Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Veterocatólicos: Se rompe la iglesia Católica

Mientras en América progresaban numerosos grupos que buscaban y discurrían en busca del trigo escondido, la todopoderosa Iglesia católica sufría penalidades jamás pensadas. A principios de siglo, se vio obligada a eliminar su brazo de poder más contundente, la Inquisición española, en un proceso que se inicio en 1812, y aunque durante un breve periodo se restauró, se hizo definitivo en 1834. Esto gracias a la conquista del Reino de España por las fuerzas de Napoleón, que con su sentido revolucionario de libertad e igualdad, obligó a la iglesia a desmantelar los residuos de esa sanguinaria maquinaria de tortura, que había aniquilado a miles de judíos, mozárabes y protestantes. De hecho en 1826 se efectuó la última ejecución oficial por parte del tribunal inquisitorial, se trataba del maestro de escuela Cayetano Ripoll, ejecutado en Valencia el 26 de julio de 1826 acusado de haber enseñado los principios deístas, o la creencia en un Dios, basado en la razón, no trinitario ni acorde a los credos de la Iglesia. Así se cerraba el capitulo más oscuro de la Iglesia Católica Romana. 

Para añadir más derrotas, llegarían en las primeras décadas las famosas desamortizaciones españolas, como la de Mendizabal en 1834, que acabaron con gran parte del poder económico, o por lo menos patrimonial que ostentaba la iglesia hasta ese tiempo. Otro puntillazo doloroso para la Iglesia romana, fue la pérdida de los estados pontificios, en un proceso, que se inicio en 1814, también con Napoleón de protagonista, y que tras una serie de perdidas y recuperaciones, se consolidó en 1870, con la ayuda del canciller Otto Von Bismark, quien forzó a que se estableciera el Reino de Italia con Víctor Manuel II a la cabeza. 

Por otro lado, la crisis de liderazgo de la Iglesia, en el siglo XIX, sobre todo en el mundo anglosajón, donde como hemos visto surgían grupos religiosos con grandes miras y el conocimiento bíblico se iba abriendo camino, contrasta con el dominio absoluto en toda Latinoamérica y parte de África, donde si bien muchos estados fueron librándose del colonialismo europeo, sin embargo mantuvieron la hegemonía espiritual de la Iglesia de Roma y dejaron poco espacio a los nuevos movimientos cristianos. Los nuevos estados surgidos de la liberación del yugo colonial europeo, mantuvieron a la Iglesia como útil herramienta para mantener al pueblo en ignorancia religiosa y cultural. Solo México, con una revolucionaria y muy adelantada manera de ver las cosas, decidió separar estado de iglesia, cuando en 1859 el gobierno de Juárez, decretó la famosa "Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos", amortizando los bienes del clero y separando legalmente a la Iglesia Católica del Estado.

En 1869, se convoca el concilio Vaticano I, por parte de Pío IX, Este mismo papa, unos años antes se había sacado de la manga la solución al tema de María, un tema discutido desde la época de Nestorio en el siglo V, el dogma de la inmaculada concepción de María. Aquel dogma venía a decir que puesto que se considera a María, la madre de Dios, esta no podía ser imperfecta o de nacimiento humano y por tanto tuvo que tener un nacimiento por Espíritu Santo, como el propio Jesús, aquel dogma decidido y aprobado por el papa, sin necesidad de concilio, no fue del todo bien visto por muchas diócesis católicas.  También fue el mismo papa que atacó los movimentos religiosos surgidos en America y a las sociedades biblicas, que le traían de cabeza.




Pio IX, el papa que se hizo infalible por decreto.



Bien pues en ese tiempo, Pío IX, tenía otro problema serio, estaba en plena pugna por el mantenimiento de los estados vaticanos, y no se le ocurrió otra cosa que querer establecer la infalibilidad papal, como dogma, a fin de mantener la hegemonía sobre los pocos gobiernos que aún le respetaban. La solo idea de pensar que todos los papas anteriores habían sido infalibles, era inconcebible en la mente de muchos cardenales y obispos europeos, sobre todo recordando los muchos predecesores que habían sido conocidos por su inmoralidad, codicia y malas decisiones. Muchos de los presentes en el concilio, recordaron las grandes disputas que hubo entre unos y otros, las luchas de poder, el nepotismo, simonía y otros terribles pecados atribuibles a muchos papas de la antigüedad. Todavía se recordaba el caso del Papa Esteban VII (896-897) que llevó al Papa Formoso (891-896) a juicio en el año 896, la pugna de los tres papas en el siglo XIV. Estos argumentos fueron los que utilizaron los opositores a dicha doctrina para opinar desfavorablemente de tal discusión. Sin embargo, las voces contra tal doctrina se oían más desde fuera que dentro del palacio papal donde se celebró, de hecho muchos obispos se negaron a tratar dicho tema y prefirieron no acudir; otros no pudieron viajar por causa de la guerra franco-prusiana y la situación de los estados pontificios, rodeados por el ejército italiano para la unificación. Otros, fueron de alguna manera invitados a abandonar el concilio, sobre todo opositores a la infalibilidad. Con lo cual, de los 1089 ministros que se supone debían aprobar las decisiones, solo había poco más de 500, y la mayoría favorables a Pío IX y su infalibilidad. Según algunos autores y testigos del momento, hubo intrigas, negociaciones, compra de votos con promesas de prosperidad, y presiones y amenazas para los que no la apoyaran. 

Con ese trasfondo, surgen las primeras grietas dentro del mundo católico de este siglo. Así en Alemania, la mayor parte de los obispos se revelan en contra de la doctrina de infalibilidad papal y lanzan una carta de protesta al papa, que desoye de forma arbitraria. Muchos intelectuales, y clérigos de Suiza, Austria, Polonia y por supuesto Alemania, decidieron separarse de forma definitiva de la iglesia romana por no aceptar tal doctrina. Algunos de estos ya habían repudiado la doctrina de la inmaculada concepción, por no reconocerla como bíblica, pues en ninguna parte de los pasajes bíblicos aparece referencia al nacimiento, milagroso o no de María. Así en 1871, se forma la que se conoce como Iglesia Católica Apostólica Antigua, o más conocidos como veterocatólicos. Pero en realidad, el nombre de iglesia antigua o veterocatolica, surge después, cuando en 1889 el grupo rebelde, se une con otro movimiento ya existente en Utrecht, Holanda. Se trata de un grupo que apoyó a los jansenistas y los escritos de un tal Pasquier Quesnel. En 1671 Quesnel había publicado un libro titulado " Resumen de la moral del Evangelio". El cual contenía los Cuatro Evangelios en francés, con explicaciones breves anotadas del texto, sirviendo al mismo tiempo como auxiliares para la meditación. Mas tarde publicó una versión ampliada en 1678, conteniendo un texto anotado en francés del Nuevo Testamento, y una edición posterior en cuatro volúmenes apareció bajo el título "El nuevo testamento en francés acompañado de reflexiones morales en cada verso, para permitir una lectura más útil y la meditación mejor asistida."

Quesnel, animaba a leer las escrituras y meditar, aunque entre sus doctrina incluía un acercamiento a las ideas sobre la gracia y predestinación calvinista, y rechazaba los castigos impuestos por la iglesia, tales como la excomunión y otros. Y abogaba por una espiritualidad basada en un entendimiento de la moral cristiana. Aquel grupo de Utrecht, pese a la bula papal llamada "Unigenitus", preparada para condenar no solo el jansenismo, sino los escritos de Quesnel, siguieron haciendo uso de sus escritos. Después de varios intentos porque aceptaran, decidieron crear en 1713 su propia iglesia, llamada "Viejos Católicos". Los miembros descontentos por las decisiones del concilio Vaticano I, fueron organizados y dirigidos por dirigidos por Johan Joseph I. Von Döllinger, teólogo e historiador alemán, quien escribió algunos libros relacionados con la historia eclesiástica y en los que a menudo condenaba los errores papales. Junto con Döllinguer, estaba Johann Friedrich, quién se esforzó por unificar a esta corriente contestaria, fragmentada ya en varias comunidades centroeuropeas. Así fue como surge la comunión con la iglesia de Utrecht y esta se refunda, llegándose a denominar iglesia veterocatolica. 



                     Johan Joseph Ignaz von Döllinger, uno de los fundadores del movimiento veterocatólico----------------------------->





A esta iglesia salida de Utrecht, se unió después la Iglesia nacional polaca de los Estados Unidos, fundada en Scranton Pennsylvania en 1897, y la Iglesia independiente filipina, conocida como Aglipay, con la que mantiene comunión sacramental desde 1965. La Iglesia veterocatólica ha reconocido la validez de las ordenaciones anglicanas en 1925, y desde 1932 mantiene total intercomunión con las Iglesias anglicanas, así se dio inicio a un acercamiento cada vez mayor con esta tendencia anglicana, lo que ha llevado a aceptar ciertas costumbres, como la ordenación de mujeres como sacerdotes, y otras más liberales, con las que el anglicanismo trata de no perder adeptos.

En la actualidad afirman tener cerca de dos millones y medio de miembros, si bien siguiendo la tradición católica, la mayoría son tan solo miembros pasivos, con un clero. Por otro lado mantienen la base doctrinal surgida de Nicea en el siglo IV, tales como la trinidad, el infierno de fuego y otras tantas doctrinas.

Doctrinas básicas veterocatólicas

Las diferencias básicas de la iglesia antigua o veterocatolica, frente a la católica romana, se puede resumir en los siguientes preceptos: 

-Los veterocatólicos afirman aferrarse a la tradición antigua de la Iglesia, que salvaguarda la Sagrada Escritura de ulteriores tradiciones humanas. El rechazo de la infalibilidad papal tiene ahí su razón de ser.
-En mariología, hay un rechazo total a los dogmas de la Inmaculada Concepción y de la Asunción corporal de María a los cielos. María es, no obstante, venerada en días especiales según la liturgia antigua, así como los santos. Aunque Evitan hablar de culto a los santos y parece que no tiene imágenes en sus templos, pero mantienen cierta veneración por algunos santos católicos.
-Es aceptado el triple ministerio del diaconado, presbiterio y episcopado, constituyéndose así el sacramento del orden.
-No aceptan el celibato obligatorio para los sacerdotes, así como el episcopado monárquico. -Aunque hay un reconocimiento explícito del primado de Pedro, no se admite una sucesión directa del ministerio, tal como defiende la Iglesia católica. Los obispos son elegidos por los sínodos, los clérigos y los laicos gozan de igualdad en los sínodos y los clérigos pueden contraer matrimonio.
-Si bien aceptan los llamados siete sacramentos, tres de los cuales poseen carácter indeleble, han eliminado algunos rituales típicos del catolicismo tradicional, como son la confesión auricular, es decir confesarse ante un sacerdote, lo hacen ante dios y punto. El bautismo puede ser administrado por inmersión, infusión o aspersión. Las misas se celebran en la lengua vernácula en la mayoría de las iglesias y no en latín, ni de espaldas, y la comunión se distribuye siempre bajo las dos especies.
-Si bien respetan el ministerio del Papa como obispo de Roma, no lo reconocen como la única persona que tiene la potestad de definir la doctrina en cuestiones de fe y moral, sino opinan que toda la iglesia debe decidir sobre doctrinas.

Así, si bien se alejaron de la Iglesia, en vista del derrotero de papismo que el dogma del Vaticano I, iba a y de hecho ha conseguido, al considerar a los papas como santos y sin tacha. Sin embargo los veterocatolicos no han conseguido una vuelta a los orígenes cristianos, tan solo han dado unos pocos pasos atrás y otros adelante, pero que no son suficientes para pensar que encuentren el trigo verdadero.

19 comentarios:

  1. Gracias por expresar su parecer. Espero sigan siendo de su interés, los próximos articulos.


    El autor

    ResponderEliminar
  2. El Dogmay la Herejía Práctica


    "Sin embargo, poco importa que el hereje no crea en la verdad evangélica que enseña la Iglesia: ¿acaso su error quita el valor y la importancia de la verdad, o hace desaparecer el mérito de los sólidos fundamentos en que se halla apoyada? La Iglesia, como acabamos de ver, siempre ha tenido por verdades dogmáticas a las que como tales ha definido el Vicario de Jesucristo, y como errores heréticos los que ha condenado. Los donatistas, los pelagianos, los jansenistas y cien otros herejes han sido siempre tenidos por tales en la Iglesia católica, sin que haya precedido otro juicio supremo cerca de sus doctrinas que el de los Papas. Las obras del Dr Vigil son tenidas por heréticas, y como tales prohibidas para todo fiel católico, no por otro motivo sino porque han sido condenadas por el papa Pio IX. Sí, preciso es repetirlo, en la Iglesia católica han sido tenidos siempre por herejes los que PRÁCTICAMENTE han negado la infalibilidad del romano Pontífice en puntos de fe y moral cristiana; y lo son y serán los que impugnen o contradigan a su bula dogmática sobre la inmaculada Concepción".


    P. Fr. Pedro Gual, "Triunfo del Catolicismo", 1862

    ResponderEliminar
  3. Error, ha habido en la historia de la iglesia muchos casos de personas que han sido consideradas herejes y posteriormente sus postulados han sido aceptados. Casos como los de Orígenes, las diferentes trifulcas pretinitarias de monarquinistas, modalistas, etc. Algunas tesis del denostado Tertuliano y que decir de Hipolito de Roma, acusado de ser antipapa y cuyas tesis en ocasiones han sido rechazadas y otras aceptadas. Así muchos otros ejemplos que en este estudio hemos demostrado. Por otro lado hubio juicios a papas (vease Formoso) y papas con enseñanzas corregidas en la posteridad (Juan XXII)
    Decisiones de papas como el que envió a prisión a Galileo, que siglos despues has sido rectificado y se ha pedido perdón. La oposición a la traducción de Biblia por parte de muchos papas. Son muchas las pruebas contra la infilabilidad papal. No hay razones para esa actitud arrogante del que debería ser representante de Cristo, cuando el mismo Cristo siempre daba la gloria al padre. "Nadie es bueno, sino uno solo, Dios" (Luc 18:19)

    ResponderEliminar
  4. Este artículo no tiene ningún rigor. Es una mezcolanza de datos muy superficial. Ni siquiera menciona a los veterocatólicos romanos, que son los continuadores reales de Utrecht antes de que estos se aproximaran a doctrinas protestantes.

    ResponderEliminar
  5. Pedimos disculpas al Sr. Jaime si el articulo no ha sido de su agrado. Pero este blog trata de la historia del cristianismo alternativo, es decir del más alejado a la Iglesia Catolica romana. Por ello el tema relacionado con rupturas recientes en el seno de la iglesia se tocan muy superficialmente, puesto que el interes se centra en los movimientos reformistas, renovadores o restauracionistas, no ya de la iglesia sino del cristianismo original y la iglesia catolica y su evolución son capitulo aparte. No obstante creemo haber dado datos fiables y concisos sobre el movimieto de los veterocatolicos o catolicos antiguos. Si al hablar de veterocatolicos romanos, hace usted referencia a los originados por Paquier Quesnel, creemos que ha sido suficientemente explicado su origen y sino remitamnos información adicional y aclaratoria de su parte y con gusto la incluiremos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Cuales son las diferencias basicas entre los viejos catolicos y la iglesia Romana?, es decir, que creencias tiene la iglesia Romana que no aplican para los veterocatolicos?

    ResponderEliminar
  7. Creo que en la última parte del articulo se explican las diferencias doctrinales mas importantes. Si tuvieramos que apuntar alguna como más importante, está el asunto de María. Mientras los catolicos romanos, entienden que María fue concebida en perfección como Cristo, cosa que por otro lado la biblia no indica, los veterocatolicos, rechazan ese dogma y por tanto tampoco aceptan la llamad asunción, la fiesta relacionada con el ascenso de María al cielo, tal como lo hizo Jesús, otro concepto inventado de la nada.
    Luego está lo de la infelibilidad papal, es decir los catolicos romanos afirman que el papa no se puede equivocar, y los veterocatolicos, si bien aceptan que debe haber una autoridad en la iglesia no aceptan ese postulado. Por otro lado al estár separados para el concoilio Vaticano II, no aceptan nada de lo que allí se decidiera, aunque sus ritos no los hacen en latin, ni a espeladas, de alguna manera se han adaptado al anglicanismo y al protestantismo luterano, por eso en America han tenido más presencia.
    En cualquier caso, siguen precetos y enseñanzas de dudosa y ausente base biblica, como la Trinidad, el alma inmortal, el infierno de fuego y otros.

    ResponderEliminar
  8. creo que ahora si ahy un poco mas d eapertura y bueo ya no tanto la ordensacion de mujeres

    ResponderEliminar
  9. Creo que le falta un poco de Historia al respecto. Con todo mi respeto hacia el autor, cuyo artículo me parece muy interesante, he de observar algunas cosas:
    Cuando a principios del Siglo XX (1910 aprox.), la Iglesia de Utrecth decide entrar en Comunion con la Iglesia anglicana, el Arzobispo, veterocatólico, Arnorld Harris Mattew, publica una declaración de Fe, en la que pone de manifiesto lo que usted dijo de que se dejan de lado ciertas prácticas piadosas, como la Adoración al Santísimo Sacramento, la confesión auricular, etc. Así como que han dejado la piadosa costumbre de rezar por el Obispo de Roma, que es visto como Patriarca de Occidente, nombrarlo en la Santa Misa, etc.
    Redacta una Declaración de Independencia, pues se ha roto, al unirse a los anglicanos, la Tradición Católica y se ha protestanizado la Iglesia.
    Junto con dos obispos ortodoxos, consagra a un nuevo obispo, dando así inicio a la Iglesia Antigua.
    La Iglesia Antigua es distinta a la Iglesia Veterocatólica. Se produce tal confusión por que algunos, que ni son veterocatolicos ni son antiguos, por su analfabestismo historico y teologico lo confunden, especialmente en Sudamerica, donde muchas de las Iglesias así llamadas, son de otra tradición muy distinta, ya que provienen del Obispo de Brasil, Católico Romano, Carlos Duarte, el cual cuando dimitió como obispo se separó de la Iglesia catolica dando paso a las llamadas Iglesias Nacionales, que nada tienen que ver con la Iglesia Antigua ni mucho menos con la Iglesia Veterocatolica.
    En cuanto a las diversas y variopintas tradiciones apostólicas de cada denominaición eclesial, decir que en América, pro su caracter, son muy dados a conflictos entre obispos, unos reniegan de los otros, siendo de la misma tradición y se marchan a otra iglesia en la que el recien llegado no se le admiten las ordenes, aun siendo ordenado por el mismo obispo, ya que han hallado otro que sí es verdadero. Luego añaden a su curriculum tantas tradiciones en un alarde de poseer más que el otro.
    En fin, todo un galimatías.
    En cuanto a la ordenación de las mujeres. Las Iglesias Antiguas, provenientes de la Tradición de Mattew, no ordenan mujeres, ni obispos casados, aunque mantienen el celibato opcional, celebran con el rito de Pío V, en lengua vernácula u otro de tradición en el país donde estén, aceptado por Roma antes del Concilio Vaticano I, distinto del Rito Romano.
    Todas las demás Iglesias que aceptan la ordenación de mujeres, homosexuales declarados, bodas entre el mismo sexo, etc. NO son Iglesias antiguas. Son o bien Veterocatolicas, liberales o nacionales.

    Existe por otro lado las llamadas Iglesias antiguas de rito latino, catolicas antiguas, etc. que provienen de las Iglesias Nacionales de Carlos Duarte, que guardaron toda la tradición católica antigua.

    Las Iglesias Sedevacantistas, han surgido, últimamente, multitud de ellas, con su correspondiente "Papa", éstas son separaciones de la Iglesia nacional, con algún sedevacantista trasnochado e incluso de alguna ramificación del palmar de Troya, (que por cierto, tienen tres ramas muy directas y las tres con su correspondiente papa), que al no ser aceptados por Roma, se declaran ellos mismos como sucesores legítimos.
    Hay Iglesias sedevacantistas en Europa, pero que no tienen "papa", pues están a la espera de que se pueda elegir, por eso el nombre de sedevacantistas, por que la Sede de Roma esta vacante.

    No sé si em dejo algo en el tintero. He intentado aclarar un poco todo este galimatías, del que se debiera hacer una buena tesis doctoral para poder entender tanto desmán.
    Bendiciones!!!
    P. Teófilo.
    sacerdote de la Iglesia Antigua

    ResponderEliminar
  10. Muchisimas gracias sr. P Teófilo, me será de gran ayuda su información, para corregir árticulos y detalles en el libro en proximas ediciones. Tiene razón, desde fuera las cosas se ven muy distintas y hay poca información textual en los libros. Gracias

    ResponderEliminar
  11. Cordiales saludos:
    Leyendo su artículo, he hallado varias cuestiones erróneas que me gustaría comentar:
    -"sacó de la manga (...) la virgen nació del Espíritu, como Jesús": para nada cierto. Este dogma (que por cierto no fue "sacado de la manga", ya Duns Scotto habia defendido ese dogma en el s. XIII, asi como el rey visigodo Wamba durante el IX Concilio de Toledo siglos antes de que el dogma fuese oficial, por no hablar de muchos otros personajes y gestos que hacen referencia a la Inmaculada Concepción. En resumen, lo de "sacar de la manga" pasa por alto que este Dogma ya era una idea inscrita y sostenida desde hacia siglos aunque no fuese oficialmente proclamado. Esto con respecto al nivel histórico, pero a nivel doctrinal, pensar que la virgen María nació del Espíritu Santo como Jesús es considerado por los propios católicos como una herejía impensable: María nació de padres (plural) humanos, pero por una Gracia especial de Dios, en el momento de su concepción quedó libre de pecado original (lo cual no implica para nada que el Espíritu Santo fuera su padre, eso implicaría no sólo que María fuese diosa ya que poseería una naturaleza divina impresa por el Espíritu, sino que además Jesús y ella serían hermanos, una herejia para cualquier católico).

    -"es decir, el papa nunca se equivoca": para nada eso es cierto, es una deformación del verdadero contenido del dogma, que es el siguiente: cuando un papa enuncia algo en referencia a una doctrina de fe o costumbre, y lo enuncia de modo "ex cathedra" (es decir, haciendo referencia a su condición apostólica de sucesor de Pedro), confía en la asistencia del Espíritu Santo que le evitará emitir ninguna doctrina en contra de la verdad de Cristo. Es este matiz tan complejo lo que provoca que surjan malinterpretaciones como la que hallé en su artículo.
    Espero que mis aclaraciones le sean útiles para matizar estos detalles que, en ocasiones concretas (como el del dogma de la Inmaculada Concepción), lo enunciado de por sí resulta no sólo diferente al dogma, sino completamente opuesto a su verdadero sentido hasta el punto, incluso, de ser herético (en contra del propio dogma) católico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Otra cuestión que se me pasó por alto y en la que he caido al releer el artículo: dado que la Virgen María no tiene naturaleza divina (pues NO fue concebida por el Espíritu, como ya enuncié), considerarla perfecta es otra herejía opuesta a la propia doctrina católica. Otro tanto con respecto a la Infabilidad papal: el papa puede errar, equivocarse y fallar (es humano: de no errar sería perfecto, divino, y eso implicaría una nueva herejía; por otra parte, de considerarlos "santos e intachables" serían canonizados todos los papas nada más morir, algo que ni por asomo ocurre dado que "su santidad" es sólo un titulo honorífico en referencia al apostol Pedro, no al papa en sí, no hay una verdadera "santidad" que se apodere de un pontífice al ser elegido papa; para ser oficialmente canonizado, debe serlo por sus actos, no por su condición) pero cuando apela a su autoridad apostolica en materia de fe, siempre y cuando sus enunciados no vayan en contra de ningún dogma católico enunciado anteriormente, confía en la asistencia del Espíritu.
    Uno puede comulgar o no con estos dogmas, pero lo mínimo creo que es exponerlos con el suficiente rigor teológico y yendo a las fuentes mismas (en este caso, consultar cuál es la opinión real que sostenemos los católicos con respecto a estos temas, para evitar que se nos atribuyan enunciados que precisamente consideramos heréticos).
    Reitero mis deseos de haber sido de utilidad para fomentar el rigor histórico y teológico de su artículo (interesante por otra parte).
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por sus comentarios, intentaremos pulir al máximo la forma de expresar los enunciados, pero dentro del lenguaje teológico de la iglesia católica, abundan este tipo de términos y definiciones ambiguas que suelen crear malos entendidos. Solo hay que detenderse en la defininción de la trinidad para darse cuenta de lo que hablo. En cuanto a si definen que María fue concebida inmaculada, efectivamente lo que quieren decir es que fue concebida como mujer perfecta, sin pecado, pese a nacer de padres humanos imperfectos. Algo que por otro lado, la Biblia atribuye a Jesús, con la única salvedad de que él no fue concebido por relación sexual de ambos padres, pero de ninguna otra persona se dice que fuera preservada del peacado al nacer. La idea de que María fue perfecta y sin pecado salio por el hecho consecuente de entender que engendró a Dios. Si lee bien el artículo, verá que no digo que el Papa Pio IX se sacara de la manga esa idea, sino la solución a esa cuestión que por años fue motivo de controversia, desde el siglo IV y V precisamente coincidiendo con las discusiones trinitarias. Si, como en el caso de Jesús, María fue preservada de recibir la herencia del peacado tuvo por tanto que haber intervención del espíritu santo, como lo hubo en el caso de Jesús. El dogma dice así: "afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente".
    Herético se debería considerar una doctrina que contradice toda noción bíbilica, como es esta.

    ResponderEliminar
  14. Me temo que no: una cosa es la perfección (estado de plenitud en el que sólo se encuentra Dios) y otra cosa es que algo sea inmaculado (exacto, sin mancha, pero que no llega a participar de ese mismo estado en el que se encuentra Dios, el cual es Inmaculado Y perfecto). De igual modo, una cosa es pensar que ha habido una intervención divina (una acción propia de su voluntad) y otra muy distinta que el Espíritu forme parte íntegra de la naturaleza de una persona: Jesús tenía dos naturalezas plenas e inconfundibles entre sí (es plenamente humano y plenamente divino), María sólo una (la humana) aunque lavada del pecado original desde su concepción (lavada, que no concebida, por el Espíritu). La base bíblica en la que sostenemos esta afirmación es el saludo del evangelio de Lucas "llena eres de Gracia", una cita en verdad ambigua, pero que (lo digo con mera intención de informar, no de hacer apología, espero que se me entienda) entendemos como un reconocimiento de la pureza (que no perfección) de María, la que por voluntad divina ha sido preservada de pecado, Gracia (don, regalo y estado que Dios otorga) de la que se encuentra llena para cumplir con la voluntad del Padre.
    Lo de "sacarse de la manga" lo leí en su respuesta a uno de los que comentaron, y por eso lo dije. Herético, señor mio, es el que sostiene una postura heterodoxa (que niega un postulado o más que una comunidad considera ortodoxa). Así pues, algunas tesis protestantes son consideradas heréticas por los católicos, algunas tesis católicas latinas son consideradas heréticas por las iglesias católicas ortodoxas, algunas tesis romanas son consideradas heréticas por los adventistas... etc. Todo aquél que no comulga con un grupo es considerado herético por ese grupo, y que la Biblia sea tan ambigua en determinadas cuestiones y dé lugar a tan diversas interpretaciones no favorece la resolución de conflictos. Por esta razón, nadie está libre de ser considerado hereje por los otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con relación a la expresión "María llena eres de Gracia" o como lo traducen otas versiones "altamente favorecida" la Gracia está contigo". La palabra "Gracia" en griego Kjarin, es una preposición que indica indica favor o privilegio. La frase se podría traducir como has tenido el favor de Dios para un privilegio especial. Pero ese favor ¿Cuál fue? ¿La perfección sin pecado? No, más bien el que ella iba a dar a luz un hijo especial. Cuando dios ejecuta prodigios milagrosos relacionado ocn nacimientos de personas espciales, se solía anunciar a los padres este hecho. (ver caso de Samuel, Sanson, Juan el Bautista y lógicamente Jesús) . Pero no hay indicación biblica, ni en otros escritos paralelos que hablen de un aviso de estas características a los padres de María. Cosa que sería normal, siendo que iba a nacer perfecta, es decir sin pecado.
      No es el caso, pues más bien fue escogida especialmente en un momento de su vida para tal privilegio, por ello fue llena de Gracia o espíritu santo. Como otras personas a las que se le dice recibieron espíritu Santo para otros menesteres. (Moises, Elías, Eliseo, Pablo, Pedro, Esteban). Todos estos hallaron favor a los ojos de Dios en un momento dado de sus vidas, igual que María.
      De María, en ningún evangelio,ni sinóptico ni apócrifo se dice que haya nacido sin pecado, es decir en perfección, ni que fuera preservada de toda mancha de culpa por pecado.

      Eliminar
    2. Me temo que sigue sin entenderme: el primer comentario que hice, así como el otro (y este inclusive) iban destinados a mostrar lo que los católicos romanos verdaderamente creemos, y no lo que erróneamente se nos atribuye que creemos (ej: ``el papa nunca se equivoca´´, así sin más; los católicos, como ya le dije, no creemos en esto para nada, de igual modo que tampoco creemos que la Virgen María estuviese en idéntico grado de perfección que Jesús, ni siquiera que fuera perfecta, aunque sí que fuera pura e inmaculada). Todo cuanto he escrito iba destinado a esto, y mire que lo advertí: mi intención era meramente informar, ofrecer información de primera mano sobre lo que los católicos creemos y lo que no creemos (y que, insisto, erróneamente se nos atribuye), no hacer apología de nuestros dogmas. Estoy hablando en el terreno de las creencias del paradigma católico, no en el de la demostración ni la discusión teológica. Si vuelve a leer el anterior comentario, verá que escribí: ``una cita en verdad ambigua, pero que (lo digo con mera intención de informar, no de hacer apología, espero que se me entienda) entendemos como un reconocimiento de la pureza´´, subrayando ``entendemos´´, en nuestro paradigma como le he dicho.
      Sin embargo, si desea mantener una discusión cordial sobre estos asuntos, participaré con gusto (aunque ya le hice partícipe que mi intención originaria era otra). Lamento haber retrasado tanto la respuesta, pero quise prepararla lo mejor posible leyendo e investigando en profundidad antes de enunciar algo que resulte erróneo o incorrecto, tanto para el paradigma católico en el que me muevo como para el suyo. Por otro lado, antes de continuar, me gustaría dejar claras algunas premisas esenciales:

      -Pienso que la mayor parte de cuanto dice la Biblia puede ser interpretado de varias formas (``una cita en verdad ambigua´´, ¿recuerda? Mi intención sigue estando lejos de la apología), de tal modo que podríamos discutir días y días sin que ninguno llegue a resultado común, precisamente por la ambigüedad de las Escrituras (es cierto que esa ambigüedad desaparece en cierto modo cuando la contextualizamos y comparamos con otros escritos, pero eso no es posible en todos los pasajes bíblicos). Por tanto, creo que se puede tener cierta intuición de los dogmas inspirados a través de las Escrituras, pero no una demostración apodíctica e irrefutable, no una equivalencia ineludible entre las Escrituras y los dogmas de fe.

      -Soy cristiano católico apostólico romano creyente y practicante, pero eso no implica que crea ni que defienda todo cuanto diga y haga un sector de la Iglesia. De igual modo, este presupuesto no anula el anterior, por lo que creo (disculpe si le suena chocante) que la Biblia no es la base ideal para sostener un debate sobre verdades apodícticas e irrefutables en torno a estos temas, más que nada por su ambigüedad en determinados pasajes.

      -Como católico, mis fuentes son la Interpretación de las Escrituras y la tradición apostólica, y cuanto creo es por un contraste entre diversos autores de la tradición y diversos pasajes bíblicos. ¿Por qué lo aclaro? Para que comprenda que, en nuestro paradigma, la Escritura no es la ``única fuente´´ y que, por tanto, que un dogma no posea una ``base absolutamente identificada´´ con un pasaje bíblico no implica que carezca de validez para nosotros, pues contamos con otra fuente más de inspiración.

      Una vez tenidos en cuenta estos presupuestos, ya podemos comenzar nuestra discusión.

      Eliminar
    3. La palabra ``Gracia´´, como ha descrito, significa favor o don especial, pero realmente no hay una base bíblica que sostenga su ``pero ese favor ¿Cuál fue? ¿La perfección sin pecado? No, más bien el que ella iba a dar a luz un hijo especial´´. De hecho, si se fija bien, la tesis principal que sostiene al respecto es que ``Cuando dios ejecuta prodigios milagrosos relacionado con nacimientos de personas especiales, se solía anunciar a los padres este hecho´´ (lo cual es cierto), pero ¿realmente destacaba en cada nacimiento aquél don que haría ``especial´´ a su hijo? En el caso de Jesús, por ejemplo, el ángel no le dice que su hijo es Dios mismo encarnado (el nombre ``Emmanuel´´ significa ``Dios con nosotros´´, pero no indica implícitamente que Jesús es el propio Dios), así como tampoco que Sansón va a tener una fuerza descomunal ni que será recordado por ello, y lo mismo con Samuel y Juan el bautista (y María, si lee el protoevangelio de Santiago)
      Dado que no se explicitan las características especiales concretas del nacimiento, no hay fundamento real para enunciar que ``no es el caso, pues más bien fue escogida especialmente en un momento de su vida para tal privilegio, por ello fue llena de Gracia o espíritu santo´´, así como tampoco de que esa Gracia no haya provenido de un momento anterior al saludo del ángel (en este caso, ese momento anterior es la concepción). Es cierto que todos ellos hallaron el favor en algún momento y que Dios se les apareció, de un modo u otro, para mostrarles su voluntad, pero eso no implica la negación de lo otro, de lo concreto, si se fija bien.
      Por otro lado, con lo de ``de María, en ningún evangelio, ni sinóptico ni apócrifo se dice que haya nacido sin pecado (...) ni que fuera preservada de toda mancha de culpa por pecado´´, ya mostré que tampoco el ángel le dijo a María ``tu hijo es Dios encarnado´´, ni a la madre de Sansón ``va a tener una fuerza descomunal´´ etc.
      Por si hay riesgo de que se me malinterprete, le diré que mi respuesta no es ``dado que no puede confirmarse lo contrario, queda demostrado que es verdad dogmática´´. No, ya le dije que encuentro las escrituras muy ambiguas y que ningún dogma queda implícitamente mostrado en las Escrituras, pero eso tampoco implica que se lo ``sacaran de la manga´´, simplemente es cuestión de exégesis e interpretación de los textos, si esa interpretación es errónea o no se demostrará al final de nuestras vidas.
      Como verá, mi postura es hacer una suspensión de juicio con respecto a estos temas, pero eso no implica que no pueda desmontar algunas ideas que ha planteado como refutación, porque como he intentado mostrar, tal refutación puede ser a su vez refutada.
      Un saludo

      Eliminar
    4. *Perdón: cuando hablo de "y María, si lee el protoevangelio de Santiago" me refería a que tampoco el ángel le dijo a Santa Ana que su hija iba a dar a luz al Salvador del mundo. A eso me refería

      Eliminar