Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

MASONERÍA : Ritualistas alejados de sus orígenes


Si hay un grupo o movimiento filosofico ritualista por antonomasia, es el de la masonería, a la vez es uno de los grupos que más desconfianza provoca, esto le ha llevado a ser perseguidos y vituperados. Efectivamente, durante años no ha tenido buena prensa, muchos tienen aprensión al nombre y parece que llamar a alguien masón es como mas bien acusarlo de ser tal. Al igual que se ha hecho con los templarios, sobre la masonería se ha tejido una maraña de mitos y leyendas, que hacen difícil conocer la verdad sobre sus fines o sentido de ser. Hasta sus orígenes son oscuros, muchos fantasiosos, incluso dentro de sus miembros, tratan de mostrar que su origen se remonta a los antiguos constructores de pirámides, se asocia con los lejanos gnósticos, o los restos del catarismo inclusive con los lejendarios druidas francos, pero afirmar eso es ir demasiado lejos. En realidad el fenomeno masón, es una evolución de un movimiento menos misterioso o secreto de lo que se cree, y tal como la conocemos ahora tan solo cuenta con unos trescientos años. Aunque de alguna manera liga sus inicios, aunque no su sentido o propósito actuales en los antiguos y extintos templarios. Vamos a intentar entre otras cosas aclarar que tienen en común con ellos y cual es el sentido o propósito de este movimiento cuyos rituales prestados del paganismo cristiano, siguen aferrados a unas tradiciones un tanto complejas.
Se dice que la orden de los templarios no desapareció del todo, en algunos países de hecho solo cambiaron de nombre como el caso de Portugal, donde el rey Dionisio en 1317 les restableció sus posesiones bajo el nombre de "Militia Christi" o Caballeros de Cristo. En otros países tan solo fueron disueltos sin recibir los castigos o el trato que recibieron en Francia, así algunos miembros sobrevivientes se ocultaron en los gremios de obreros o albañiles que utilizaban para construir sus castillos, fortaleciendo a estos gremios, convirtiendo estas logias en grupos fraternizados con el fin de convertirlos en foros donde compartir conocimientos y aptitudes especiales en el arte de la edificación y diseño de edificios.
De esa manera fue como nacieron los llamados masones, que no son otra cosa que logias o grupos cerrados, con ciertas connotaciones religiosas típicas de la época y que compartían conocimientos y aficiones, pero que lejos de formar una religión simplemente se dedicaban a formar una especie de hermandad cuyos fines parecen ir dirigidos al mantener un status especial. Hay que tener en cuenta que un albañil o constructor de aquella época era considerado un gran sabio, pues era capaz de interpretar las ideas plasmadas sobre el papel y hacerlo realidad, en muchos casos debían saber de física y muchas leyes matemáticas. Les fascinaba las grandes construcciones de la antigüedad, algunos valoraban y admiraban la sabiduría de los constructores egipcios y de otras culturas. Pero en eso consistía todo su entramado, con el tiempo algunos miembros fueron introduciendo símbolos de otras fuentes que ellos hicieron propios o modificaron para hacerlos suyos, símbolos con los que se sentían identificados como grupo. Los anteriores miembros del temple dieron a las logias de constructores un espíritu de mas confraternización y cierto grado de secretísimo y exclusividad.
Algunos estaban obsesionados con la armonía y con el perfeccionamiento de las técnicas, el símbolo estandarte que todavía se observa en la masonería, la de un compás y una regla, pirámides, formas geométricas perfectas, todo ello indicaba a las claras que era una escuela de constructores. Puesto que no podían aceptar que cualquiera entrara en su fraternidad, se establecieron unas reglas y requisitos y algunos rituales de iniciación, quizás en imitación a las de los templarios que entraron a formar parte de la logia.
En 1717, surgió la que podría llamarse la primera constitución oficial de la masonería, y curiosamente nació de la iniciativa de un grupo de pastores protestantes ingleses, quienes nombraron a un maestre a la manera feudal y de alguna manera vinieron a resumir la filosofía y normas masónicas universales en estas :
Ama al Gran Arquitecto de Universo.
Ama a tu prójimo.
Haz bien y deja hablar a los hombres.
Ama a los buenos y compadece a los débiles, huye de los malvados; más no odies a nadie.
Habla respetuosamente a los grandes, prudentemente a tus iguales, sinceramente a tus amigos y con ternura a los pobres.
No adules jamás a tu hermano porque es una traición y si tu hermano te adula, desconfía, que no te corrompa.
Escucha siempre la voz de tu conciencia.
Sé el Padre de los pobres: cada suspiro que tu dureza les arranque, será una maldición que caerá sobre tu cabeza.
Respeta al extranjero y al viajero porque su posición los hace sagrados para ti.
Evita las disputas, prevé los insultos poniendo la razón de por medio.
Respeta a las mujeres, jamás abuses de su debilidad y muere antes que deshonrarlas.
Si el Gran Arquitecto del Universo te da un hijo, dale gracias pero tiembla por el depósito que te confía porque en lo adelante, tú serás para ese niño la imagen de la divinidad.
Haz que hasta los diez años te tema, hasta los veinte te ame y hasta la muerte te respete; hasta los diez años sé su maestro, hasta los veinte su padre y hasta la muerte su amigo.
Enseña a tus hijos buenos principios antes que bellas maneras, que te deban antes una doctrina esclarecida, mejor que una frívola elegancia. Que sean mejor hombres honrados que hombres hábiles.
Lee y aprovecha. Ve e imita. Reflexiona y trabaja, y que todo redunde en beneficio de tus hermanos para tu propia utilidad.
Sé siempre contento para todo, en todo y por todo.
Jamás juzgues ligeramente las acciones de los hombres, perdonándolas o condenándolas
Esas son las bases sobre las que se asientan las diferentes constituciones y reglas de las logias masónicas. En 1725, nace la llamada francmasonería, llamada así por el país donde se estableció de manera oficial, Francia, y se acabaron convirtiendo con el tiempo en una de las mas importantes logias masónicas. Pero también de esa manera con el paso del tiempo la fraternidad fue perdiendo el sentido original por el que se unieron, llegando a ser una organización mas filosófica y humanista que constructora o práctica.
Lo mismo sucedió con su carácter religioso, recordemos que para el tiempo en que se dio inicio al embrión de lo que ahora es la masonería, la religión era parte indivisible de la vida de los hombres, no se entendía la vida sin la creencia en Dios o el seguir una ideología religiosa. Así muchos gremios, sea de constructores, de pescadores, de carpinteros, herreros, contaban con parroquias, líderes espirituales y ceremonias religiosas propias. Pero con el paso del tiempo, los masones, perdieron el carácter religioso, por lo menos el cristiano en favor de una especie de filosofía o misterio. Un ejemplo de esto fue el uso del nombre de Cristo, al que al principio llamaban el Gran Maestre, pero con el tiempo el uso de su nombre fue prohibido para no ofender a otras religiones. También se hablaba de Dios que era el "Gran Arquitecto" pero con el tiempo este Dios aparece como un concepto y no como persona. De hecho, a partir del siglo XIX algunas logias masónicas eliminaron la necesidad de que sus miembros creyeran en Dios o en la inmortalidad del alma, entre otras cosas.
Los símbolos cristianos utilizados dejaron de entenderse de manera religiosa y aunque siguieron utilizando, entre otros la cruz con la espada, la llamada cruz catara y otros, recibieron una interpretación secular alejada del significado que la cristiandad le daba. Se centraron en buscar el mejoramiento de la persona para el progreso de la comunidad, para buscar la perfección que sus originadores vieron en la construcción de estructuras o monumentos.
En algunos casos la exigencia para alcanzar grados de mejora o perfección en el miembro de la logia hacía que tuviesen que pasar por varias etapas o posiciones, llamados grados. Así se creo una especie de estructura jerárquica donde la posición o grado al que llega el masón dependía de su mayor o menor integración o compromiso con la causa, en algunas logias había hasta mas de treinta grados o posiciones jerárquicas, para alcanzar el cenit.
De ellos se ha dicho de todo, desde que pretenden dominar el mundo, que mueven los hilos del sistema mundial, se ha dicho que tienen orígenes esotéricos, egipcios y de otras culturas ancestrales, todo por los símbolos que han ido incorporando a través del tiempo, pero nada de eso tiene base real, en realidad muchos de esos símbolos son parte de su bagaje cultural. Como hemos mostrado y como ellos mismos aceptan, tan solo nació como un gremio para compartir conocimiento y hacerse fuerte, frente a la explotación de los todavía existentes señores feudales que los contrataban para sus construcciones.
Así aunque en realidad el movimiento masón no nació como grupo religioso, y tampoco lo es ahora, sus símbolos y formas, la ordenación de jefes y ciertos ritos guardan gran relación con los de muchas ordenes religiosas medievales y sobre todo de grupos de caballeros cruzados.
Pretendían ser una fraternidad con independencia de la ideología religiosa, pero en aquella época y lugar donde nació no había mas alternativa que la católica romana, por eso de ella tomaron sus símbolos, aunque con el tiempo estos perdieron su significado. Un mito que no vamos a considerar relevante es su relación con grupos gnósticos o con los antiguos cátaros, nada hay en común, ni nada que los una a estas corrientes. Con los templarios, solo el hecho de que muchos de sus miembros fueron los primeros en unirse a sus filas y algunas de sus costumbres o rituales de iniciación.
A lo largo de los siglos, han surgido multitud de logias masónicas de distinto calado, al igual que diferentes constituciones o leyes que aplicar, constitución de Anderson, de York, de Edimburgo, de Estrasbugo y otras muchas mas. Aunque en realidad todas siguen solamente dos corrientes principales, la encabezada por la gran logia unida de Inglaterra, de carácter mas tradicional que acepta la creencia en Dios como necesaria y los preceptos de las escrituras como sagradas, con independencia de la corriente religiosa que sigan sus miembros, además rechaza la entrada de las mujeres entre sus miembros y muchas de sus logias obligan a sus miembros a guardar ciertas normas morales; Por otro lado esta la masonería regular, de carácter laico, son los que no consideran a Dios como necesario, aceptan a las mujeres en su filas, algunas se sus logias de hecho son totalmente femeninas, y por lo general no impone condiciones morales ni religiosas.
Pero todas ellas han querido mantener el espíritu humanista y filosófico, lejos de los poderes religiosos, en algunos casos como tratando de desligarse de sus lazos comunes, pero en definitiva quizás buscando lo mismo que la religión, la perfección de la humanidad, pero por caminos diametralmente opuestos.
También han recibido influencias y han inspirado en otro movimientos formas y rituales, tal es el caso del rosacrucismo.
Como ya dijimos, llamar a alguien masón, se ha convertido en algo peyorativo, como la razón por la que algunos sean malos o crueles o engañosos. A menudo, muchos llamados expertos o divulgadores sin base alguna, aseguran que personajes importantes de la historia, como Casanova, Cagliostro, Guillotine (el inventor de la maquina de tortura que lleva su nombre), Napoleón, Washington, Manuel Azaña y cientos de otros políticos de un bando u otro., han sido masones, en algnos casos simplemente porque permitían al amparo de la libertad de culto sus costumbres. Por otro lado, también hay numerosos iniciadores de movimientos religiosos cristianos a los que falsa y maliciosamente se ha tachado de masones, como Josef Smith, William Miller, Ellen Withe, Charles Taze Russell, con el propósito de desprestigiarles, como si el ser masón fuese la peor de las acusaciones, algo así como cuando se acusaba a los herejes de la edad media de gnósticos o maniqueos, con el fin hacerlos mas rechazables ante la sociedad.
La masonería, al igual que otros grupos u organizaciones paralelas al cristianismo, tienen en su contra solo el hecho de menospreciar su espíritu religioso y buscar los fines divinos a través de la voluntad humana, meta ilusoria por otro lado, tampoco buscan acercarse a los orígenes del cristianismo, no son el trigo ahogado, pero como todas las ideas son respetables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario