Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Taciano : De apologista a hereje

En los inicios de la segunda mitad del siglo II, alrededor del 160, dejó sus escritos Taciano, quien se dice fue discípulo de Justino. Este apologista, proveniente de Siria llegó a Roma como retórico itinerante pero se interesó por el cristianismo del momento y comenzó a relacionarse con Justino Mártir, del que tal por eso se dice que fue su discípulo.

Su progreso en el cristianismo fue rápido, ademas su elocuencia y capacidad de convencer, era notable, aunque en la defensa del cristianismo fue quizás un tanto excesivo en las formas. Sobre todo en su libro "Discurso a los griegos" en el que los ataques ridiculizando y desdeñando su cultura, y criticando hechos y desventuras de los diferentes filósofos griegos, quizás provocó el efecto contrario. No obstante su principal obra fue "El Diatessaron", que fue uno de los primeros intentos de unificar un relato completo de la vida y ministerio de Jesús, extraído de los cuatro evangelios, tratando de poner en orden cronológico los diferentes sucesos y armonizando las supuestas discrepancias. Fue una obra de uso común entre los cristianos de la época incluso en décadas posteriores a su muerte. Algunos lo catalogaron como el evangelio de Taciano, pero no era su propósito competir con los evangelios, sino hacer un estudio bien ordenado de ellos.

En su Discurso contra los griegos, define al Altísimo como un espíritu y destaca que solo el es sin principio y a la vez, principio de todo el universo. También muestra su oposición al uso de imagenes en la adoración a este Dios invisible, asi expresa su repulsa sobre este asunto: ¿Cómo voy a declarar por dioses a la leña y a las piedras?”(Taciano - Discurso sontra los griegos 4,3 ) Con respecto a Cristo, dice lo siguiente, utilizando el término Logos para definirlo: El Verbo celestial, espíritu que viene del Espíritu y Verbo del poder del Verbo, a imitación del Padre que a Él le engendrara, hizo al hombre imagen de la inmortalidad, a fin de que, como en Dios se da la incorrupción, del mismo modo el hombre, participando de la herencia de Dios, posea el ser inmortal. Ahora bien, el Verbo, antes de crear a los hombres, fue artífice de los ángeles, y una y otra especie de criaturas fue hecha libre, sin tener en sí la naturaleza del bien, que sólo Dios posee, sino que se cumple por los hombres gracias a su libre elección. (Discurso contra los griegos 7.1,2) creía que era la Palabra, o Logos, como el primogénito del Padre celestial, a quien define como la primera obra del Creador, al que luego utilizó para crear el universo físico. Con respecto a la resurrección que se producirá en el momento designado, dice: “Creemos que habrá resurrección de los cuerpos después de la consumación del universo”(Taciano - Discurso contra los griegos 6) También explica así el porqué de la muerte : “No fuimos creados para morir, sino que morimos por nuestro pecado. Nos perdió nuestro libre albedrío; y hemos quedado esclavizados, los que éramos libres; por el pecado hemos sido vendidos”.(discurso contra los griegos – Taciano) Con estos comentarios demostró que en su principal defensa del cristianismo, se atenía a la ortodoxia original, que todavía en gran parte estaba en vigor.

Sin embargo, parece ser que con el tiempo Taciano, se fue haciendo mas confuso en su enseñanza, introduciendo algunas ideas o explicaciones externas, ya había dado muestras de su complejo lenguaje en su apología, notemos la cita en su libro "Discurso a los griegos", sobre el termino alma: No es, oh hombres de Grecia, nuestra alma inmortal por sí misma, sino mortal; pero capaz es también de no morir. Muere, en efecto, y se disuelve con el cuerpo, si no conoce la verdad; pero resucita nuevamente con el cuerpo al fin del mundo, para recibir, por castigo, la muerte en la inmortalidad. A la vez, no muere, por más que con el cuerpo se disuelva por un tiempo, si obtuvo el conocimiento de Dios. Porque, de suyo, el alma es tinieblas y no hay luz en ella, y esto indudablemente significa la palabra: “Las tinieblas no comprenden la luz” (Jn 1,5). No es, en efecto, el alma la que salva al espíritu, sino que es preservada por él; y la luz comprendió a las tinieblas en el sentido que el Verbo es la luz de Dios, y el alma ignorante, tinieblas. Por eso, cuando vive sola, se inclina hacia abajo, hacia la materia, muriendo juntamente con la carne; pero formando pareja con el espíritu divino, ya no carece de ayuda y se levanta a las regiones adonde el Espíritu la guía. Porque la morada del Espíritu está en lo alto; pero el origen del alma es de abajo. Ahora bien, originariamente, el espíritu habitaba junto con el alma; mas al no querer seguirle, el espíritu la abandonó; (Discurso a los griegos 13). Para algunos esto es difícil de entender sobre todo porque trata de compaginar dos creencias totalmente encontradas, la del alma inmortal con la resurrección. Pero lejos de eso, en realidad, simplemente estába mostrando una realidad que siempre había sido aceptada por el judeocristianismo, el alma o vida, muere, salvo que por la gracia de Dios se obtenga la vida eterna o inmortalidad.

Se dice que con el tiempo se separó del cristianismo y fundó un grupo religioso alternativo llamado los "encratitas" o continentes, en la que se practicaba una total abstención de carnes, de bebidas alcohólicas, y se condenaba absolutamente el matrimonio. También algunos alegan que abrazó la doctrina de Marción, muy activo en aquel tiempo. Es difícil poder concretar bien el camino tomado por este, pero si Taciano realmente fue el fundador de los Encratitas, estos estaban muy lejos de Marción, pues algunos escritores los relacionan más con los judaizantes. Por otro lado se dice que los encraítas para justificar sus doctrinas relacionadas con el ascetismo, se servían de los pasajes del Nuevo Testamento, donde recomiendan el ayuno y la templanza, aislándolos del contexto, interpretándolos e incluso alterándolos. Esto casa con la doctrina de Marción y su rechazo al AT, aunque también se dice que rechazaron a Pablo y sus cartas, cosa que no hizo Marción. Al parecer, los apócrifos llamados Hechos de San Pablo, de San Juan y de San Pedro, son obra de autores encratitas, lo cual también contradice la afirmación de que Taciano fuera el fundador, pues esos libros aparecieron un tiempo antes. Una doctrina defendida a ultranza por Taciano, fue la imposibilidad de salvación para Adan, cosa que los gnósticos enseñaban, por lo tanto tampoco se les puede relacionar con estos. Otra cosa sería que al ser rechazadas sus costumbres y tesis, los encratitas decidieran separarse del núcleo cristiano en la época de Taciano y el se fuera con ellos.

Es posible que Taciano observara la actitud cómoda de algunos obispos y presbíteros de las congregaciones en las ciudades prosperas y eso iba en contra de sus conceptos. Prueba de ello son estas palabras, una velada critica a algunos de estos líderes cómodos y ricos: Soy yo quien no buscó la riqueza; la fornicación la aborrezco; no me dedico a la navegación llevado por codicia insaciable; [...] huyo de la vanagloria [...]. Veo que uno solo es el sol para todos, una sola también la muerte, ora a través del placer, ora [en medio] de la indigencia". Es curioso el que mencionara lo de la navegación, en clara alusión a la posición económica de Marción, quien era un rico naviero, lo cual indica que para ese tiempo Marción era alguien de gran influencia en el cristianismo pero Taciano desde luego no hacia migas con el. Además, Taciano exhorta así al lector: "Muere al mundo, desechando su locura. Vive para Dios, rechazando por medio de su conocimiento tu viejo modo de ser.

Pero llevó al extremo el consejo de mantenerse celibe para el señor. En su obra "Sobre la perfección según los preceptos del Salvador", asigna origen diabólico al matrimonio y lo condena con vehemencia por considerar que quien se casa vincula su carne al mundo corruptible. Por eso algunos acusan a Taciano de haber abrazado el gnosticismo, también por la vida de asceta que predicó. Pero era común en aquellos tiempos acusar a todo el que se desviaba de la enseñanza base, de gnóstico, aunque no lo fuera, sobre todo cuando este ya no estaba vivo para defenderse. Desde luego los escritos antes citados y otros de su discurso a los griegos, son indicativos de que ya para ese tiempo abrigaba enseñanzas un tanto extremas y extrañas. Enseñanzas que en cierto modo logró introducir en la congregación, siendo utilizados posteriormente sus razonamientos por otros que le siguieron en el desarrollo de algunas doctrinas ajenas al cristianismo primitivo, como la del alma inmortal. También en lo que toca a la abstinencia sexual o rechazo al matrimonio, en cierto modo si coincidía con Marción y con algunos gnósticos, por el hecho de relacionar el pecado original con las relaciones sexuales, pero esa idea también fue agregada a la cristiandad posterior por Agustín de Hipona, con los monjes, monasterios, ascetas y otros.

Con esto podemos decir que es muy posible que Taciano terminara expulsado o el mismo se separara de la congregación, pero no por la introducción de enseñanzas, que fueron bien aceptadas por un cristianismo ya contaminado, sino por predicar el ascetismo y llevar al extremo ciertos rituales. Eso queda patente por el hecho que ya indicamos y ahondaremos mas adelante, algunos de los preceptos de Taciano fueron absorbidos con posterioridad.

2 comentarios:

  1. Taciano: ¿apologista o hereje?
    http://m.wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2003367

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el link.Aunque ya había leído ese articulo y fue util en la preparación de este capítulo. Saludos

    ResponderEliminar