Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

EL DIEZMO: Las indulgencias del tiempo moderno

Según define la enciclopedia GER, se entiende por diezmo el impuesto o tributo establecido en la sociedad eclesiástica que satisfacen los fieles, y que consiste en una porción de los frutos de sus propios bienes o industria que entregan a la sociedad eclesiástica para el levantamiento de las cargas públicas de la misma. 

Este impuesto u obligación no se encuentra en el cristianismo inicial, ni en los primeros siglos, no fue en realidad hasta el siglo VI, que se impuso en la Iglesia católica, como disciplina eclesiástica según algunas fuentes. Fue en un concilio en Francia el año 567, cuando se habló por primera vez de instituir un sistema de ingresos constantes en la Iglesia a fin de mantener el patrimonio y el sostenimiento de muchos sacerdotes y clérigos que dedicaban todo su tiempo a los feligreses. Sin embargo, ese primer intento solo se estableció de forma voluntaria.

Pero en el año 585, el segundo Concilio de Macón declaró la entrega del diezmo obligatoria so pena de excomunión. Carlomagno, cuando fue coronado emperador en el año 800, hizo cumplir el pago del diezmo por todo el "Sacro Imperio Romano". Pero poco a poco la costumbre fue abandonada, sobre todo desde el año 1050, durante el tiempo del papa Gregorio VII cuando este declaró ilegal esta práctica. De hecho las indulgencias en la edad media y los concordatos políticos del papado con los diferentes gobiernos europeos, hicieron innecesario mantener un impuesto más a los feligreses, sin embargo en algunos países como Francia, continuó recogiendo el diezmo hasta la Revolución en 1790. En España se prolongó unos años más.

Curiosamente hubo épocas en las que eran los gobiernos quienes exigían a la Iglesia parte del décimo por el poderío económico que significaba este estamento. Así fue en determinados lugares como España, en la Edad Media, los reyes consiguieron una participación en la recaudación de los diezmos de la Iglesia. El Rey Fernando III propuso al papa Inocencio IV la posibilidad de que la Hacienda Real obtuviese el tercio del diezmo que se destinaba a la construcción de las iglesias, con la finalidad de atender los gastos militares del asedio de Sevilla. Con esta prebenda, la Iglesia aportaba una especie de imposición obligatoria a cambio de la defensa de su posición como religión única en todo el Reino. El porcentaje del diezmo de la Iglesia destinado al Reino, alcanzó mayores cuotas según la autorización pontificia iba renovándose, hasta convertirse en 1494 en un recurso permanente del Estado, conocido con el nombre de "tercias reales". Así el diezmo que en España se solicitaba a los feligreses no iba destinado solo a la Iglesia sino para financiar las guerras territoriales que mantenían los reyes castellanos. Felipe II de España consiguió otra nueva concesión, el "excusado", que consistía en reservar al monarca los rendimientos del diezmo obtenido por el mayor "dezmero" de cada parroquia, es decir la contribución de loa más pudientes iba a caer en manos del estado. En este caso, los motivos de la participación eran los costes que suponían para la corona las guerras contra los infieles y los herejes. No fue hasta 1837 cuando se acordó la supresión de los diezmos en España, pero las necesidades de recursos para la Primera Guerra Carlista, obligaron a posponer la efectividad de la medida hasta la conclusión del conflicto. De esa manera en 1841 surgió la llamada contribución de culto y clero que supuso, que el impuesto siguiese incidiendo aunque fuese con otro nombre. En la América dominada por el Imperio Español, el diezmo era cobrado directamente por los funcionarios civiles de la Corona, pero bajo la condición de que ésta se encargara de la construcción, mantenimiento y remodelación de iglesias y parroquias y al mantenimiento de la Iglesia Católica. Este impuesto, correspondiente al 10 por ciento aproximado de los ingresos anuales, era cobrado a hacendados y propietarios de inmuebles rurales. Posteriormente fue abolido tras la Independencia de los diferentes estados, pues era considerado molesto por los terratenientes criollos.

Tras la llegada del protestantismo, Lutero abolió el sistema de obtención de dinero por indulgencias y algunos diezmos a no practicantes. Su idea se resume en la siguiente frase: El nuevo creyente paga por su "indulgencia" más tarde, cuando es puesto bajo la ley de los "diezmos y ofrendas". Es decir, el perdón viene antes y es después cuando este creyente se ve motivado a actuar en consecuencia ofreciendo a Dios ese diezmo. Pero en realidad esta idea fue expuesta tiempo después de Lutero, de hecho en muchos casos los gobiernos de la zona de influencia protestante eran quienes solicitaban el diezmo al pueblo, una especie de impuesto por el que después ayudaban a las iglesias. Posteriormente muchas iglesias protestantes impusieron el diezmo obligatorio entre sus feligreses, mientras otras lo abolieron.

Fue entre las iglesias protestantes, sobre todo las surgidas en América donde se empezó a enseñar que el diezmo debía ser de obligado cumplimiento. Esto se expuso por primera vez durante la segunda mitad de la década del siglo XIX. Y aun así, la enseñanza del diezmo no fue consistente entre todas las iglesias. No fue sino hasta los últimos años que las iglesias comenzaron a enseñar que pagar el diezmo de sus ingresos, era parte de su consagración religiosa. Las iglesias metodistas fueron de las primeras en restaurar el diezmo, en un momento en el que hubo un resurgir del estudio del antiguo Testamento, y que según la ley de Israel era de obligado cumplimiento. Los adventistas del Séptimo día también se unieron a ese sistema para recolectar y sufragar los gastos de las iglesias, al parecer por visión de su profetisa Ellen G. White en 1850 y tras un intenso debate dentro del movimiento, sobre todo lo aceptaron por aquello del cumplimiento de la ley mosaica. Algo parecido sucedió entre los mormones

En otras iglesias la idea de un diezmo obligatorio causaba división y por ello no fue bien visto, así por ejemplo en la iglesia bautista no fue hasta 1963 cuando apareció una nueva declaración de fe, en la que aparece la idea del diezmo. Por otro lado los mayores defensores de la doctrina del diezmo se encuentran aparte de los adventistas, dentro de algunos movimientos de restauración salidos de entre metodistas y bautistas, como las mayoría de iglesias pentecostales y la modernas iglesias evangelicas. En todas estas el debate sobre el diezmo y el uso de este sigue siendo materia candente y que ha resultado en escandalosa corrupción de pastores.

El texto base que se utiliza para animar a los feligreses a practicar el diezmo, son las palabras siguientes del Antiguo Testamento: Traigan íntegro el diezmo al alfolí, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice Jehová el Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde". (Malaquías 3:10) Si bien dentro del judazímo el dar el diezmo era parte obligada de la ley mosaica, ese pago del diezmo se dispuso para el mantenimiento del templo y del sacerdocio de Israel, y hasta los levitas estaban obligados a entregar la décima parte de lo que recibían. Jesús a menudo en sus discursos, criticó ese impuesto religioso obligado de los judíos, pues estos llegaron a pensar que por entregar el diezmo ya eran aceptos a Dios. Por otro lado las menciones del término por parte de Jesús siempre iban en esa dirección critica, pese a que él aceptaba que se contribuyera para el templo. Posteriormente la palabra diezmo solo se menciona en la carta a los Hebreos en consonancia al significado paralelo de la ley con respecto al nuevo pacto que aplicaba a los cristianos. Así la idea de dar diezmo, representaría la actitud cristiana de dar a Dios las primicias y una parte importante de su tiempo y dinero, pero sin establecer una cuantía ni un porcentaje fijo.

La idea primordial al dar en el cristianismo, era apoyar económicamente al sostenimiento de la iglesia, de algunos de los miembros que cumplían la labor de dirección y se entregaban de lleno a la obra, pero no necesariamente de todos. Está claramente establecido que en el cristianismo inicial, hasta los primeros siglos no existía algo que se pueda catalogar como diezmo o contribución obligatoria, en realidad en el nuevo Testamento solo se habla del asunto monetario en determinadas ocasiones y no parece indicar que hubiera un afán recaudatorio. Así por ejemplo se sabe que Jesús y sus apóstoles tenían una caja de dinero, donde depositaban las posibles contribuciones que de forma voluntaria entregaban los simpatizantes, Judas era precisamente quien controlaba esa caja. Se sabe que aquel dinero servía para el sustento del grupo y de los que les seguían, sobre todo a los más desfavorecidos de entre estos. El relato de Marcos 6:35-39, muestra que en ocasiones llegaron a tener alrededor de doscientos denarios, insuficientes para dar de comer a todos los que se acercaban. Pero nunca se menciona que Jesús fuera pidiendo para llenar la caja.

En el caso de los cristianos del primer siglo, en determinados momentos se habla de contribuir para situaciones puntuales, por ejemplo se menciona el caso de una hambruna en Judea alrededor del año 55 y se dice los cristianos de diferentes comunidades contribuyeron para ayudar a sus compañeros. El apóstol Pablo por ejemplo escribió lo siguiente al respecto: Ahora bien, respecto a la colecta que es para los santos: así como di órdenes a las congregaciones de Galacia, háganlo de esa manera ustedes también.  Cada primer día de la semana, que cada uno de ustedes en su propia casa ponga algo aparte en reserva según vaya prosperando, para que cuando yo llegue no se hagan colectas entonces.  Pero cuando llegue yo allá, a cualesquiera hombres que ustedes aprueben por cartas, a estos los enviaré para que lleven su bondadoso don a Jerusalén (1 Carta los Corintios 16:1) Pero ese dar y contribuir dentro de las congregaciones cristianas, nunca se consideró obligatorio, es más se dice al respecto lo siguiente: Que cada uno haga tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al dador alegre. (2 Corintios 9:7). Si primero está allí la prontitud, es especialmente acepto según lo que tiene la persona, no según lo que no tiene." (2 Corintios 8:12.) Cuando se estableció la existencia de un clero asalariado, eso obligaba a un costo enorme para las iglesias, el protestantismo encontró una solución fácil mediante el diezmo, que en ese caso el pastor administraba. En Inglaterra, durante los siglos XVIII y XIX, el ser pastor anglicano o protestante era una buena salida económica. Sin embargo este arreglo también dio lugar a un efecto altamente lucrativo y ha llegado a abrir ambiciones en hombres que han buscado a toda costa dirigir una iglesia para poder vivir de ella. Ese es lamentablemente el efecto que actualmente adolecen en gran parte las iglesias de signo fundamentalista, sea de linea metodista o bautista. Así, en la mayoría de las llamadas iglesias evangélicas y pentecostales, una de las razones de su división y la multiplicidad de confesiones está relacionado con la recolección y administración del diezmo por parte de los pastores y no de una dirección que controle el sistema. Las Iglesias evangélicas que han intentado practicar la colecta y eliminar el diezmo para estar acordes con el Nuevo Testamento, han visto disminuidos los ingresos en sus arcas de forma considerable, por lo que algunas han optado por volver a exigir el diezmo. Es para muchas iglesias, la mejor solución para la financiación, y algunas de ellas utilizan estos fondos no solo para el pastor, sino se informa a todos los miembros de la congregación el dinero disponible y el uso que se le dará, que en algunos casos es para beneficio de los mas desfavorecidos de sus miembros o para labores de evangelización, de promover obras sociales, etc.

Pero lamentablemente no es el caso de todos los grupos, en numerosas confesiones la obsesión por obtener el diezmo convierte a los pastores en aquellos questores catolicos que mendigaban y comerciaban con las indulgencias. Cierto famoso evangelista decía: "Dios financia su reino en la Tierra con el diezmo. Es el recurso económico que él utiliza para sostener la predicación del evangelio." Este mismo pastor evangelista no tiene ningún reparo en recordar enérgicamente a sus adeptos la obligación de aportar contribuciones. 'El diezmo no es algo que paguen porque pueden permitírselo. Es un acto de obediencia. No dar el diezmo constituye una flagrante violación de los mandamientos divinos. Se considera apropiación indebida.' (Tithing—God's Financial Plan [El diezmo. El plan económico de Dios].)

Muchas de estas denominaciones señalan a Abraham y Jacob, que precedieron a la ley mosaica, como ejemplo a seguir con respecto a dar diezmo. Sin embargo pasan por alto que aquellas ofrendas entregadas por los patriarcas fueron entregadas de forma voluntaria y no como una práctica religiosa. Pero no solo evangelicos y pentecostales dan énfasis desmesurado al diezmo, esto también es a menudo el tema principal que los mormones suelen mencionar en sus conferencias anuales y consideran este como uno de los requisitos básicos para recibir el bautismo. Otro grupo que se caracteriza por esta manera de financiar la iglesia es el de los adventistas. Estos tratan de justificar el diezmo con ciertos textos que sacados de contexto aplican de forma interesada. Por ejemplo citan Proverbios 3:9: "Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos". Sin embargo relamente este pasaje no dice nada acerca de honrar a Dios sólo con el diez por ciento. Los cristianos deben consagrar todo, poniendo los intereses de Dios primero en sus vidas, darle a Él lo mejor, "las primicias". Y no hace referencia solo al asunto del dinero sino de tiempo y energías.

Cabe destacar que en muchas confesiones se ha abusado del tema monetario de la gente, y han surgido pseudo-líderes religiosos que hacen un uso poco honroso de las ofrendas de sus seguidores, aprovechándose de su desconocimiento e ignorancia, para adueñarse de manera abusiva de sus recursos, utilizando la Teología de la Prosperidad y poniendo un énfasis extremo en la ideología de la "siembra y cosecha". Mediante este arbitrio, centenares de miles de dólares fluyen anualmente a las cajas fuertes de tele evangelistas, y populares pastores penteocostales. Un vergonzoso abuso que mancha y dificulta en muchos lugares el brote del trigo verdadero.

Es muy posible que si Lutero escuchara a muchos pastores de hoy en día dar tanto énfasis a la petición de fondos, se llevaría el mismo desengaño que encontró en su viaje a Roma con la venta de indulgencias y colocaría en cualquiera de estas iglesias tesis en contra de tales prácticas. Por supuesto si fuera Jesús, criticaría la hipocresía religiosa de los que en su nombre recolectan dinero para sus arcas y de los que dan ese diezmo pensando que recibirán por ello la salvación eterna.

14 comentarios:

  1. ES NECESARIO REPETIRLO OTRA VEZ, PUES, ESTO ES: “UNA VOZ DE ALERTA PARA LOS JUDAIZANTES”
    Las ovejas no tienen culpa, pues Dios les remunera sus dádivas (El no puede negarse asi mismo)
    PERO EL QUE JUDAIZA A LAS OVEJAS QUIENQUIERA QUE SEA LLEVARA LA SENTENCIA (Gálata 5:10)

    ¿ QUIEN TIENE LA PRIORIDAD PARA LOS GENTILES CREYENTES:
    “MELQUISEDEC” “EL SACERDOCIO LEVITICO” O “EL ESPIRITU SANTO” ?
    NOS QUEDAMOS CON LA DECISION DEL ESPIRITU SANTO


    “PORQUE HA PARECIDO BIEN AL “ESPIRITU SANTO”
    Y A NOSOTROS, NO IMPONERLES NINGUNA CARGA” (Hechos 15:28)

    COMENTARIO CONTRA LOS JUDAIZANTES
    (diezmos, días de reposo, etc).
    Abraham diezma al sacerdote Melquisedec; un precedente que concluye en la ley.
    Este evento se encuentra en Génesis 14:18-20... Y fue de esta manera: “Entonces Melquisedec, rey de Salen y sacerdote del Dios altisimo, sacó pan y vino; y le bendijo diciendo: bendito sea Abraham del Dios altísimo, creador de los cielos y de la tierra, y bendito sea el Dios altisimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dió Abraham los diezmos de todo”...Este evento entre Abraham y Melquisedec fue un precedente que mas luego concluyó como ley en el monte Sinai para el pueblo de Israel (Levítico 27:30-34) (Numeros 18:21) (Deuteronomio 14:22-29). El patriarca Abraham no fue bendecido por que diezmó, sino por que era el que tenía las promesas (Génesis 14:18) (Hebreos 7:6). Las bendiciones en el caso del diezmo solo aparecen en la ley, para el pueblo Judío y para los hijos de Leví que reciben los diezmos (Deuteronomio 14:29) (Malaquias 3:6,9,10,12) (Levítico 27:34); Nadie del pueblo de Israel, en todo el antiguo pacto y hasta el día de hoy, ha diezmado basándose en el evento de Abraham y Melquisedec. Todas las tribus y colonias de Israel, tanto en el antiguo pacto, como en la dispersacion Judía, diezmaban por la ley, no por el diezmo Abrahámico; Muchas colonias no diezman en espera de que se restablezca el Sacerdocio Levítico y el nuevo Templo...El patriarca Abraham no diezmó de sus riquezas, que tenía en el neguev, a cargo de su mayordomo Eliezer (Génesis 12:5,9,16; 13:1-2; 15:2;) sino del botín recuperado en la derrota del rey Quedorlaomer (Génesis 14:20; Hebreos 7:4)...

    En el libro de “Números” es donde aparece por primera vez la ordenanza de que los diezmos de Jehová en (Levítico 27:30-33), sean transferidos por heredad, a los hijos de Leví, por cuanto ellos no tienen heredad entre los hijos de Israel; y que el diezmo de los diezmos sería presentado a Dios como ofrenda mecida, que sería contado como grano de la era y como producto del lagar, (Numeros 18:21-28) (Deuteronomio 14:22,27,29; 26:12.)...


    Continúa .....

    ResponderEliminar
  2. Continuación ...


    INDISCUTIBLEMENTE EL DIEZMO FUE HECHO LEY
    Y es por tal razón, que todas las amonestaciones hechas al pueblo de Israel con relación a los diezmos, nunca fueron basadas en el evento entre Abraham y Melquisedec, sino por la ley...Cuando Dios Jehová amonestó a los hijos de Israel, por medio de Malaquías, no se basó en el diezmo de Abraham con Melquisedec, sino por el diezmo de la ley. Los que dicen que el diezmo no es de la ley, Le hacen mentiroso....Cuando nuestro señor Jesucristo habló de los diezmos, no se basó en el diezmo de Abraham con Melquisedec, sino que también lo enmarcó en la ley (Mateo 23:23); Los que dicen que el diezmo no es de la ley, hacen mentiroso a nuestro Señor Jesucristo ...

    DEBE RECONOCERSE ESTA SALVEDAD:
    que el evento entre Abraham y Melquisedec es primero que la ley en cuanto al orden de cronología; pero en cuanto al modo de ejecutoria indefectible, es el de la ley; porque el primero carese de registro autoritario, mandatorio u obligatorio, mas el segundo si; El evento de Abraham y Melquisedec, así como la promesa de Jacob, de que le daría el diezmo a Dios de todo lo que él le diere, no derivó en consecuencia de costumbre o tradición alguna, porque ninguno de sus hijos lo guardaron, ni su descendencia, hasta que el Dios del cielo lo hizo ley por medio de Moisés, y solamente para Israel.

    HAY UN RECURSO INTENCIONADO PARA SOMETER
    a los gentiles a judaizar (en este caso a diezmar), y es que identifican a Melquisedec como teofanía de Cristo (Cristo en otra forma). Teofanía significa: manifestación de la “deidad”. En Jesucristo habita corporalmente toda la plenitud de la “deidad” mas no así en Melquisedec; Abraham no adoró a Melquisedec (Génesis 14:18-20); Los apóstoles adoraron a Jesucristo (Mateo 2:11; 14:33; 29:9) (Lucas 24:52) (Juan 9:38);
    Nótece algunas diferencias: Melquisedec no es el verbo de Dios; No derramó sangre por nosotros; No está sentado a la diestra del Padre;
    Jesucristo es Dios fuerte y Padre eterno (Isaías 9:6); Jesucristo es igüal a Dios (Filipenses 2:6) porque él es Dios (Juan 20:28) (Isaías 9:6); Melquisedec no es el nombre que es sobre todo nombre; No es el Hijo de Dios; ¿se doblará toda rodilla delante de Melquisedec o de Jesucristo? ¿resucitó Dios a Melquisedec o a Jesucristo?; La biblia dice que en él, y por él, y para él fueron creadas todas las cosas, las visibles e invisibles, y que sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho; también dice: “en el mundo estaba, y el mundo no le conoció, y el mundo por él fue hecho”. ¿Y quien es él ? ¿Melquisedec o Jesucristo?; ¿Es Melquisedec el gran pastor de las ovejas por la sangre del pacto eterno? (Hebreos 13:20); ¿Es Melquisedec el resplandor de la gloria de Dios? ¿ o es la imagen misma de Dios? (Hebreos 1:3); Jesucristo es Dios (Juan 20:28) Melquisedec no es Dios. etc.etc... Algunos tienen la osadía de enseñar que Melquisedec es Jesucristo.



    Continúa .....

    ResponderEliminar
  3. Continuación ....


    OTRO RECURSO QUE UTILIZAN COMO SUGESTION
    para someter a diezmar (judaizar) al redimido por la sangre de Cristo, es la acusación: ¡No debes robarle los diezmos a Dios; Maldito sois con maldición! (Malaquias 3:9); ¡HIPOCRITA! ¿Acaso no nos redimió Cristo de la maldición de la ley? (Gálatas 3:13) ¿Acaso no crucificó Cristo toda maldición en la cruz del calvario? ¿Porqué le dices maldito sois con maldición, si tú no cumples con Malaquías 4:4?... Si tú enseñas a Malaquías y no cumples con Malaquías, el que está bajo maldición eres tú pastor (acuerdate de los Judíos y la ley (Romanos 2:17-24). Si tú lee en Romanos 8:1, donde dice: -Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús- ¿Porqué lo condenas? -Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿Quién eres para que juzgues a otro? (Santiago 4:12).

    AMADA OVEJA DE DIOS
    hace 2000 años, antes de la destrucción del templo y de la dispersación Judía, hubo un concilio en Jerusalén (Hechos 15:1-32) una reunión estraordinaria, realizada por los apóstoles de Jesucristo, con los ancianos de la Iglesia genuina de Cristo, donde se determinó que los géntiles no tienen que guardar la ley de Moisés ni la circunsición. Los apóstoles, los ancianos y la iglesia, escribieron una carta y la enviaron con Pablo, Bernabé, Silas y Judas (de sobrenombre Barsabás), y por medio de éstas personas llevaron la carta a todas las iglesias de entre los gentiles en Antioquía (Hechos 15:27)....

    LA CARTA DICE ASI:
    “ Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en antioquía, en Siria y en Cilicia, salud. Por cuanto hemos oido que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley. Nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Asi que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo. “PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPIRITU SANTO, Y A NOSOTROS, NO IMPONEROS NINGUNA CARGA más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien ”..... Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación. (Hechos 15:23-31).

    NOTECE QUE DICE: “SE REGOCIJARON POR LA CONSOLACION”
    Esto muestra que las primeras iglesias de entre los gentiles, del tiempo de los apóstoles eran libres de la ley; y por ser libres de la ley, no tenían porque diezmarle al sacerdocio levítico que recibía los diezmos; y si no diezmaron al sacerdocio levítico, mucho menos al sacerdocio de Cristo que los redimió de toda maldición... El apóstol Pablo y Sila llevaron esta carta acordada por los apóstoles y los ancianos (Hechos 16:4) a muchas ciudades tales como: Siria, Cilicia, Derbe, Listra, etc. Y así las iglesias fueron confirmadas en la fe (no en la ley) (Hechos 15:41; 16:1-5).


    Continúa .....

    ResponderEliminar
  4. Continuación ....


    “PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPIRITU SANTO Y A NOSOTROS
    NO IMPONEROS NINGUNA CARGA” (Hechos 15:28)

    El criterio de someter a Judaizar a los gentiles quedó sepultado para siempre en aquel concilio, por el designio de Dios; Ya que la frase: “Porque ha parecido bien al ESPIRITU SANTO y a nosotros no imponeros ninguna carga” es el sello de Dios y del Hijo, porque el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios (Hechos 5:3-4) y el Espíritu de Jesucristo (Gálatas 4:6) (2 Corintios 3:17) y Jesucristo es el VERBO de DIOS igual al PADRE (Filipenses 2:6; Juan 1:1,14; 20:28; etc). Partiendo de la decisión tomada en este concilio y más aun con la aprobación del Espíritu Santo, toda sujeción que pretenda Judaizár a los gentiles queda totalmente anulada (esto incluye el diezmo y el día de reposo);..Ningun Judío diezmó por el evento de Abraham y Melquisedec, sino por la ley; todos los profetas vivieron el régimen del sacerdocio levítico (la ley) todas las amonestaciones con respecto al diezmo fueron basadas en la ley; Nehemías y Malaquías vivieron el régimen del sacerdocio levítico (la ley); tenían todo el derecho de reclamar los diezmos porque estaban bajo el régimen del sacerdocio levítico (la ley); La amonestación del Padre en la carta de Malaquias (Malaquias 3:7); La amonestación del Hijo a los fariseos (Mateo 23:23); fueron basadas en la ley.

    PASTOR DE ESTOS TIEMPOS APOSTATICOS
    Tú que usas Malaquías 3:9-10 ¿Guardas tú, Malaquías 4:4?. Tu que usas Nehemías 10:1-39 ¿Guardas tú Nehemías 10:29?. Tú que usas Levítico 27:30 ¿Guardas tú Levítico 19:37; 20:22?. Tú que usas Números 18:21 ¿Guardas tú Números 36:13?. Tú que usas Deuteronomio 14:22 y 26:1-19 ¿Guardas tú Deuteronomio 27:1; 27:8-10; 27:26; 28:1; 32:46-47 ?. Tú que usas 2Crónicas 31:2-21 ¿Guardas tú 2Crónicas 31:3,4 y 21?.

    Si tú que enseñas las cosas del sacerdocio Levítico (la ley) y no eres cumplidor de la ley, el que esta bajo maldición eres tú pastor, por estar sometiendo a judaizar a los gentiles, que son redimidos por la sangre de Cristo (Gálatas 2:11-14).

    TODO ESTE BREVE RECUENTO ES PARA QUITAR LA OSADIA
    a un grupo de habladores contumaces (engañadores), que se hacen llamar reverendos, y que han tenido el atrevimiento descarado, de decir y asegurar que el que no diezma, posiblemente tenga en juego la salvación de su alma... ¡Que deprimente! Y saber que están en altas posiciones, perteneciendo o dirigiendo seminarios, concilios, asociaciones pastorales, instituciones, y haciendose llamar ministros de la palabra de Dios.


    Continúa .....

    ResponderEliminar
  5. Continuación .....


    NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DIJO:
    ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque necesario es que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! (Mateo 18:7). El apóstol Pablo en su indignación contra los judaizantes, en la carta a los Gálatas, dijo: -Mas el que os perturba llevará la sentencia, quienquiera que sea- (Gálatas 5:10). La mayor parte de las iglesias se mueven por el favor de los hombres ($$$$$$) (Gálatas 1:10); y no por el Espíritu de Dios (Romanos 8:14); Nuestro Señor Jesucristo dijo: -Este pueblo de labios me honra, mas su corazón esta lejos de mi, pues en vano me honran teniendo como doctrina mandamientos de hombres- (Mateo 15:8-9); Esta cita fue escrita por el profeta Isaías (Isaías 29:13) y confirmada por Cristo (Marcos 7:6-13), mas aun sigue vigente hasta hoy, con mas fuerza, porque de ella pende el aupamiento de la apostasía, para dar paso al anticristo (2 Tesalonicenses 2:3); Hoy en días estamos atestados de falsas doctrinas y de mandamientos de hombres en concilios y seminarios, instituciones mundiales (el catolicismo la gran babilonia), ministerios mercaderes (2 Pedro 2:2-3) etc.

    UN EJEMPLO DE JUDAIZACION
    Dios mandó que los gentiles no tienen que guardar la ley de Moisés (Hechos 21:24-25; 15:5,24,28-29), la ley de Moisés manda a no comer alimentos inmundos (Levítico 11:1-47), pero el sacerdocio de Cristo dice: “Porque todo lo que Dios creó es bueno y nada es de descecharse, si se toma con acción de gracia, porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado”(1 Timoteo 4:4-5) Vea más ejemplos del Sacerdocio de Cristo: (Marcos 7:15; 7:18-19) (Romanos 14:2-3; 14:6; 14:14-15; 14:17; 14:20-23; 15:1-2) (1 Corintios 10:25-28; 10:31-32; etc.) Pero los judaizantes anulan el mandamiento del sacerdocio de Cristo y persisten en el de la ley (sacerdocio levítico); Una denominación judaizante en este específico caso son: “los Adventistas del septimo día” Ellos prohiben alimentos tales como: (conejo, pato, cerdo, etc) basándose en la ley de Moisés; El apóstol Pablo profetizó sobre estas doctrinas, enmarcándolas en la apostasía; diciendo: -Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó , para que con acción de gracias participen de ellos los creyentes, y los que han conocido la verdad. Porque TODO lo que Dios creó es bueno, y NADA es de desecharse, SI SE TOMA CON ACCION DE GRACIAS; porque por LA PALABRA DE DIOS y por la ORACION ES SANTIFICADO.- (1 Timoteo 4:1-5). El apóstol Pablo dió muestra de un ejemplo de apostasía, de cómo los judaizantes introducen la ley al creyente gentil (la esclava persiguiendo a la libre, los judaizantes persiguiendo al redimido: (Gálatas 4:29) (ver Génesis 21:9). pues de la misma manera que este ejemplo, también lo es para el diezmo y para el día de reposo, pues ambos son de la ley....


    Continúa ....

    ResponderEliminar
  6. Continuación ....


    AUNQUE A MUCHOS PASTORES NO LES GUSTE
    o no lo quieren aceptar, o simplemente se hacen los bobos, Dios ordenó el diezmo en la ley y solo para Israel (Deuteronomio 14:22-29; 18:1-8; etc.).
    No existe ninguna cita bíblica que envíe a los gentiles a diezmar, ni a guardar día de reposo, ni a guardar la ley de los alimentos inmundos, etc. Nuestro Señor Jesucristo no recibió diezmo alguno de sus discípulos ni de sus apóstoles; El ópening de la iglesia de Cristo fue el día de Pentecostés, ciento veinte galileos recibieron el Espíritu Santo, y a partir de este acontecimiento hasta el día de hoy, no hay registro alguno de que la iglesia de Cristo haya contemplado los diezmos del Sacerdocio Levítico; ningun apóstol recibió diezmo de la congregación; ni las iglesias fundadas por el apóstol Pablo y sus compañeros fueron sometidas a diezmar. No existe mandamiento alguno que envíe a los gentiles a diezmar, ni por el evento de Abraham y Melquizedec, ni por la Ley (sacerdocio Levítico) . Cada vez que se usa la Ley (sacerdocio Levítico) para someter a judaizar a los gentiles, se está apostatando de lo establecido por el Espíritu Santo y los Apóstoles en el concilio de Jerusalén (Hechos 15:5,24,28-29; 21:24-25), y los que tales enseñan acarrean maldición para sí mismos (no las ovejas), sino el Pastor que judaiza a las ovejas (Gálatas 5:10; 1:6-9; 2:11-16) (Tito 1:10-14; 3:9) (1Timoteo 4:1).

    El APOSTOL PEDRO FUE REPRENDIDO
    porque obligaba a los gentiles a judaizar (Gálatas 2:11-14). Las iglesias de entre los gentiles, del tiempo del Apóstol Pablo fueron confirmadas en la fe (Hechos 15:30-32,41; 16:4-5); nunca fueron sometidas a judaizar (Hechos 15:5,24,28-29; 21:24-25); El apóstol Pablo ordenó las ofrendas voluntarias en las iglesias, nunca el diezmo (1 Corintios 16:1-5);

    Nosotros no somos del Sacerdocio Levítico, sino, del Sacerdocio de Cristo quien nos redimió de toda maldicion y nos hizo libres (Gálatas 3:13)

    LA UNICA Y SOBERANA FORMA (VOLUNTARIA)
    de ofrendar en las iglesias entre los gentiles, la ordenó y generalizó el apóstol Pablo, primeramente en las iglesias de Galacias, y luego a los Corintios (1Corintios 16:1-4). También los de Macedonia y Acaya (Romanos 15:26,31) y desde entonces ha sido y es el único modelo de ofrendar en todas las iglesias de Cristo entre los gentiles. Cabe preguntarse: ¿Porqué el apóstol Pablo no aprovechó tan excelente oportunidad para hablar de los diezmos a los gentiles en: 1 de Corintios 16:1-4?... La respuesta es: “El concilio en Jerusalén” (Hechos 15:1-32) Los gentiles no deben judaizar (Gálatas 2:11-16).

    NOSOTROS ESTAMOS SEGUROS DELANTE DE DIOS
    que ningún pastor, ni evangelista, ni Apóstol, ni Maestro, ni profeta, ni obispo, ni diácono, ni anciano, cualquiera que sea, no cumple con Malaquías, ni Levítico, ni Números, ni Nehemías. ni Deuteronomio, ni 2Crónicas, ni ningún otro libro del sacerdocio Levítico; porque todos estos libros ordenan a guardar todas las leyes, preceptos y ordenanzas dadas por Moisés en el Monte Sinaí; y ninguno cumple con la Ley (Juan 7:19; Hechos 15:10. Gálatas 6:13); y no es juicioso enseñar lo que no se vive ni se hace.


    Continúa .....

    ResponderEliminar
  7. Continuación .....


    NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO LE DIJO A LOS JUDIOS:
    “No os dio Moisés la Ley, y ninguno de vosotros cumple la Ley” (Juan 7:19); El apóstol Pablo dijo: “Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la Ley” (Gálatas 6:13); El apóstol Pedro dijo: “¿Por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? (Hechos 15:10)” Es evidente que si el pueblo judío no pudo cumplir la Ley, mucho menos los gentiles. ... Y si en el caso de que se tubiera que guardar los diezmos en la Ley ¿Porqué los diezmos no son llevados a Israel para ser entregados al sacerdocio Levítico, ya que, éstos, son los únicos que por heredad y mandamiento de Dios, deben recibír del pueblo los diezmos? (Números 18:21,24) (Hebreos 7:9) (2Crónicas 31:4-12) (Deuteronomio 14:22-29; 18:1-7) etc.

    NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DEJO CONSTANCIA
    de que el diezmo es de la ley (Mateo 23:23 y Hebreos 7:5). EL ESPIRITU SANTO y los Apóstoles ordenaron en el concilio de Jerusalén, que los gentiles creyentes no tienen que guardar la ley (Hechos 15:5,24,28,29 y 21:24,25). Aplicar los diezmos del sacerdocio Levítico a los gentiles, usando la ley, es someter a judaizar a los gentiles (Gálatas 2:11-14); y esto es una grave desobediencia a Dios.... “No existe ninguna cita bíblica en el Sacerdocio de Cristo que envíe a los gentiles a diezmar”.

    EN ESTE COMENTARIO HEMOS DEMOSTRADO
    que el diezmo es de la ley. Cientos de pastores, teniendo la conciencia cauterizada (como diría el apóstol Pablo) someten a judaizár a los redimidos por Cristo; el fin de los cuales será conforme a sus obras; Pero todo esto no va a detener a los judaizantes, porque la apostasía tiene que cumplirse, para luego dar paso al anticristo (2 Tesalonicenses 2:3). El propósito de este comentario lleva en sí mismo una voz de alerta a los judaizantes; sabiendo que todos compareceremos ante el tribunal de Cristo... También tiene por finalidad libertar, edificar y contribuír con la sana doctrina del evangelio, apollado en el fundamento de la doctrina de los apóstoles y profetas siendo la prinsipal piedra del ángulo, nuestro Señor Jesucristo. Amén.

    -Del Señor es la tierra y su plenitud-
    “Hemos sido redimidos de toda maldición” (Gálatas 3:13)
    “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia,
    entonces por demás murió Cristo” (Gálatas 2:21)

    ¡A DIOS SEA LA GLORIA!

    Por nilbia luna.

    ResponderEliminar
  8. Agradecemos su aportación, aunque le animamos a que en próximas veces sea un poco más conciso y procure ser más escueto en sus comentarios, pues es no es el uso de más palabras lo que le da la razón, sino unos buenos argumentos de las escrituras.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con respecto al tema del diezmo, quiero hacer referencia a una costumbre que he observado en algunas iglesias, especialmente pentecostales, en donde lo exigen; y que para presionar a sus congregados a dar dinero, les dicen que si no lo hacen le están robando a Dios y están bajo maldición, basándose en Malaquías 3:8-9.

      Esto NO es posible si se vive en un NUEVO PACTO, guiado por El espíritu de Dios y no por la ley (Gál. 5:18): Su Palabra dice que “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición” (Gálatas 3:13), así que ninguna maldición puede haber para los redimidos por la sangre de Cristo.

      Por otra parte, la maldición, y la bendición, que se encuentran en Malaquías hacen referencia al diezmo de alimentos que se recogía cada tercer año con el propósito de compartirlo con el levita, el extranjero, el huérfano y la viuda (alfolí significa granero, depósito de alimentos; no caja de dineros) (Deut. 14:28-29).
      ¿Acaso se utiliza con este propósito, en las actuales iglesias?, pues NO. Así que son ellos los que roban a Dios.

      Esta distorsión del verdadero propósito del mandamiento es una trampa del enemigo que tiene por fin colocar a los creyentes bajo la ley, y de esta manera desligarlos de Cristo y ponerlos bajo maldición: “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído” y “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición…” (Gálatas 5:4; 3:10)
      Así que, el que quiere reclamarle a Dios que le abra las ventanas de los cielos, por un diezmo que no corresponde a su promesa, tiene que pensarlo bien.
      Esta promesa es para un diezmo de alimentos, NO de dinero.
      Dios no permitía que se diera dinero: Deuteronomio 14:24-26, ni le gustaba ese afán mercantilista que aún se observa hoy: Miqueas 3:5, 11
      (Es interesante hacer notar que Dios toma como un robo HACIA EL, los alimentos que se dejaban de dar a los necesitados; de igual manera Jesús dice que cuando se deja de ayudar a los necesitados lo están haciendo CON EL MISMO, Mateo 25: 41-45)

      Y en otro sentido, el hecho de que Abram y Jacob dieran un diezmo no es fundamento bíblico para suponer que los cristianos tengan la obligación de hacerlo. Estos personajes hicieron tal cosa, porque era la costumbre dentro de la civilización sumeria (en la cual ellos estaban inmersos) para agradar a sus divinidades, cuando obtenían algún favor de ellas. Así lo muestra Jacob en Génesis 28: 20-22, en donde le pone condición a Dios para que sea su Dios, si le va bien. Así que, sí le iba bien sería su Dios y, en consecuencia, le daría el diezmo.

      Abram y Jacob se circuncidaron, y sabemos muy claramente que un cristiano, por motivos religiosos, no tiene porque hacerlo: Gálatas 5:1-6.
      David y Salomón tuvieron concubinas y varias esposas, y El Señor nos indica que esto no correspondía al deseo de Dios para el hombre (Marcos 10:6-8). Por tanto, tomar como válida cualquier acción hecha por un personaje bíblico no es correcto.

      La exigencia de un diezmo de dinero es una taimada distorsión de la Palabra de Dios.

      No digo que podamos dejar de ayudar a la congregación a la cual pertenecemos, con los recursos que Dios nos ha facilitado; pero la cuantía de nuestro aporte debe salir del corazón. De un corazón guiado por El Espíritu Santo; y que será alegre, AGRADECIDO y generoso, dando mucho más que un diezmo.

      Eliminar
    2. Gracias Ricardo Duran por su excelente aportación a este tema. Efectivamente los argumentos repetidos hasta la saciedad suelen ser los de Malaquías y el ejemplo de Abraham. Lamentablemente la recogida de diezmo ha eclipsado otras obras más importantes para el cristianismo y ahora sirve para enriquecer a pastores ávidos de solicitarlo para su propio beneficio. Pocas excecpciones hay.

      Eliminar
  9. *******

    Los que enseñan a Malaquías no son cumplidores de este libro porque este libro envía a guardar todos los estatutos, leyes, ordenanzas, preceptos y decretos dados a Moisés en el monte Horeb.

    Fíjense:

    Usan a Malaquías 3:9-10

    Malaquías 3:9 MALDITOS SOIS CON MALDICIÓN, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

    Pero no guardan a Malaquías 4:4

    Malaquías 4:4 ACORDAOS DE LA LEY DE MOISÉS mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.

    Cuando usted le haga esta pregunta a la iglesia:

    ¿¿ LEVANTEN LAS MANOS LOS QUE CUMPLEN CON EL LIBRO DE MALAQUÍAS ??

    Fíjese quienes levántan las manos y cuéntelos, y luego dígale:

    ¡¡ MENTIROSOS !! ¡¡ HIPOCRITAS !! ESTA CARTA ENVÍA A QUE SE GUARDEN TODAS LAS LEYES Y ORDENANZAS DADAS A MOISÉS EN EL MONTE HOREB; Y NIGUNO DE USTEDES GUARDA ESTO.

    Luego dígale, que mejor es que guarden lo que ordenó el Espíritu Santo juntamente con los Apóstoles (la verdadera iglesia de Cristo) en Hechos 15:28-29. donde dice:

    Hechos 15:28. PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, NO IMPONEROS NINGUNA CARGA más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

    Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, “ENTREGARON LA CARTA”; habiendo leído la cual, se regocijaron “POR LA CONSOLACIÓN”

    ESTO ES MANDAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO NUESTRO GUÍA Y CONSOLADOR.

    Si el Espíritu Santo hubiera querido que (nosotros los gentiles creyentes) diezmáramos, o que guardáramos días de reposo, observáramos los alimentos limpios o inmundos, etc. etc.
    Nos lo hubiera dicho en este concilio (reunión extra-oficial) que sucedió en Jerusalém (Hechos 15:1-35) y que fué efectuada precisamente para nosotros los gentiles creyentes (las naciones).

    MALAQUÍAS ES UNA CARTA JUDÁICA, (doctrina judáica), JAMÁS HA SIDO UNA CARTA APOSTÓLICA (doctrina apostólica)

    ¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!.

    *******

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón, los cristianos en sus inicios utilizaron las escrituras judías a fin de extraer de estas principios, para entender cómo veía Dios ciertos actos, o conocer la historia de los hechos de Dios en la antigüedad, pero no para aplicar sus leyes de manera sistemática, de lo contrario seguiríamos haciendo sacrificios de animales, obligados a la circuncisión, s a los sábados o a las fiestas judías. Y no es el caso.

      Eliminar
  10. Saludos cordiales
    Leyendo Mateo 5:17-19 creo entender que El Señor nos dice que el espíritu de la ley no está en contraposición con la ley de El Espíritu; entonces ¿Cuál es el espíritu (principio) del mandamiento sobre el diezmo en la ley que podría aplicarse actualmente? Bueno...el único fundamento que veo para sentirnos obligados a dar un diezmo, en el NUEVO PACTO, se basaría en proveer para las necesidades de los pastores o ministros del evangelio que hacen las veces de levitas del Antiguo Pacto:

    "Así también ORDENÓ El Señor a los que anuncian el evangelio: que vivan del evangelio" y
    "...porque el obrero es digno de SU SALARIO" (1ªCor. 9:14; Lucas 10:7)

    Por otra parte, Jacob (Israel) hizo el voto a Dios de darle el diezmo de todo lo que ÉL le diera; y si nosotros somos, ahora, parte del pueblo de Israel, del Israel redimido (Efesios 2:12, 13, 19, 20) creo que nos cobija está promesa.
    Esta promesa fue hecha por fuera de la ley, pero aún en la misma ley, Dios pide que no se olviden de los levitas, que no se desamparen pues ellos no tenían bienes para subsistir (Deut. 14:27)
    Si los pastores que Dios ha puesto para nuestro cuidado no tienen bienes o un trabajo que les suministre dineros para cubrir sus necesidades, sería correcto prefijarnos un aporte salarial, cuyo monto se basaría en el diezmo como ofrenda mínima. "Dios honra a los que le honran"

    ResponderEliminar
  11. Perdón pero no está estipulado en la biblia que los maestros, pastores, obispos, ancianos o responsables de las iglesias tuviesen que ser alimentados por los demás. Allí más bien parece indicar que se hacía referencia a misioneros predicadores que van abriendo iglesias. Incluso Pablo, que dedicó su vida plena a la obra no quiso ser una carga y trabajó durante un tiempo para él y para otros. Por supuesto que puede haber pastores o ancianos en esta condición de misioneros. Pero en cualquier caso, esto no es óbice para cobrar un diezmo obligatorio a los feligreses, pues se dice a menudo que el dar es libre y de corazón, no forzado, (2Cor9:5), dar en sentido económico debe ser según la premisa que el apóstol indicó: Que cada uno haga tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana, ni como obligado, porque Dios ama al dador alegre. (2Cor 9:7)
    Por otro lado se dice que el pastor no debe ser persona ávida de ganancia y lamentablemente si este no hace voto de pobreza, es fácil que pronto se convierta en un pastor enriqueciéndose a costa de un impuesto al fiel.

    ResponderEliminar