Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

El Movimiento Campbell : En busca de la Restauración

Thomas Campbell, ideologo de una reforma dentro de la reforma.


El movimiento de Campbell, fue una especie de revolución, dentro del protestantismo, como una reforma dentro de los reformadores a los que estos consideraron después como parte de una iglesia alejada de sus orígenes. 

Al hacer referencia a este movimiento se le suele conocer como movimientos de restauración. Aunque la ideología doctrinal se funda en los origines propios del reformador, en este caso de Thomas Campbell, quien provenía del presbiterianismo y con cierta influencia de algunos movimientos bautistas. Aunque, por otro lado ni unos ni otros, los consideran aceptables o como iglesias hermanas. Thomas Campbell, fue un inquieto líder religioso de descendencia escocesa, pero también irlandesa, por ello había crecido dentro del marco de la Iglesia de Inglaterra, con la que pronto estuvo en desacuerdo con su formalismo y por ello se unió a los separatistas presbiterianos, mayoritarios en Escocia. Campbell, quien había estudiado en la Universidad de Glasgow hasta 1786, también recibió educación teológica allí. Así para 1791 él ya era un ministro presbiteriano; y desde esa fecha hasta su llegada a Norteamérica Campbell sirvió como ministro de tal movimiento. 

En 1807, llega a EE.UU. y se establece en Pennsylvania y muy pronto Campbell se convierte en un ministro muy respetado en Washington. No obstante tan solo seis meses después, Thomas Campbell rompe su lazos con la Iglesia Presbiteriana, o es expulsado de esta por promulgar ideas de unión de fés y mezclas de doctrinas opuestas a las de los presbiterianos tradicionales. Según se dice Thomas Campbell visitaba una región fronteriza donde invitaba a gente que no era presbiteriana separatista a tener comunión con los suyos, con lo cual rápidamente se le acusó de violar los reglamentos de su denominación. En realidad había algo de cierto en que Campbell buscaba la unión con las demás iglesias protestantes pues su deseo era crear una comunión mas amplia donde entrasen todas las tendencias protestantes. Por ello fue condenado, aunque posteriormente también surgieron unas diferencias doctrinales más serias entre él y su denominación original, entre otras relacionadas con bautismo voluntario para demostrar la verdadera devoción y dedicación del cristiano.

Así, el 17 de agosto de 1809, junto con algunos colaboradores que se unieron a el, organizaron la "Asociación Cristiana de Washington". Dicha asociación, nunca tuvo la intención de convertirse en una iglesia. De hecho desde un principio no funcionó como tal porque sus reuniones eran anuales y pretendían intercambiar pareceres y sentimientos religiosos. El propósito de dicha Asociación, era según explica su propia declaración de propósito, la de crear un grupo de "voluntarios que abogaban por una reforma de la iglesia, formada con el único propósito de promover un sencillo cristianismo evangélico". La asociación planeaba patrocinar ministros, "pero sólo para concretarse en practicar la más simple forma original del cristianismo, expresamente exhibido en la página sagrada".

Thomas Campbell, en cierta ocasión y con motivo de la presentación del documento llamado "La declaración y mensaje", un tratado de 56 paginas que sirvió de fundamento para el establecimiento de una nueva denominación religiosa, aunque el negara que lo fuera, si bien dirigiendose al grupo, él resumió los propósitos de la asociación con su famosa súplica: "Hablamos donde la Biblia habla y callamos donde la Biblia calla". La Asociación Cristiana adoptó la Declaración y Mensaje y autorizó su publicación.
Pero algo que cambiaría el rumbo que tomarían las cosas posteriormente, fue la llegada del hijo de Thomas Campbell, Alexander, en 1810. 
 
 

<------Alexander Campbell, nació en 1788, cuando no había cumplido los veinte, su padre les dejó bajo el cuidado de su madre y otros hermanos, mientras el partió para EE.UU.. El propósito era que unos cuantos meses después, se unieran a este, pero sucedió que el barco en el que viajaban naufragó debido a una fuerte tormenta en el mar del norte. En esa ocasión el barco terminó anclado en una remota isla escocesa. El gran temor que sufrió el joven Campbell, le hizo hacer un voto a Dios, prometiendo que si salía de esta, se dedicaría en cuerpo y alma a la labor espiritual, tal como su padre.

Por causa del naufragio, Alexander Campbell, tuvo que esperar más de un año para volver a zarpar, tiempo que sin embargo aprovechó para estudiar en la universidad de Glasgow. Aquello además de ampliar sus estudios teológicos, le puso en contacto con dos personas que compartían una inquietud religiosa muy motivadora. Se trata de Robert y James Haldane. Tan solo una década antes ambos habían dado inicio a un movimiento en pro del acercamiento a un cristianismo más acorde a las escrituras, donde se imitara de forma más cercana y personal el verdadero espíritu de la iglesia de principios de siglo. 

Eso les llevó entre otras cosas a entender que la Iglesia verdadera debía vivir en una independencia congregacional, por aquello de ir contra las jerarquías eclesiásticas, que no se encuentran en las escrituras. Aunque, al igual que hicieron los congregacionistas y muchas iglesias metodistas de su tiempo, cometieron el error de confundir esa no jerarquía eclesiástica con el no gobierno o dirección, pasando por alto que las diferentes congregaciones del primer siglo, como ya quedó demostrado, (vease el capítulo: Gobierno y Control de la congregación del siglo I), si estaban unidas por pastores itinerantes, como el apóstol Pablo y otros, además de organizadas y también gobernadas por un grupo central. 

En cualquier caso los Haldane, formaron su propia iglesia independiente, con la que empezaron a celebrar la Cena del Señor de forma semanal y quisieron aplicar de forma literal algunas costumbres que ellos interpretaban en el Nuevo testamento. Más tarde, James Haldane escribiría lo siguiente en 1805: "Todos los cristianos tienen la obligación de observar las prácticas universales aprobadas por las primeras iglesias registradas en la Escritura".

Pese a que los estudios bíblicos que hicieron los llevaron a tomar decisiones encaminadas a buscar los orígenes, en muchas ocasiones era en base a interpretaciones poco convencionales,, a pesar de todo si tuvieron algún acierto. Entre otras cosas descubiertas por los Haldane, notaron que en la Biblia no se hablaba de bautismo de infantes y que los cristianos primitivos, practicaban la inmersión completa y no el simple rociamiento del agua. Sin embargo su estudio apenas les condujo en direcciones doctrinales distintas a cualquier otra iglesia de signo protestante, así mantuvieron la Trinidad, el Cielo y el infierno, la predeterminación calvinista y otras. Lo cual indica que mas que su estudio se centró en asuntos organizativos y ritualismos, mas que en enseñanza doctrinal. 

El encuentro del joven Campbell y los Haldane, fue a través de un antiguo ministro de la Iglesia Escocesa, Greville Ewing, convertido en defensor de la teología de los Haldane. Algo nuevo en el movimiento de los Haldane, era el rechazo o el apartar de sus estudios, al Antiguo Testamento. Pensaban que dado que la ley, como dice en la carta a los Gálatas fue colgada en el madero con Jesús, concluyeron que era innecesario considerarla.

El conocimiento recibido a través de la relación con el movimiento Haldane, tuvo el primer efecto en este, de abandonar la Iglesia presbiteriana, como ya lo hiciera su padre en América, casi al mismo tiempo. Posteriormente, al recordar Alexander Campbell su año en Glasgow, él dijo: "Mi fe en credos y confesiones humanas fue estremecida considerablemente en Escocía, e inicié mi carrera en este país bajo la convicción que nada que no sea tan viejo como el Nuevo Testamento debe ser hecho artículo de fe... u objeto de comunión entre los cristianos".

El encuentro entre padre e hijo, fue un acontecimiento histórico, pues casi al mismo tiempo ambos habían abandonado el presbiterianismo sin conocer dicha acción uno del otro y no fue hasta su reencuentro que no abordaron el asunto, para satisfacción y tranquilidad de ambos.

Thomas Campbell, entregó a su familia el manuscrito "Declaración y mensaje" y esto se convirtió para Alexander en su sentido religioso, pronto supo que él daría su vida por esos principios.
Para 1810, tanto Thomas, como su hijo Alexander, eran hombres sin iglesia, la organización que había formado el primero, la Asociación Cristiana de Washington, se iba entonces a convertir en una nueva denominación religiosa independiente. Así se formó en 1811 la primera de estas, conocida como la iglesia de Brush Run, compuesta de 30 miembros, un anciano, Thomas Campbell y cuatro diáconos. El principio fundamental de la Iglesia de Brush Run era la autonomía de cada comunidad local de cristianos, su derecho a organizarse como una iglesia sin tener que apelar a ninguna estructura eclesiástica para autorizarla y sin suscribirse a ningún credo excepto el de la Biblia. Dos practicas provenientes de la relación con los Haldane, fueron la observancia semanal de la Cena del Señor y el bautismo adulto por inmersión.

La base ideológica de la que se conocería como Iglesias de Cristo, aunque en sentido peyorativo se les denomine campbelitas, está fundamentado en una especie de contradicción. Así por ejemplo siguen abogando por la unión religiosa, de hecho como queda resumido en los escritos de Thomas Campbell, se dice los siguiente como intenciones :
"La división entre los cristianos es un mal horrendo, lleno de muchos males. Es anticristiano, destruye la unidad posible del cuerpo de Cristo; como si él estuviera dividido entre si, excluyendo y excomulgando una parte de sí mismo. Es antibíblico, siendo estrictamente prohibido por su autoridad soberano; una violación directa a su mandato expreso. Es antinatural, puesto que incita a los cristianos a condenar y oponerse el uno al otro... En una palabra, produce confusión y toda mala obra (Declaración y Mensaje).

Pero al mismo tiempo que se habla de división, la misma estructura que han tomado, de independencia congregacional, les ha llevado a dividirse en muchas pequeñas confesiones en algunos casos enfrentadas y desde luego nada cohesionadas, que tan solo les ha llevado a la perdida exponencial de miembros en los últimos años.

Como escribió el Dr. B.J Humble en su libro "La historia de la Restauración", Campbell creía en una iglesia sin clero, ni jerarquías eclesiásticas. Por eso cuando aplicó el principio de restauración al gobierno de la Iglesia, llegó a la misma conclusión de los Haldane, de que el Nuevo Testamento no autoriza ninguna organización salvo la congregación o iglesia local. Por ello denunció las asociaciones bautistas, los sínodos presbiterianos, y todos los sistemas episcopales, que se iban implantando en las diferentes denominaciones alternativas. El creía que el patrón del Nuevo Testamento requería que cada Iglesia local fuese independiente y que estuviera solo bajo la supervisión de ancianos y diáconos. Campbell también creía que la distinción entre el clero y los laicos no tenía base en la Escritura, y por eso era muy agresivo en sus ataques contra el clero. Les llegó a llamar "Sacerdocio Protestante" y denunció que sus credos y lenguaje teológico eran una barrera entre la gente y la fe sencilla de los primeros discípulos. 

Otro asunto que suscitó dificultades, fue el argumento usado por Thomas Campbell, en su famosa frase antes citada : Hablamos donde la Biblia habla y callamos donde la Biblia calla. Posteriormente algunos aprovecharon el silencio de las escrituras en asuntos nuevos, como el uso de instrumentos musicales en las iglesias, la construcción de templos, y otros asuntos que dieron pie a muchas discusiones en el seno de las iglesias de Cristo. Pero la propia interpretación de las escrituras también lo fue.

Por ejemplo, un colaborador de Campbell, que provenía de la iglesia alineada con los Haldane, Walter Scott, propuso que el bautismo debía ser solo símbolo del perdón de pecados y no dedicación o arrepentimiento. Cuando se investiga más en las escrituras el asunto abarca todas esas connotaciones, pero para Scott, solo se trataba de la remisión de pecados. Posteriormente algunos mas alineados a las iglesias bautistas, se separaron y formaron sus propias iglesias. 

En 1823 se dio inicio a una publicación mensual The Christian Baptist, (El Bautista cristiano) para cambiarla en 1830 por The Millennial Harbinger, que se publicó hasta la muerte de Alexander Campbell en 1866. Aparte de esto Campbell hijo escribió algunos libros, uno de los más considerados fue "El sistema Cristiano".
Fue curioso, como pese a defender las ideas sobre la independencia congregacional, pocos años después se daban cuenta de lo necesaria que era la constitución de un cuerpo organizativo, que diera cohesión a las diferentes congregaciones a fin de que estas no se convirtiesen en religiones independientes. Para ello tuvieron que reinterpretar sus propios convenios y la base de sus estatutos como iglesia explicados en Declaración y Mensaje.

Para llegar a esto Campbell, explicó que así como se dice que la iglesia de Cristo es "el cuerpo de Cristo" , un cuerpo debe necesariamente ser organizado. Aunque seguía interpretando que el Nuevo Testamento no establece ninguna organización general de la iglesia, por ello tras varias discusiones sobre el asunto, se propuso una solución intermedia : que las iglesias organizaran una convención y se planeara una organización general. Tal organización, de acuerdo a Campbell, permitiría a las iglesias administrar sus propios asuntos internos; pero además las capacitaría para concentrar sus recursos en la predicación; y tendría autoridad para ordenar ministros viajantes y arreglar disputas entre la congregación local.

Uno de los principales opositores al nuevo arreglo de cosas fue Walter Scott, quién no aceptaba esa organización general propuesta por Campbell. Campbell había afirmado repentinamente que las iglesias estaban "deficientes de organización", pero Scott no estaba de acuerdo. Scott insistía que cuando la iglesia tiene ancianos y diáconos "ya está organizada", e insistía que ese era el sentir de toda la hermandad. La situación llegó a tensarse tanto que Scott llegó cuestionar incluso al propio Campbell, de una manera cortante plateo la cuestión: "¿Quién ha constituido al hermano Campbell como nuestro organizador?
Aquello supuso un ruptura y se cuestionó y desacreditó de alguna manera la labor del reformador, pero su causa siguió y en realidad al igual que al principio no quiso forma iglesia, sino unificar, en esta ocasión no quiso formar organización, pero la formó. 

Sin embargo, la revolución religiosa del llamado movimiento de restauración de los Campbell, ha tenido un efecto importante. Por el han pasado importantes miembros y fundadores de otras religiones, como el caso de Sidney Rigdon, y otros, que lideraron el Mormonismo inicial, se formaron como tales dentro del campbelismo. Al igual que otro importante líder religioso del que hablaremos en próximos capítulos, John Thomas, fundador de los cristiandelfos.

Pero también la obra de Campbell ha sido clave para la formación de numerosos grupos religiosos que buscan la restauración o vuelta a tras a los orígenes, que en muchos casos, funcionan en forma de iglesias independientes, unidas simplemente por una plataforma o un congreso de iglesias, como es el caso del Concilio Mundial de Iglesias, que quizás fuese el sueño de Campbell. Aunque también la linea de creencias y doctrinas que se ha mantenido por la mayoría de tendencias evangelistas, con algunos cambios eventuales, relacionados con el bautismo u otros menores. 

Se dice que estos movimientos de restauración promovidos por Barton W. Stone en el siglo XVIII, los Haldane, y los Campbell en el XIX, sirvieron de inspiración a muchos otros grupos que discurrirán buscando en la Biblia el reencuentro con la forma de cristianismo original, denunciando a las iglesias establecidas como apostasía del verdadero cristianismo. 

Por otro lado si bien la principal linea sucesora, los mal llamados campbelitas, o Iglesia de Cristo, se han mantenido hasta el día de hoy como iglesia independiente, en los últimos años, sin embargo han perdido fuerza y van en retroceso en cuanto a numero de feligreses. Por otro lado no ofrecen en si una alternativa que se diferencie mucho de otros grupos de estilo metodista, salvo por su interpretación del Reino de Dios, al que identifican como la Iglesia a la que ellos pertenecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada