Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Enrique de Lausana : En busca de la verdad

A Enrique de Lausana se le conoce simplemente como continuador de la obra de Pedro de Bruyns, y como un petrobrusiano más, pero en realidad cuando investigamos un poco mas sobre su persona nos damos cuenta que fue más allá que el propio Pedro, y que el termino petrobrusiano simplemente es una connotación que se dio a una serie de personas que lo que buscaban era encontrar el trigo entre la maraña de arbustos y mala hierba que los ahogaba.
En el caso de Enrique de Lausana, quizás un posible encuentro con Pedro le hizo encender la llama que en el era ya una un pequeño conato. El era monje benedictino en la ciudad de Cluny, así durante un tiempo era conocido como Enrique de Cluny. Desde 1116 ya se sabía que ministraba en alguna parroquia en Lausana, antes de llegar a Cluny, en ese intervalo quizás tuviese el contacto con los seguidores de Pedro, o quizás fuese después, el caso es que su paso por Cluny fue crucial para su decisión de unirse al movimiento de los cristianos pobres que se estaba despertando en un lugar tras otro.
Allí buscando a la luz de las escrituras de las que si es posible que fuera erudito, descubrió la luz y no tardó en sentirse mal, sobre todo al ver el enorme contraste que ofrecía la iglesia con respecto a lo que había sido la actividad apostólica de los inicios. Los más fácil hubiese sido fustigarse por los malos pensamientos y orar por perdón al abrigar malos pensamientos contra su iglesia. Pero no pudiendo conformarse a una situación a las claras corruptora, arrojó de sí su manto de benedictino para consagrarse a la obra misionera. No pudiendo ser convencido por el abad, ni el prior de su monasterios, se fue, yendo de ciudad en ciudad con el fin de sembrar la nueva fe que ahora sentía como suya.
A diferencia de Pedro de Bruyns, Enrique si expuso sus ideas en un escrito que al parecer tuvo una extensa circulación, pero que no ha llegado hasta nosotros, la fuerte persecución a la que se vieron sometidos los seguidores de Enrique y Pedro hizo que se quemaran sus libros y no se salvara nada. Pero los que se adherían a este movimiento no podían quedar confundidos con la multitud inconversa. Se empezó a celebrar bautismos de los nuevos convertidos lo cual demuestra que no quedaba ningún vínculo que los uniese a la iglesia. La gente los llamaba apostólicos. Sus misioneros salían a recorrer las provincias más lejanas, sin poseer nada, y viviendo de las ofrendas de las personas que simpatizaban con el movimiento.
Aunque evitaron caer en los extremos del tiempo de Pedro, es decir abandonaron la costumbre de hacer quemas públicas de cruces e imágenes, el éxito de Enrique en el sur de Francia, alarmó al alto clero, Pedro el Venerable y Bernardo de Claravel se encargaron de denunciar su obra y no pararon hasta que por obra de otro poderoso obispo lo hicieron encarcelar. Así bajo acusación de grave herejía fue llevado por el arzobispo de Arles al Concilio de Pisa, en el año 1135, fue condenado como hereje, y encerrado en un convento. Pero se habla de el al siguiente año, lo cual hace pensar que posiblemente haya logrado evadir la cárcel o se escapase del convento ayudado por algún monje afín.
El caso es que lo vemos reaparecido en el sur de Francia, donde se pone de nuevo al frente de la obra, sin amedrentarse de los adversarios. Durante diez años predica y trabaja activamente en Tolosa, Albí y otros pueblos vecinos, donde el favor de algunos pudientes que simpatizaban con la causa le libra de caer en manos de sus enemigos. Alfonso, conde de Tolosa, persona tolerante, hemos de tener en cuenta que para ese tiempo empezaban a llegar numerosos grupos de paulicianos y bogomilos huyendo de las persecuciones de la iglesia ortodoxa bizantina en Bulgaria y Hungría. La zona sur de Francia estaba en plena expansión económica y social, por lo que era relativamente fácil poder vivir pacíficamente Se dice que el conde de Tolosa admiraba el celo de Enrique, y tenía en él mucha confianza, aunque no hubo conversión por parte de este, sin embargo la relativa libertad de que gozaban las iglesias fundadas por Enrique, hizo que aumentasen considerablemente en número, habiendo entre los convertidos hasta sacerdotes y personas de influencia social.
Es muy posible que para ese tiempo entre 1136-1138 el porpio Enrique o algún miembro de su comunidad tuviese contacto con Arnaldo de Brescia, quien habiendo sido echado de su monasterio, se había refugiado en Francia y a su paso el contacto con las sencillas comunidades del sur le motivase mas para desde dentro de la iglesia buscara crear una reforma y un acercamiento a estos grupos.
De nuevo la figura de Bernardo de Claravel vino a ensombrecer los buenos tiempos para los petrobrusianos, Bernardo no hacía sino lamentarse ante el papa y las autoridades eclesiásticas sobre el fracaso de sus inútiles tentativas. "¡Cuánto mal ha hecho —decía— y hace todos los días, a la Iglesia de Dios, como lo hemos sabido y visto nosotros mismos, el hereje Enrique! Los templos están vacíos, el pueblo sin sacerdotes, los sacerdotes sin honra y los cristianos sin Cristo. Las iglesias son reputadas sinagogas; se niega que el santuario de Dios sea santo; los sacramentos no son más tenidos como sagrados, los días de fiesta privados de toda solemnidad; los hombres mueren en sus pecados y las almas son llevadas, una tras otra, ante el tribunal sin estar reconciliadas por medio de la penitencia, ni munidas de la santa comunión. Se niega la vida a los niños al negárseles la gracia del bautismo."
Bernardo se dirigió al conde de Tolosa anunciando que se dirigía a sus dominios para atacar a Enrique, a quien lo llenaba de nombres insultantes: "Parto para el país donde este monstruo hace estragos y donde nadie le resiste. Porque aun cuando su impiedad es conocida en la mayor parte de las ciudades del reino, encuentra a vuestro lado un asilo, donde sin temor, y bajo vuestra protección, destruye el rebaño de Cristo".
Cuando Bernardo vio que sus argumentos y amenazas no lograban convertir a nadie, ni rebajar el apoyo a los petrobrusianos, procuró ganar algo por medio de la fuerza. Enrique fue arrestado, y en el año 1148 condenado por el Concilio de Reims a prisión perpetua, porque el arzobispo se negaba a dar su consentimiento para que fuese condenado a muerte. No se sabe cuánto tiempo permaneció encarcelado, pero no se tuvo más noticias acerca de él, se cree que terminó sus días, como prisionero, en las tenebrosidades de alguna mazmorra, sumido en el ostracismo del silencio.
Pero tampoco fue ese el final de los petrobrusianos o como algunos quieren llamarles los enriquianos, ellos preferían ser conocidos como los apostólicos, porque su labor los identificaba con la labor que aquellos apóstoles del primer siglo hicieron.
Por la similitud de las ideas, puede que algunos paulicianos llegados allí, hicieran fusión con estos, también cabe la posibilidad de que estos se unieran posteriormente al movimiento valdense que se iniciara pocos años después. Auqnue hay quien apunta que negaron y rechazaron el Antiguo Testamento lo cual los alejaría de aquellos, pero no está demostrado categóricamente. Lo único que sabemos es que son citados en un documento del año 1155, lo cual nos indica que todavía para aquel tiempo seguían con su obra.
En cualquier caso las coincidencias de estos con otros grupos nos hace pensar que o se trataba de mucho conatos similares al mismo tiempo, o que eran todos el mismo grupo que en diferentes lugares tomo diferentes nombres, jamás podremos aclarar del todo este misterio.

2 comentarios:

  1. me asonbra que no hicieron claro que tanto Pedro de Bruys y Enrique de Lausana denunciaron los bautismos de bebes ( que no es biblico) de imagenes, resos, Defendieron la biblia como lo que es LA PALABRA DE DIOS!!!

    ResponderEliminar
  2. Para una información mas completa de las enseñanzas de Enrique de Lausana, vease el árticulo dedicado a Pedro de Bryns, donde se muestran claramente las doctrinas y enseñanzas de los llamados Petrobruscianos. Puesto que a Enrique se le considera continuador de la obra de Pedro, ambos articulos se complementan.

    El autor

    ResponderEliminar