elim, todas pequeñas iglesias divididas, uno de los lideres de aquella iglesia Jorge Serrano Elías, llegó a alcanzar notoriedad, introduciéndose en política, alcanzó la presidencia del país, pero acabó sus días en el exilio panameño, por corruptelas políticas. Algo similar a otro presidente corrupto de aquel país, Ríos Montt, quien también favoreció durante su mandato a las iglesias pentecostales, de Elim y el Verbo. Todo eso propició una ruptura y más división en el seno de las células de Elim en Guatemala, pues eran muchos los que no veían con buenos ojos el que sus lideres se metieran en política, algo contrario a los principios del cristianismo.

            Tampoco se han librado de las divisiones la parte de Elim en El Salvador, desde que a mediados de los años 80 se adoptó el sistema de Yonggi Cho, el aumento de esta fue contundente, la misión Elim allí alcanzó cifras de mas de 100.000 miembros asistentes a las diferentes células locales. Pero eso también propició otro tipo de división, el propio Solórzano, esta vez por ciertos manejos económicos entre las células que el controlaba y otras, aparte de cuestiones morales fue expulsado, decidió entonces fundar su propia iglesia. 

            Si bien desde el liderazgo del pastor Mario Vega, aun manteniéndose el estilo celular, parece que se ha conseguido cierta cohesión por medio de una buena organización piramidal, así por ejemplo sobre los líderes de célula existe una persona encargada de supervisar el funcionamiento de esas reuniones y al cual se le da el nombre de "Supervisor de sector", un sector agrupa entre 3 y 10 células, los sectores también experimentan multiplicación cuando estos consiguen alcanzar o sobrepasar las 10 células. Luego por encima de los supervisores de sector existe el "Coordinador de Zona" o Pastor de Zona" el cual tiene bajo su responsabilidad varios sectores, también las zonas experimentan multiplicación. Dentro de esta pirámide jerárquica hay un "Pastor de distrito" quien tiene a su cargo varias zonas de la iglesia en cuestión. Finalizando esta estructura se encuentra el pastor principal de la Iglesia local. Este conglomerado está dirigido por una Directiva Espiritual con alcance mundial, un consejo de Ministros, y todo ello liderado por Mario Vega, quien a su vez es el Pastor General de la iglesia en San Salvador, colocándose como la máxima autoridad de la misión. Pese a todo, siguen surgiendo divisiones, mas recientemente en Los Ángeles, el pastor que dirigía las diferentes células de aquella ciudad, René Molina, afirmó haber recibido un mensaje de Dios en el que le mandaba a cambiar los fundamentos y normas de la iglesia, sino quería perder a los jóvenes, esto lo ha llevado a un acercamiento con iglesias muy criticadas como las de la línea de la prosperidad, entre ellas la conocida como G-12. 

Por otro lado aunque el sueño de todo ministro que inicia una campaña o un ministerio en ese campo es aumentar el número de salvados, existen cientos de pequeñas iglesias celulares sin dirección, o gobernadas por líderes que intentan ganarse la vida utilizando este medio fácil, gracias al diezmo. Y otros aunque sinceros, no logran abrirse paso en el caos que todo este maremágnum de ideologías e iglesias provoca. Así hay agrupaciones de tan solo dos o tres células, otras con 30 o 40 miembros, pero que nada quieren saber de adherirse a agrupaciones más grandes.  Pero también hay iglesias bien controladas y lideradas con pastores titulares que están al tanto en la calidad de la enseñanza y dirección que logran cierto éxito. Pero según los defensores de este sistema, todo esto suma y multiplica la cantidad de miembros en las iglesias y sobre todo de miembros activos.

            Este es solo un ejemplo de como el sistema de iglesias celulares es en parte causante del aumento en el número de miembros en el nuevo pentecostalismo y en el hecho de que tantas personas abandonen el catolicismo ritualista y escapen a iglesias evangélicas más cercanas reunidas en grupos de atención directa, se dice que lo importante es que las células se sigan dividiendo en más y mas células, tal como la división celular de un embrión se convierte en un cuerpo, así es con la multiplicación de iglesias celulares. Según cierto experto en el tema, el ministerio celular debe ser la columna vertebral de la iglesia y se debe insistir si se quiere mantener el cuerpo estable. 

            Pero hay que reconocer que esta división en muchos casos no crea un cuerpo, ni ayuda a la estabilidad o equilibrio, sino que destruye, pues está claro que la proliferación de este tipo de iglesias en hogares, sin un buen control es el causante directo del deterioro de la unidad de esas mismas iglesias evangélicas y pentecostales y la razón por las cuales surgen nuevos movimientos religiosos cada año, en algunos casos con doctrinas y planteamientos muy distantes de los convencionales.



4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Se pide por favor a los lectores que pueden colocar sus comentarios, pero sin insultar ni utilizar expresiones soeces. El mensaje anterior ha sido borrado por tal motivo. Si la persona en cuestión que no quiso identificarse no está de acuerdo, tiene derecho a mostrar argumentos para defender sus ideas, pero lo único que logra con ese tipo de actitudes es tirar por los sueslo a las personas que están detras de estas iglesias y a las propias iglesias.

    ResponderEliminar
  3. En nada abona este blog al progreso del evangelio. Ni siquiera me tome la molestia de leer todo lo que este artículo dice, leí un poco y es irrelevante. Probablemente por eso tiene muy pocas visitas.

    ResponderEliminar
  4. Si considera que mas de 200.000 visitas son pocas usted mismo. Sabemos que la verdad duele. Y los que entienden que el progreso del evangelio es buscar el enriquecimiento a costa de diezmos y de la formación de iglesias en torno a pastores estrella van muy errados. Siento decirlo.

    ResponderEliminar