Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

El Corán y las Escrituras Cristiano-judías

.




 Izquierda, Evangelio de Lucas en árabe.








El Corán, libro sagrado del islam según la aceptación común, no fue escrito directamente por Mahoma, sino que sus primeros discipulos se dice que pusieron por escrito las palabras que este iba diciendo en sus discursos, aunque fue redactado tras la muerte del profeta.                                                  


En cualquier caso, las diferentes influencias recibidas por Mahoma desde los diferentes cristianismos se dejan notar en el contenido de este libro.  
Para un lector cristiano, no es difícil  encontrar similitudes o citas bíblicas en el Corán, aunque en la mayoría de los casos, se trata de simples menciones a relatos muy conocidos, pero que en el Corán son mezclados, tergiversados y adaptados a la manera árabe. Todo el libro, que a diferencia de la Biblia, no está dividido en libros bajo distintos nombres, sino como un todo, tan solo dividido en suras y estas en versos, redactado a la manera de los salmos biblicos. Tampoco se encuentra un orden cronologico o un desarollo temático de las enseñanzas, de nuevo  en imitación de los salmos biblicos. Veremos algunos ejemplos que muestran las similitudes y las coincidencias con otros textos, a la vez haremos una pequeña comparativa con el texto original, para observar las contradicciones frente a los escritos cristianos.

En muchas ocasiones encontramos en el Corán una clara introducción de dogmas gnósticos, como la relación de Adán con Alá, que la expone como un profeta sabio de la antigüedad, siendo perdonado por Dios: Dijo: "¡Adán! ¡Infórmales de sus nombres!" Cuando les informó de sus nombres, dijo: "¿No os he dicho que conozco lo oculto de los cielos y de la tierra y que sé lo que mostráis lo que ocultáis?" 34. Y cuando dijimos a los ángeles: "¡Prosternaos ante Adán!". Se prosternaron, excepto Iblis. Se negó y fue altivo: era de los infieles. 35. Dijimos: "¡Adán! ¡Habita con tu esposa en el Jardín y comed de él cuanto y donde queráis. pero no os acerquéis a este árbol! Si no, seréis de los impíos". 36. Pero el Demonio les hizo caer, perdiéndolo, y les sacó del estado en que estaban. Y dijimos: "¡Descended! Seréis enemigos unos de otros. La tierra será por algún tiempo vuestra morada y lugar de disfrute". 37. Adán recibió palabras de su Señor y Éste se volvió a él. Él es el Indulgente, el Misericordioso. 38. Dijimos: "¡Descended todos de él! Si. pues, recibís de Mí una dirección, quienes sigan Mi dirección no tendrán que. temer y no estarán tristes. 39. Pero quienes no crean y desmientan Nuestros signos, esos morarán en el Fuego eternamente". (Sura 2:33-39)

En este caso, muestra por un lado al primer hombre en la tierra como un ser con la sabiduria o gnósis divina, superior a toda otra criatura, que aún siendo caído por causa del Diablo, es recobrado por Alá y utilizado para su propósito. Por otro lado, en otras ocasiones se muestra el desconocimiento claro del autor del Corán con respecto a la historia de los relatos bíblicos, pues mezcla los personajes a su antojo, en otros solapa personajes de una época con los de otra, confunde sucesos, introduce enseñanzas y mitos gnósticos y judíos, citando de relatos falsos sobre la infancia, la vida y muerte de Jesús. En su faceta como profeta, aparte de algunas supuestas predicciones relacionados con asuntos cercanos a su tiempo, resalta la promesa paradisíaca con detalles claramente adaptados a una cultura polígama : Los que teman a Alá estarán, en cambio, en lugar seguro, entre jardines y fuentes, vestidos de satén y de brocado, unos enfrente de otros. Así será. Y les daremos por esposas a huríes de grandes ojos. Pedirán allí en seguridad, toda clase de frutas. No gustarán allí otra muerte que la primera y Él les preservará del castigo del fuego de la gehena. (Sura 44, 51-56)

También el Corán habla sobre el fin, aunque no deja claro que sucederá después de ese fin, veamos un texto en el que aparecen ideas proféticas muy cercanas a las de Isaías, Jesús, o del Apocalipsis, he aquí una muestra : "Cuando el sol sea obscurecido, cuando las estrellas pierdan su brillo, cuando las montañas sean puestas en marcha, cuando las camellas preñadas de diez meses sean descuidadas, cuando las bestias salvajes sean agrupadas, cuando los mares sean hinchados, cuando las almas sean apareadas, cuando se pregunte a la niña enterrada viva qué crimen cometió para que la mataran, cuando las hojas sean desplegadas, cuando el cielo sea desollado, cuando el fuego de la gehena sea avivado, cuando el paraíso sea acercado, cada cual sabrá lo que presenta. (Sura 81 ,1-14)

Por otro lado, El Corán contiene numerosas alusiones a María y Jesús, pero de una manera un tanto tergiversada y confusa: Y recuerda a María en la Escritura, cuando dejó a su familia para retirarse a un lugar de Oriente. Y tendió un velo para ocultarse de ellos. Le enviamos Nuestro Espíritu y éste se le presentó como un mortal acabado. Dijo ella: "Me refugio de ti en el Compasivo. Si es que temes a Alá..."Dijo él: "Yo soy sólo el enviado de tu Señor para regalarte un muchacho puro". Dijo ella: "¿Cómo puedo tener un muchacho si no me ha tocado mortal, ni soy una ramera?" "Así será", dijo. "Tu Señor dice: 'Es cosa fácil para Mí. Para hacer de él signo para la gente y muestra de Nuestra misericordia'. Es cosa decidida".
Quedó embarazada con él y se retiró con él a un lugar alejado. Entonces los dolores de parto la empujaron hacia el tronco de la palmera. Dijo: "¡Ojala hubiera muerto antes y se me hubiera olvidado del todo...!" Entonces, de sus pies, le llamó: "¡No estés triste! Tu Señor ha puesto a tus pies un arroyuelo. ¡Sacude hacia ti el tronco de la palmera y ésta hará caer sobre ti dátiles frescos, maduros! ¡Come, pues, bebe y alégrate! Y, si ves a algún mortal, di: 'He hecho voto de silencio al Compasivo. No voy a hablar, pues, hoy con nadie'" Y vino con él a los suyos, llevándolo. Dijeron: "¡María! ¡Has hecho algo inaudito! ¡Hermana de Aarón! Tu padre no era un hombre malo, ni tu madre una ramera". Entonces ella se lo indicó. Dijeron: "¿Cómo vamos a hablar a uno que aún está en la cuna, a un niño?" Dijo él: "Soy el siervo de Alá. Él me ha dado la Escritura y ha hecho de mí un profeta. (Sura 19 16-29)

Se dice que el gran aprecio que Mahoma sentía por la persona de María, la madre de Jesús, viene por influencias de los coliridianos, un grupo muy minoritario que daba primordial veneración, casi rozando la adoración a María, de la cual enseñaban leyendas como esas. Lo que no queda claro es porqué llama a María, hermana de Aarón, salvo que la confunda con Miriam o María la también hermana de Moisés y si esto es así, es un craso error de tiempo. De hecho a la hora de recopilar el Corán, parece ser que los relatos bíblicos se entremezclan confusamente, en parte debido al limitado conocimiento mezclado con las diferentes fuentes de donde lo sustrajo y que fuese además memorizado por los fieles que lo escuchaban y pasado de boca en boca. Otra prueba de esto son los detalles concernientes a Noé, Lot y otros personajes bíblicos, de los que se dice lo siguiente : Alá pone como ejemplo para los infieles a la mujer de Noé y a la mujer de Lot. Ambas estaban sujetas a dos de Nuestros siervos justos, pero les traicionaron, aunque su traición no les sirvió de nada frente a Alá. Y se dijo: "¡Entrad ambas en el Fuego, junto con los demás que entran!" (Sura 66, 10) En ninguna parte de las escrituras, ni en ninguna tradición judía, ni cristiana se menciona que la mujer de Noé, fuese desobediente o rebelde, es posible que se trate de otra confusión del mismo Mahoma o de alguno de los recopiladores del Corán.

En este otro caso, también relacionado con personajes biblicos del antiguo testamento,  parece confundir los tiempos : "Todo un ejército de coalicionistas será aquí mismo derrotado. Antes de ellos, otros desmintieron, el pueblo de Noé, los aditas y Faraón, el de las estacas; los tamudeos el pueblo de Lot, los habitantes de la espesura. Esos eran los coalicionistas. (Sura 38, 12-13) De nuevo se observa una incongruencia de épocas, el que todos estos personajes y pueblos, según el Corán formarian una coalición contra la verdad, dando a entender, que eran contemporáneos, según la cronología biblica imposible.  No es posible encontrar alguna clase de relación entre el Faraón, Lot y Noé, por mas que se busque.

También hace alusiones contra la idea de la Trinidad y la divinidad de Jesús : Gente de la Escritura! ¡No exageréis en vuestra religión! ¡No digáis de Alá sino la verdad: que el Ungido, Jesús, hijo de María, es solamente el enviado de Alá y Su Palabra, que Él ha comunicado a María, y un espíritu que procede de Él! ¡Creed, pues, en Alá y en Sus enviados! ¡No digáis 'Tres'! ¡Basta ya, será mejor para vosotros! Alá es sólo un Dios Uno. ¡Gloria a Él! Tener un hijo... Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra... ¡Alá basta como protector! (Sura 4, 171)
Y cuando dijo Alá: "¡Jesús, hijo de María! ¡Eres tú quien ha dicho a los hombres: '¡Tomadnos a mí y a mi madre como a dioses, además de tomar a Alá!'?". Dijo: "¡Gloria a Ti! ¿Cómo voy a decir algo que no tengo por verdad? Si lo hubiera dicho, Tú lo habrías sabido. Tú sabes lo que hay en mí, pero yo no sé lo que hay en Ti. Tú eres Quien conoce a fondo las cosas ocultas. (Sura 5, 116)

Aquí parece mezclar a María con la tercera persona de la trinidad, aunque antes tímidamente mencionaba al espíritu santo, es evidente que no tenía claro a que tres personas se refería la controvertida doctrina nicenica. Un hipótesis pudiera se por el hecho de que conociera dicha doctrina por boca de un nestoriano, que rechazaba a María como madre de Dios, pero estos no rechazaban al Espíritu Santo como persona.

Por otro lado hay una cita del famoso Evangelio de los Hebreos que expone un idea al menos curiosa al respecto: Poco hace me tomó mi madre, el Espíritu Santo, por uno de mis cabellos y me llevó al monte sublime del Tabor (Origenes In Io. 2,6). Puede que Waraka haya leído pasajes como este y esto pudo haber provocado esta confusión con respecto a que tres formaban la triada que los nestorianos enseñaban.

También se expresa el Corán contra la idea de que Jesús fuera hijo de Dios : Tal es Jesús hijo de María, para decir la Verdad, de la que ellos dudan. Es impropio de Alá adoptar un hijo. ¡Gloria a Él! Cuando decide algo, le dice tan sólo: "¡Sé!" y es. (Sura 19, 33-35) El concepto de hijo de Dios se convirtió en ofensivo para los musulmanes, está claro que fueron los ebionitas, los antiguos cristianos judaizantes, de quienes salió esta idea, pues ellos consideraban a Jesús como un profeta humano. También es muy posible que la idea en parte provenga de los grupos afines al maniqueísmo, como el extraño monje Bahira, que vio en Mahoma un futuro profeta y con eso lo condicionó para que llegaría a serlo. De sus fuentes conoció a Jesús, probablemente mostrado por este como profeta, a la altura de Moisés y otros, pero nunca como hijo de Dios.

El Corán además recoge muchos mitos y leyendas contenidas en los evangelios apócrifos, como el Evangelio árabe de la infancia, de donde posiblemente recordó episodios como el siguiente relacionado con supuestos milagros de Jesus siendo niño : Cuando dijo Alá: "¡Jesús, hijo de María!; Recuerda Mi gracia, que os dispensé a ti y a tu madre cuando te fortalecí con el Espíritu Santo y hablaste a la gente en la cuna y de adulto, y cuando le enseñé la Escritura, la Sabiduría, la Tora y el Evangelio. Y cuando creaste de arcilla a modo de pájaros con Mi permiso, soplaste en ellos y se convirtieron en pájaros con Mi permiso. Y curaste al ciego de nacimiento y al leproso con Mi permiso. Y cuando resucitaste a los muertos con Mi permiso. Y cuando alejé de ti a los Hijos de Israel cuando viniste a ellos con las pruebas claras y los que de ellos no creían dijeron: 'Esto no es sino manifiesta magia'. (Sura 5, 110).
Este relato no aparece en los evangelios sinopticos, pero si en algunos apocrifos como el árabe de la infancia. Es posible que conociera dichas leyendas también de los ebionitas, aunque no se tiene claro quien realmente fue el autor del famoso evangelio. Algunos opinan que se trataba de una versión posterior de otro apócrifo, escrito por un tal Tomás el israelita, quien originalmente lo escribiera en griego y luego traducido al latín, pues hay muchas similitudes en ambos relatos, aunque en el caso del árabe, es mas simple en los detalles. En cualquier caso, es posible que Mahoma haya conocido este último por estar escrito en su ambiente, con un lenguaje más sencillo y acorde a su cultura.

Por otro lado, de los evangelios gnósticos dados a conocer a Mahoma posiblemente por Waraka, sean la fuente de otra idea aceptada por los musulmanes y recogida en el Corán, a saber que Jesús no fue muerto, por eso aparece la siguiente afirmación : y por haber dicho: "Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá", siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron, (Sura 4, 157) Ignacio de Antioquía, del siglo II, citando sobre ciertas doctrinas que algunos grupos gnósticos albergaban acerca de Jesús y su muerte, entre otras dejó registrada una idea tomada de algunos escritos del gnosticismo basilidiano, hablando de estos el apologista cristiano dice así : Pero si fuera como ciertas personas que no son creyentes, sino impías, y dicen que Él sufrió sólo en apariencia, siendo ellos mismos mera apariencia,... (Carta a los Trallianos 10) Ireneo también hizo referencia a un mito en el que se afirmaba que Jesús engañó a los romanos y en su lugar hizo que se colgara a Simón de Cirene, pero tambien existían otras leyendas falsas que menciona que fue Judas, a quien se colgó en vez de Jesús, y es muy posible que Mahoma tomara este mito como real.

Todo esto demuestra que por un lado Mahoma había llegado a tener cierto concimiento biblico, pero totalmente contaminado con textos espurios, y además contados por el y sus discipulos de manera tosca, sin ajustarse a lo escrito y mezclando muchos mitos y leyendas o historias mal contadas, que indican una crasa ignorancia del conocimiento exacto de las escrituras biblicas.
El decía apreciar a las religiones del libro, como llamaba a cristianos y judíos, pero despreciaba el contenido de ese libro y su principal próposito era demostrar la superioridad del Corán, como libro inspirado y de Alá como Dios verdadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario