Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Juliano : Apostata o promotor de la libertad de cultos.

La unión estado-iglesia, había llegado al extremo de que el gobierno imperial, se vio afectado por la multitud de controversias doctrinales de este convulso siglo IV, sobre todo se notó en la época de los hijos de Constantino, Constancio y Constante, quienes se dejaron influir por arrianistas y atanasianos respectivamente, imponiendo severas restricciones a los opositores. El triunfo del llamado cristianismo nicenico, se debió en parte al triunfo de un emperador nicenico sobre el arriano.
Algunos como Juliano, quisieron hacer una clara separación, iglesia-estado, creando una especie de estado laico, en el que ninguna religión imperara sobre las demás, revocó los decretos de Constantino contra los paganos e instituyó la libertad religiosa, además de limitar el papel de la religión en los asuntos públicos o politicos. Pero en la historia ciertamente sale perjudicado por la manipulación católica; así es presentado como "Juliano el apostata", quien volviera a las persecuciones, simplemente porque limitó el poder y la ostentación de la iglesia. De hecho nunca decretó persecución, ni imposición del politeísmo o paganismo como religión estatal, sino una verdadera libertad de cultos; tal fue el caso que incluso dentro del cristianismo decretó la vuelta de los obispos exiliados y de los grupos disidentes del cristianismo, no hizo distinción entre nicenicos o arrianos, nadie debía ser castigado ni exiliado por sus ideas religiosas. Así los donatistas, novacianos, montanistas y priscilianos, volvieron a tener libertad de acción y un renacer en prosperidad y paz.
Algunos lo acusan de querer imponer de nuevo el paganismo, sobre todo cuando estableció decretos como el del Junio del 362, en el que limitaba el uso de las enseñanzas del cristiano en las escuelas, sobre todo en las materias de gramática y retórica, no obstante no puso objeción en otras materias. Esto es interpretado como injerencia y de querer destruir el cristianismo mayoritario. Quizás las razones fueron mas bien para evitar contradicciones como en el hecho de que las escuelas cristianas enseñaran la Biblia como única fuente de conocimiento y simultáneamente enseñaban también los textos clásicos, como los escritos de Platón, Eratostenes , Aristoteles o Cicerón.
Otra causa por la que se acusa a Juliano de opositor al cristianismo fue el trato dado a Atanasio, el principal impulsor del nicenismo, debido a su actitud un tanto beligerante provocó muchos disturbios en Alejandría y en todo el norte de África, por ello en mas de una ocasión fue desposeído de su titulo y exiliado, pero eso lejos de contarse como persecución , era sencillamente querer imponer orden y ley en alguien convertido en un agitador de masas por no se reconocidas sus enseñanzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada