Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Kodrátos de Corinto : Testigo de los testigos

Busto del despiadado emperador Adriano, al que Kodrátos dirigió su apología.


Uno de los primeros fue Kodrátos de Corinto, quien alrededor del año 120 escribió al emperador Adriano, una carta en defensa del cristianismo. Lo único que sobrevivió de el fueron unas pocas lineas que cita Eusebio de Cesárea (Siglo IV) en su historia Eclesiástica, pero son muy significativas. Los acontecimientos que narra la Apología de Kodrátos recuerdan un fragmento de Papías, en el que éste afirma que algunas de las personas resucitadas por Jesús vivieron hasta el reinado de Adriano. Leemos así : Las obras, empero, de nuestro Salvador estuvieron siempre presentes, puesto que eran verdaderas; los que curó, los que resucitó de entre los muertos no fueron vistos solamente en el momento de ser curados y resucitados, sino que estuvieron siempre presentes y eso no solamente mientras el Salvador vivía aquí abajo, sino aún después de su muerte han sobrevivido mucho tiempo, de suerte que algunos de ellos han llegado hasta nuestros días'» (Eusebio HE IV,3: PG 20,307308) Por lo tanto se basa en testigos del propio Jesús.
Esto nos permite concluir que a finales del siglo I y principios del s. II mantiene vigor, en Asia Menor, la argumentación apologética que se basa sobre todo en el testimonio directo y en los milagros, y que tiene su fuente en el evangelio de Juan. Esta forma de argumentación no difiere mucho del utilizado por los cristianos del primer siglo. Pero se puede decir que este fue el último en utilizar tal argumentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada