Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Cienciología ¿Iglesia, filosofía o ciencia ficción?


                         Laffayette Ronald Hubbard, fundador de la Iglesia de la Cienciología

El siglo XX por lo que estamos viendo, ha sido fuente de confusión religiosa como nunca se ha visto, donde la división y fragmentación del cristianismo ha sido desbordante, es prácticamente imposible abordar todos los movimientos religiosos nacidos en esta época, sobre todo en la segunda mitad. También ha sido la era de la explosión de toda clase de híbridos, experimentos ideológicos, sincretismos imposibles y como no decirlo de los mayores escándalos religiosos jamás contados. Pronto trataremos el caso de los extremismos mas grotescos y los más trágicos que se han vivido en la cristiandad. En medio de toda esta confusión surge un movimiento a medio camino entre religión y filosofía, tal como los anteriormente mencionados ligados a la teosofía o al sincretismo oriental, pero que nace no de la investigación bíblica o filosófica de algún líder o visionario, o de algún gurú hindú con ganas de hacer adeptos entre la comunidad cristiana, sino más bien de un novelista de ciencia ficción convertido en líder ideológico de un sistema filosófico-religioso que ha acaparado durante años la atención de los medios y se ha atraído el interés de muchos famosos. Hablamos de la Iglesia de la Cienciología, que nada tiene que ver con la Iglesia de la Ciencia Cristiana de Mary Baker Eddy, aunque algunos se confundan por la similitud de sus nombres. En este caso, hablamos de una iglesia que nace como dijimos de la imaginación y estudios de un escritor estadunidense llamado Lafayette Ronald Hubbard. 

         En 1909, en Nebraska, EEUU, un ex marine convertido en veterinario, Harry R. Hubbard y una activista feminista, convertida en profesora de instituto, Teodora R. Wattermelons deciden casarse. Fruto de ese matrimonio, nace en 1911 Lafayette Ronald Hubbard, un joven curioso, aunque no destacado en los estudios, pero quien a la postre sería el ideólogo de un movimiento religioso, casi salido de la ciencia ficción. Para entender el origen y el sentido que da a su movimiento vamos a ahondar un poco en su personalidad e inquietudes. Hubbard era un joven inquisitivo y en la zona donde se crió todavía se vivían las tensiones del oeste norteamericano, sin embargo él sentía la curiosidad por conocer y entender la cultura de los indígenas autóctonos, que vivían en una reserva cercana. Pronto se encontró confraternizando con los indígenas de la tribu india de los Pies Negros, aprendiendo las tradiciones y leyendas de estos de la mano de un curandero local, y recibiendo la distinción especial de hermano de sangre.

Hubbard cursó la primaria en el Swavely Preparatory School en Manassas, Virginia y la secundaria en el Woodward School for Boys. Debido a que no destacaba como estudiante, su padre logró inscribirlo en la Marina para que le acompañara. Así, cuando su padre fue asignado al Pacífico Sur como comandante de la Marina de Estados Unidos, Ronald embarcó en lo que llegó a ser el primero de sus viajes asiáticos. Eso le hizo conocer culturas y religiones muy distintas de las que había sido educado. Con su padre llegó a viajar más de cuatrocientos mil kilómetros y atravesado gran parte de China e India. Afirma que durante estos viajes, se convirtió en uno de los pocos aventureros occidentales en entrar a las lamaserías prohibidas del Tibet de las colinas occidentales de China, según su biografía, donde estudió con el último de la línea de magos reales de la corte de Kublai Khan. Sin embargo, como él mismo reconoce en sus memorias, por muchas que fueran las maravillas que observara y las interesantes filosofías orientales budistas e hinduistas, llegó a la conclusión que la legendaria sabiduría del Oriente no hacía nada para aliviar el sufrimiento y la pobreza en esas tierras sobrepobladas y subdesarrolladas. En ese periodo tuvo contacto con Joseph C. Thompson, un destacado estudioso de las técnicas y enseñanzas del psicoanalismo de Sigmund Freud, este introdujo al joven L. Ronald Hubbard en las teorías freudianas.

 Tras su corto periplo en la Marina, asistió a la George Washington University donde cursó de ingeniero civil aunque con muy bajas calificaciones, estaba claro que no era la ingeniería lo que más interesaba a Hubbard, sin embargo estas disciplinas le dieron las herramientas de investigación con las que buscar respuestas a sus preguntas sin resolver respecto a la mente humana y la vida. Así aunque fracasó en sus estudios universitarios eso no fue óbice para que destacara en otros aspectos, sobre todo en su faceta como escritor y divulgador, llegando a ser colaborador del diario The University Hatchet. Debido a poco rendimiento en sus estudios, Hubbard dejó la universidad después de dos años, se dedicó casi de lleno a la labor de escritor aunque también probó fortuna como piloto aviador acrobático y dirigió varias expediciones de investigación en el Caribe. En 1933 se dedica a escribir relatos de ciencia ficción y en 1934 consigue que sea publicado su primer relato: El Dios verde. Con ello empieza una prolífica carrera como escritor, de esa manera entre 1933 y 1939.
 Hubbard escribió 138 cuentos y novelas, de diversos géneros incluyendo ciencia ficción, horror, western, fantasía y aventura. La mayoría publicadas en revistas populares en EEUU, conocidas como Pulp fiction y recibiendo buenas críticas literarias en muchos de sus escritos. En 1936, Ronald escribe su primer libro: Buckskin Brigades (Las brigadas de piel de gamo). Después vendrían otros, incluso alguna llamada de Hollywood para que algunos de sus libros se conviertan en películas y series. En sus diferentes viajes y entrevistas con miembros de diferentes creencias, incluyendo chamanes, practicantes de vudú, gurús hindúes y lideres budistas, se determinó a encontrar lo que el definía como la partícula de la vida, él pensaba que tenía que haber físicamente una molécula que movíera la vida. Así despues de varios ensayos en 1937 afirmó haber logrado desentrañar el misterio de la vida, separando, midiendo y describiendo científicamente el espíritu humano aislando el principio dinámico de la existencia, a partir del cual se mueve la vida.

Con esa idea de fondo se dice que más tarde escribió el libro Excalibur. Esta fue la primera obra inédita donde se acuñó por primera vez el término “Scientology” para describir lo que su autor denominó “el estudio de saber cómo saber”, consistía en una disertación sobre la composición de la vida y curiosamente no quiso publicarla en vida porque según él, se trataba de una obra sin ningún tipo de aplicación práctica al individuo. En realidad el término ya había sido utilizado antes, sencillamente era la unión de los términos griegos Scio= saber y Logia= pensar, pensamiento o razón. Durante la segunda guerra mundial, como muchos hombres en edad militar fue movilizado como soldado. De esa manera el 2 de julio de 1941 se le destina como teniente a la reserva naval de EE.UU. En diciembre de 1941, Ronald recibe órdenes de ir a Australia, donde coordina actividades de inteligencia. A su regreso a EE.UU. en marzo, Ronald toma el mando de un navío escolta de convoy en el Atlántico y después, de un caza submarinos en el Pacífico. Pero es herido y por ello causa baja, teniendo que regresar a su país. A principios de 1945, mientras se recuperaba de las lesiones de guerra en el Hospital Naval de Oak Knoll, Hubbard realiza una serie de pruebas y experimentos que tienen que ver con el sistema endocrino. A partir de allí crea una teoría, relacionada con el control mental sobre el cuerpo y la superación de la enfermedad. Según los cienciologos con este avance, empieza a aplicar sus teorías al campo de la mente, y de esa manera mejora las condiciones de las personas. Pero como hemos venido tocando en estos últimos capítulos, no fue el primero en defender la idea del control de la mente para curar las enfermedades. El planteamiento en sí era el mismo que defendía Quimby en los años 80 del siglo XIX, o que explicara más tarde Mary Baker Eddy y su Ciencia Cristiana, los de Unity y la teosofía de Besant. Pero no tenemos suficientes pruebas que indiquen si tuvo contacto con estos o no, es muy posible, pues muchos de sus postulados y el interés por el orientalismo, su búsqueda en las corrientes esotéricas y otros detalles apuntan en esa dirección. En cualquier caso, según explica el mismo, lo que le hizo profundizar en este asunto fue una experiencia que afirmó haber sufrido estando en el Hospital, veamos como Hubbard lo explica: Todo comenzó con una operación: me dieron gas como anestesia, y mientras estaba bajo sus efectos, mi corazón debió dejar de latir, pues con terror supe que me deslizaba a través de la Cortina y me adentraba en la tierra de las sombras. Era como bajar deslizándose atropelladamente hacia el interior de un torbellino de color escarlata, y saber que uno estaba muriéndose y que el proceso de morir distaba mucho de ser placentero. Durante mucho tiempo después supe que “La muerte está a ocho pulgadas por debajo de la vida”. Trepar para volver a salir del cono fue un trabajo terrible, porque algo no quería dejarme atravesar el muro para regresar, y entonces, cuando yo deseé mi salida, la determiné contra toda oposición. Y algo empezó a gritar: “¡No dejen que él lo sepa!”; y luego más débilmente: “No dejen que él lo sepa”. A pesar de estar trastornado en extremo, me encontraba bastante racional cuando me recuperé. La gente a mi alrededor parecía asustada, más asustada de lo que yo estaba. Yo no pensaba en lo que me acababa de pasar tanto como en lo que sabía. Todavía no había regresado completamente a la vida. Aún estaba en contacto con algo. Y en ese estado permanecí durante algunos días: todo el tiempo dándole vueltas en la cabeza a lo que sabía. Estaba claro que si tan sólo pudiera recordar, tendría el secreto de la vida. Esto, en sí, era suficiente para volverse loco: tan ilusoria era esa información que simplemente estaba fuera del alcance. Y entonces una mañana, tan pronto me desperté, me vino. Me bajé de mi elevada litera marinera, y me dirigí hacia mi máquina de escribir. Y empecé a escribir furiosamente ese secreto; y cuando ya había escrito diez mil palabras, entonces lo supe aun más claramente: destruí las diez mil y empecé a escribir de nuevo. (Excalibur , L. Ron Hubbard)

Fue a partir de esa experiencia que se dispuso a escribir un método revolucionario de curación de los males al que denominó Dianética, según esta teoría y método terapéutico, no se trataba de curar solo con la mente, sino de ayudar a la mente a curar al cuerpo o a que la mente colabore en los efectos terapéuticos de la medicina tradicional. Según la biografía de él fue desde ese momento que empezó a emplear las primeras técnicas de Dianética para eliminar los “bloqueos mentales” que inhiben la respuesta a la medicina, y afirma que todos a los que Ronald trató se recuperaron rápida y extraordinariamente. Utilizando los mismos procedimientos, también él recuperó su salud, para sorpresa de sus médicos. Al salir de aquel hospital, deseoso de dar a conocer su nuevo método y que la ciencia le diera su aprobación, escribió un artículo titulado: Dianética: La Tesis Original. Empezó a distribuirla entre sus amigos y conocidos los cuales la encontraron interesante y novedosa, por lo que pronto había recorrido el mundo. Animado por el éxito entre sus amigos, fue con su tesis a diferentes revistas científicas, para que se publicara, encontrando la negativa por respuesta. Por eso se dirigió a una de estas revistas pulp de ciencia ficción en la que anteriormente había escrito, Astounding Science Fiction, y fue en esa publicación en la que Hubbard publicó en 1950 por primera vez un artículo titulado: Dianética: La Evolución de la ciencia. Aquel artículo, incluía información de La tesis original, añadiendo algunos matices a su teoría sobre el poder de la mente. Con miles de cartas solicitando más información, Ronald concluyó que la única manera de responder a todas las preguntas era con un libro. Por ello condensó todas sus investigaciones en un libro al que tituló: “Dianética: El Poder del Pensamiento sobre el Cuerpo”, que según se dice se convirtió en un best-séller histórico acerca de la mente y como libro de autoayuda.

Aunque tiempo después L. Ron Hubbard consideró que la dianética, efectiva a corto plazo, sólo suavizaba las cicatrices psíquicas que portamos desde el útero, y que en nada colabora con las heridas ancestrales, es decir, las que cargamos de vidas anteriores, pues de alguna manera ellos creen en la reencarnación pues la muerte absoluta no existe. En su libro hace mención del experimento que le llevó a todas estas conclusiones: Según se desarrolla, Dianética parece más y más potencialmente capaz, de llegar a establecer contacto con el alma humana, que a menudo ha sido postulada pero que nunca se ha sentido, medido y experimentado por completo”.(Dianetica: EL poder del Pensamiento sobre el cuerpo).

En pocos años miles de personas empezaron a comprar el libro, hasta el grado de que en cuestión de unas semanas el libro se convirtiera en un bestséller a nivel nacional. En el mismo año de su publicación apareció en la lista de bestsellers del New York Times, donde permaneció mas de seis meses. A final del año el libro había vendido 150.000 ejemplares, y para mayo de 1951 ya estaba en la séptima edición. Debido al exito de los lectores y a las numerosas cartas recibidas por Hubbard pidiendo más orientación sobre el método, este decidió organizar un grupo en torno a la dianetica. El exito propició que muchas personas se interesaran por la práctica de este metodo, de esa manera a finales de otoño de 1950, había 750 grupos por todos los Estados Unidos. Hombres y mujeres de toda condición usaban las técnicas de Dianética unos con otros, mientra los titulares de los periódicos que seguían el fenómeno proclamaban: "Dianética esta tomando por asalto EE.UU," . Se estaba conviertiendo en el movimiento de más rápido crecimiento en América". De hecho, un escritor estimó que para septiembre de 1950, cerca de 250.000 personas estaban poniendo en práctica el sistema ideado por Hubbard, sólo en los Estados Unidos. Para enero de 1951 se estaba imprimiendo en Inglaterra y estaban produciendose traducciones al francés, alemán, japonés y los idiomas escandinavos. De hecho, en ese periodo, se habían establecido grupos de Dianética en Finlandia, Suecia, Alemania, Suiza, Sudáfrica, Australia, Guatemala, Perú, Canadá e Inglaterra, el fenomoeno se estaba conviertiendo en un movmiento internacional. Pero ¿cómo se convirtió en un movmiento religioso?

Pronto desde 1950, Hubbard pensó que puesto que el metodo de la dianetica servía para aliviar los problemas mentales y ayudaba a la búsqueda de la felicidad y realización del proposito humano de sobrevivir e ir más allá de una existencia temporal en esta vida, estaba en cierto modo haciendo el trabajo que tenía que realizar la religión, pero que la mayoría de las iglesias a excepción del budismo original, que no el de su época estaban lejos de conseguir ese proposito. Por ello su movimiento debía sustituir a las religiones como camino a la salvación real del hombre.

 Sistema doctrinal y enseñanzas de la cienciología 

 En su libro, Dianetica que muy poco tiene de religión y mucho de filosofía de la mente, o libro de auto ayuda, hace una descripción muy particular de lo que él entiende por la persona en sí, dando una explicación totalmente opuesta a las que la mayoría de cristianos entienden ciertos asuntos. Por ejemplo, al definir al hombre, aseguró que este no era ni su cuerpo ni su mente, sino un ser espiritual. No se tiene un alma ni un espíritu, concluyó, se es un espíritu y esta se manifiesta en la mente. En su libro encontramos frases como estas : "El descubrimiento de qué era lo que la mente cubría fue el descubrimiento de Cienciología. "Estaba descubriendo a un thetán. Un thetán es la persona misma no su cuerpo ni su nombre, el universo físico, su mente ni ninguna otra cosa; lo que es consciente de ser consciente; la identidad que ES el individuo. El thetán es lo que más conocen todos y cada uno al igual que tú." (Dianetica pag 262) Así ese concepto de Thetán parece ser lo que otros definen como el ser o el alma. Por otro lado divide a los individuos entre los que él llama: aberrados, quienes padecen sufrimientos y enfermedades y sin embargo no son conscientes de su debilidad, porque carecen de la liberación necesaria. Se hace referencia a los aberrados cuando se habla del hombre común, toda aquella persona que no se ha acercado a la Dianetica para liberarse de esa especie de prisión que es ser un aberrado.

En contraste con estos se habla de los “Claros”, a los que considera son personas que carecen de enfermedades psicosomáticas, un coeficiente intelectual superior al medio, una salud y aptitud más positiva. El “claro” cuenta con la experiencia de toda su vida, con todas sus facultades mentales innatas y toda su imaginación; no significa la perfección absoluta en sentido de alivio general de la enfermedad, pero si una salud física mejorada; todas las molestias psicosomáticas han desaparecido y no volverán jamás; dispone de mejores defensas contra las enfermedades y puede modificar el ambiente. El aclarado es más dinámico; queda elevado su nivel moral; aumenta su capacidad de buscar el placer y de disfrutarlo; su personalidad es ya creadora y constructiva, en definitiva la meta del cienciologo es ser clear, o claro. Para ello cuentan con la ayuda de los llamados auditores, quienes ayudan al iniciado a convertirse en un clear. Algo parecido a lo que establecía Mary Baker Eddy, con su Ciencia Cristiana, quien defendía la idea conseguir por medio de sus practicistas, la meta de todo buen creyente, llegar a alcanzar el entendimiento perfecto y pasar de ser mortales a perfectos, descubriendo en ellos la verdadera naturaleza espiritual y no carnal del ser. Asombrosa similitud con los llamados claros se encuentra en el legado de Baker y la siguiente enseñanza: el hombre perfecto no puede pecar, ni por lo tanto sufrir los efectos del pecado: El hombre es incapaz de pecado, enfermedad y muerte. El hombre verdadero no puede apartarse de la santidad (Ciencia y Salud en Clave de las escrituras, 476)

Es básicamente la misma idea que plantea Hubbard al afirmar que la línea de enfermedades empieza en la mente y controlando esta se puede escapar de la espiral de enfermedad que sufre la humanidad, lo dice en su libro: El tono mental hace descender el tono del cuerpo. Entonces el tono del cuerpo, al bajar, hace descender el tono mental. Este es un asunto de progresión geométrica invertida. Un individuo se empieza a enfermar, y, teniendo engramas, se enferma más. Los claros no están sujetos a esta espiral descendente. (Dianetica pag 65) Aunque más adelante contradice los preceptos de Mary Baker al alejarse de conceptos tales como el pecado, maldad, etc. Y aclara que esto no tiene relación con su modo de sanar: El único modo en que te puedes equivocar es computando con la idea de que los seres humanos están llenos de errores, maldad y pecado, y de que si has hecho a un individuo menos desgraciado y por encima de lo normal, a este individuo ha de considerársele un claro. Este es un liberado. (Dianetica 196, 6) Sin embargo aquí es donde entra al que Hubbard llama “liberado”, que aparentemente es el camino intermedio para convertirse en un Claro. El liberado es definido de la siguiente manera: Un liberado es un individuo al cual se le ha liberado de las dificultades mentales y físicas y emoción dolorosa crónicas o en curso. La valía de un liberado, cuando se le compara con un claro, quizá no parezca muy alta al principio, pero cuando uno comprende que un liberado generalmente excede en estabilidad mental a la norma contemporánea, se puede ver que la condición no carece de gran valor. (Dianetica pag 108) De esa manera, parece ser que un liberado es una persona que ha dejado su estado aberrado y va camino de convertirse en un Claro. Esa es la meta de los cienciologos, convertirse en claros y entender la verdadera esencia y sentido de sus vidas.

Aquí es donde entran en juego el sistema religioso ideado por Hubbard, por el cual para conseguir la meta de ser Claro y superar esa situación se requería un proceso llamado Operative Thetan, que consiste en una serie de niveles a los que el cienciologo va pasando por medio de una especie de cursos de iniciación y de información cada vez más secreta o confidencial que va recibiendo. Los iniciados son atendidos por ministros preparados para ello, llamados auditores, que los van adiestrando por medio de técnicas de enseñanza y pruebas psicotécnicas de difícil explicación. La definición que ellos dan a estos niveles OT es la siguiente: es un estado espiritual de existencia por encima del estado de Clear. Con Operante se quiere decir “capaz de actuar y manejar cosas”, y con Thetán se quiere decir el ser espiritual que es el yo básico. Un Thetán Operante, entonces, es alguien que puede manejar cosas sin tener que usar un cuerpo físico. Básicamente, uno es uno mismo, puede manejar cosas y existir sin apoyo ni ayuda físicos. No significa que uno se convierta en Dios. Significa que uno se convierte por completo en uno mismo.

Al parecer en un principio se hablaba de ocho niveles OT, pero en algunos casos hablan de cuarenta. El estado de OT se alcanza a través de una serie de procesos graduales, cada uno ligeramente más avanzado que el anterior y cada uno con su propia habilidad adquirida. La salvación en la cienciología es muy diferente a la de otros movimientos cristianos, y según afirman mucho más inmediata, pues no es necesario el paso de la muerte para obtenerla. Asimilando la tradición de ciertas religiones orientales, sobre todo el budismo enseña que la salvación se alcanza mediante la ampliación del estado de conciencia espiritual del individuo. La salvación completa del thetán, lo que la cienciología llama la “Libertad Total”, se alcanza mediante la práctica de los servicios religiosos y los diferentes cursos que imparte la Iglesia. La cienciología asegura que sale de la naturaleza de Dios o un ser supremo sin definir lo que es, además afirma que su ideario religioso está abierto a personas de diversas tradiciones de fe. Sin embargo, a menudo hace citas de las escrituras cristianas y del Antiguo Testamento, para dar explicación, según ellos tomados de un entendimiento escondido en estos escritos, que muestran el origen del cosmos en que vivimos y cómo las cosas han ido de la manera que son.

Otro aspecto en el que se acerca a la religión es la manera en que Hubbard entendió la condición humana, que la explica como una trinidad compuesta de Thetan, Mente y Cuerpo. A su vez, en la Mente podemos diferenciar la Mente Analítica, la que da conciencia de sí mismo al hombre, y la Mente Reactiva, más mecánica, instintiva o programada, primaria. Ésta última está compuesta por lo que define como grabaciones o programas mentales aberrantes, asociadas a experiencias traumáticas, mencionadas como “Engramas”. Los nudos de esos conflictos no resueltos forman cadenas y configuran un banco de Engramas en el subconsciente, que se traducen en una conducta programada cuando una experiencia concreta las activa. También trascienden los límites de la existencia y suponen un lastre heredado de vidas pasadas. Para Hubbard, liberar al hombre del cautiverio es, primordialmente, disolver estos Engramas, y éste es el objetivo del proceso denominado “Auditación” por los cienciólogos, que incluye la disolución de los acumulados en ésta y otras existencias anteriores. Por otro lado se habla de una especie de credo o lista de intenciones de la Iglesia, en la que se define el propósito de esta para el mundo, y los objetivos que se proponen como necesarios para el mejoramiento de la vida en la tierra:
 -Que todos los hombres de cualquier raza, color o credo fueron creados con los mismos derechos.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a sus propias prácticas religiosas y a su realización.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a sus propias vidas.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a su cordura.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a su propia defensa.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a concebir, elegir, ayudar o apoyar a sus propias organizaciones, iglesias y gobiernos.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a pensar libremente, hablar libremente, escribir libremente sus propias opiniones, y a oponerse, pronunciarse o escribir sobre las opiniones de otros.
-Que todos los hombres tienen derechos inalienables a la creación de su propia especie.
-Que las almas de los hombres tienen los derechos de los hombres.
-Que el estudio de la mente y la curación de las enfermedades causadas mentalmente no debería enajenarse de la religión o tolerarse en campos no religiosos.
-Y que ninguna entidad por debajo de Dios tiene el poder para suspender o anular estos derechos, abierta o encubiertamente.

-Y nosotros los de la Iglesia creemos:
-Que el hombre es básicamente bueno.
-Que está intentando sobrevivir.
-Que su supervivencia depende de sí mismo y de sus semejantes y de su logro de la fraternidad con el universo.
-Y nosotros, los de la Iglesia, creemos que las leyes de Dios prohíben al hombre: -Destruir a su propia especie.
-Destruir la cordura de otro.
-Destruir o esclavizar el alma de otro.
-Destruir o reducir la supervivencia de sus compañeros o de su grupo.

En algunos de estos enunciados como se observa, se hace mención de Dios o el Creador, sin embargo en realidad la Iglesia de la cienciología no tiene una definición equivalente al cristianismo sobre la identidad o personalidad de Dios. Hubbard por ejemplo habló sobre la importancia de la fe pero en términos muy ambiguos y abiertos: Ninguna cultura en la historia del mundo, excepto las totalmente depravadas y moribundas, ha dejado de afirmar la existencia de un Ser Supremo. Es una observación empírica que los hombres sin una fe fuerte y duradera en un Ser Supremo son menos capaces, menos éticos y menos valiosos para sí mismos y para la sociedad... Un hombre sin una fe perdurable, según la mera observación, es más objeto que hombre”(La Ciencia de la Supervivencia, L. R Hubbard)
Pero en la verdadera enseñanza que imparten, el concepto de Dios, no es para nada claro, por ejemplo hablan de Dios como la Octava Dinámica: el impulso hacia la existencia como infinito. También se la identifica como el Ser Supremo, pero ellos mismo en su definición y explicación de creencias afirman: Cienciología no dispone de ningún dogma establecido concerniente a Dios que imponga a sus miembros. Como sucede con el resto de sus creencias, la cienciología no exige a las personas que crean en algo en virtud de la fe. Más bien, a medida que aumenta la conciencia espiritual de uno mismo a través de la participación en auditación y entrenamiento en la cienciología, uno logra su propia certeza de cada dinámica. Según Hubbard, la realidad que todos deben buscar para alcanzar la felicidad no es el producto de un Dios creador auto existente que existe fuera del cosmos, según enseña la cosmovisión judeocristiana, sino más bien una ilusión y obstáculo a superar a fin de progresar como individuo. En este sentido están más cerca del hinduismo y el budismo, la cienciología encuentra que la realidad en la que vivimos es parte de nuestro problema, en vez de ser un regalo de un Dios. 

 Sin embargo hacen uso de un símbolo tomado de la cristiandad, la Cruz., aunque una muy particular con una parte posterior en forma de estrella de cuatro picos, lo cual le da la forma definitiva de ocho extremos. La cruz de los cienciologos simboliza las ocho dinámicas y el triunfo del espíritu. La barra horizontal de esta cruz representa el universo material y la barra vertical el espíritu. La cruz simboliza las dificultades del espíritu en su progresión por el universo físico, trascendiendo finalmente el tumulto del mundo material para alcanzar la salvación, por lo tanto aunque la cruz es un símbolo más antiguo que el propio cristianismo, sin embargo la cienciología utiliza el significado que la cristiandad le ha dado relacionado con Cristo y la salvación. Sin tener en cuenta que no era un símbolo tomado del cristianismo original, como ya hemos considerado en los primeros capítulos de esta obra.
 También utilizan una especie de triangulo resplandeciente que se conoce como el triángulo ARC y que representa la relación entre afinidad, realidad y comunicación. Una letra “S” sobre dos triángulos inclinados, éste está formado por la S de “Scientology”, como se le conoce en ingles, el triángulo superior es el triángulo KRC, K de “Knowledge” (conocimiento), R de Responsabilidad y C de Control. El triángulo inferior es el triángulo ARC antes mencionado y también utilizan un triangulo cortado en cuatro partes, símbolo de la dianetica, que representa el crecimiento y la vida de las cuatro primeras dinámicas. Por último utilizan también una T rodeada de una letra O, que básicamente simboliza los niveles OT.

Así como cualquier religión que se precie, ofrecen servicios religiosos, los llamados servicios dominicales que consisten en lectura del Credo de la Iglesia de la cienciología, o un sermón basado en las escrituras de L. Ronald Hubbard, o la reproducción de una de sus conferencias. El ministro también da una forma de asesoramiento espiritual de cienciiología a toda la congregación. La meta fundamental del ministro es que cada uno de los miembros de la congregación salga del servicio con mayor grado de conciencia espiritual, como resultado de las verdades que ha aprendido durante el servicio, y con una mayor comprensión de cómo aplicar estas enseñanzas a su vida. Los servicios siempre concluyen con una oración. Existen puestos de responsabilidad y dirección dentro de los templos, por ejemplo el Capellán es un puesto oficial. Esta es la persona que dirige los servicios dominicales y preside las ceremonias oficiales. Aquellos que tienen el entrenamiento para celebrar las ceremonias y otros asesoramientos espirituales también se les llaman ministros. Visto así no difiere de las reuniones religiosas de cualquier movimiento protestante o de cualquier cristianismo alternativo. 

Métodos y prácticas de la cienciología

Pero existe otra peculiaridad menos conocida y que los hace particularmente diferentes a cualesquier movimiento cristiano en sus métodos de adiestramiento o ayuda, la llamada práctica de autidación antes mencionada y que pasaremos a explicar más detenidamente. Esta práctica conlleva una mayor voluntad y compromiso del miembro en particular con el movimiento. Para esa labor están los llamados auditores, quienes aplican y llevan a cabo de forma personalizada e individual la labor de autidación. Esta consiste en una especie de entrevistas en las que utilizando una serie de preguntas o instrucciones que el auditor formula al estudiante, al que se denomina preclear, o preclaro.
 Al parecer utilizan un artefacto llamado Electropsicómetro o E-Meter, que es como una especie de maquina con dos cilindros conectados a modo de electrodos captadores, que el auditado sostiene en sus manos mientras se le formulan las preguntas. El E-Meter mide el estado mental o el cambio del estado mental de la persona, algo similar a lo que se conoce como “maquina de la verdad”, basada en el concepto de cambio de resistencia a la electricidad por parte del cuerpo, según el estado, la circulación sanguínea, la sudoración etc. En este caso según explican los cienciologos, el E-Meter es capaz de detectar las reacciones electroquímicas del cerebro que se activan cuando se toca la mente reactiva del individuo. Según afirman los cienciologos con eso ayudan a la persona a detectar las zonas de dificultad espiritual, descubrir cosas sobre sí misma y mejorar sus condiciones. Para actuar como auditor es requisito ser un ministro ordenado. 

La palabra procede del latín audire, que significa escuchar. Un auditor es un ministro o ministro en entrenamiento. A la persona entrenada y calificada para mejorar a otros a través de la auditación se denomina auditor. Un preclear es una persona que, a través de la auditación, descubre más sobre sí misma y sobre la vida, según avanza en el método de auditación, se pasa al siguiente nivel OT y con ello se está preparado para entender con mayor objetividad y claridad algunas enseñanzas que están en cierto modo vedadas para los demás.

 Hubbard usó el acrónimo MEST para representar la materia, la energía, el espacio y el tiempo de nuestro universo. Sostenía que MEST es el producto o proyección de una vasta cantidad de criaturas espirituales llamadas thetans, que son por naturaleza inmortales y se materializan en los seres vivientes humanos que habitan la tierra. Hubbard afirmó: En el principio todo era luz, y el tethan gobernaba sobre Materia, Energía, Espacio y Tiempo. Hoy hemos perdido esta facultad. Para recuperarla, debemos superar, paulatinamente, ocho niveles conducentes al estado OT que significa "Thetan Operativo". Según indican los cienciologos en su página oficial con el trabajo de L. Ronald Hubbard, consiguen una tecnología probada y efectiva para mejorar las funciones de la mente y rehabilitar el potencial del espíritu. Esa es en líneas generales el propósito y sentido de la cienciología.

En su libro Scientology 8-8008 Hubbard definió lo que comprende una visión del principio de la vida, la creación del universo y el papel del hombre en él. Este texto representa un estudio tocante a cómo liberar el espíritu humano de los efectos debilitadores de la materia, la energía, el espacio y el tiempo, y una descripción completa de la teoría theta-MEST, una de las doctrinas básicas de la cienciología. Mediante los procedimientos descritos en este libro, el individuo puede despertar casi en su totalidad las capacidades supremas del espíritu humano. En este contexto explican que únicamente cuando la Séptima Dinámica (espiritual) es alcanzada en su totalidad, entonces uno descubrirá y llegará a un entendimiento completo de la Octava Dinámica y la relación de uno con el Ser Supremo. Como Octava Dinámica, el concepto que los cienciologos tienen de Dios descansa en la cúspide misma de la supervivencia universal. La meta del Thetán Operante es la de superar los sufrimientos de la existencia y recobrar la certeza y habilidades del estado nativo espiritual de cada uno. En este nivel, se es consciente de estar separado y ser independiente de cosas materiales como son el organismo o el universo físico.(web Oficial Cienciología) Hasta aquí se parece a la meta que buscan alcanzar los teosofistas y los miembros de la ciencia cristiana, la idea es que existe una realidad oculta a la mente los mortales, que siguiendo en este caso el proceso OT se llega a obtener esa realidad. Pero si profundizamos un poco más en el contenido, nos adentramos en el verdadero sentido que tiene la iglesia fundada por Hubbard. En sus diferentes etapas o niveles de entendimiento, (OT), los estudiantes o auditados van recibiendo entendimiento sobre el verdadero origen y destino del hombre, que Hubbard al parecer descubrió.

En principio se habla de ocho niveles OT que deben ser superados para llegar a esa Octava dinámica de la que hablan. En diferentes libros y conferencias puestas por escrito de Hubbard, que los miembros estudian se dan la mayoría de las nociones antes expuestas. Estas se pueden consultar en los templos o iglesias de la cienciología.

Sin embargo sorprende en gran manera la información confidencial que conforme avanzan van recibiendo, en contraste con la aparente ciencia mental, escéptica y laica que defiende Hubbard en su Dianetica y que ahora de repente se convierte en una increíble lucha entre entes de increíble existencia.

Por ejemplo, cuando acceden al Nivel de OT-3, llegan a obtener una reconstrucción de la historia de la humanidad en la cual se habla de inteligencias extraterrestres que tienen influencia en la vida de la tierra. Esto según indican, resulta crucial para explicar nuestra situación actual. En definitiva para los cienciologos, somos uno más de los frentes que configuran una especie de Gran Guerra entre mundos y confederaciones galácticas. Entre sus enseñanzas más complejas y a la vez fundamentales se encuentra ese conflicto que en nuestro planeta lleva millones de años y presenta episodios traumáticos como el de la destrucción de multitudes humanas con Armas Nucleares en el pasado remoto por parte de un misterioso personaje extraterrestre llamado Xenu.

Cuando ahondamos en los detalles, más sorprendentes e increíbles parecen las historias contadas. Así, Hubbard dice algo como esto: Setenta y cinco millones de años atrás un líder malvado llamado Xenu decidió eliminar el exceso de población de una confederación galáctica que consta de veinte y seis estrellas y los planetas setenta y seis. Con la ayuda de psiquiatras, engañó a miles de millones de personas en la sumisión y los exportó a la Teegeeack planeta o la Tierra. Las víctimas paralizadas fueron apiladas alrededor de los volcanes activos en el que las bombas de hidrógeno fueron colocados. Según la historia, las bombas fueron detonadas y las almas sin cuerpo o thetans fueron capturados. Este proceso también privó a los thetans de su propio sentido de identidad, lo que resulta en su apego a los pocos cuerpos físicos que quedaron después de las explosiones. En otros escritos se habla que tras la destrucción de toda vida en el planeta, sobrevivieron solo las esencias implantadas, que no eran otros que los espíritus inmortales de los habitantes terrestres, a los que de alguna manera Xenu les implantó creencias falsas sobre cómo debería ser la vida y estas esencias y vagaron por la tierra sin posibilidad de escape. Con el tiempo se colocaron diferentes formas de vida salvaje y cuando se vio apropiado se colocaron nuevos habitantes inteligentes en la tierra, pero las esencias implantadas tomaron el cuerpo de estos humanos y hoy día lideran el sistema de cosas mundial.

 Existe por supuesto, una especie de secretismo y un esfuerzo porque los detalles de estas enseñanzas no salgan directamente a la luz, cosa imposible por otro lado, pues algunos detractores y grupos alternativos salidos de entre antiguos líderes expulsados de la cienciología están divulgando de forma directa algunos de esos documentos. No vamos a profundizar excesivamente en los detalles sobre esta supuesta guerra galáctica, pues en muchos casos estas fuentes que la dan a conocer por lo general añaden exageraciones o mezclan interpretaciones propias. 


 Paralelismos en las supuestas hipótesis de Hubbard

 Hay una similitud asombrosa entre estas historias sobre guerras galacticas y vidas extraterrestres y algunos relatos de ciencia ficción, así como incluso con cierto relato contado por una especie de vidente de mensajes extraterrestres, llamada Barbara Mercianik, quien escribió así en su libro: Cuando tuvo lugar la escaramuza, un grupo de entidades luchó en el Espacio y ganó el territorio de la Tierra [...]. Hubo una gran radioactividad y mucha acción nuclear, y una gran parte de la Tierra se hizo pedazos. La especie original, creación humana, experimentó una gran destrucción» (Barbara Merciniak - Mensajeros del alba, pág. 47). De alguna manera esto viene a probar la posible fuente común de las historias de Hubbard y Merciniak, pese a no guardar relación alguna entre ambos. 

Existe un tema que según ciertas fuentes se toca en el nivel OT-8 y que muestra de alguna manera la verdadera naturaleza y dirección religiosa de la cienciología. Al parecer Hubbard en un escrito final anuncia una especie de desenlace de la lucha galáctica antes mencionada, haciendo una comparación o referencia a la predicha venida del anticristo mencionado en la Biblia, (1 Juan 2:18; 1 Juan 4:3). Según Hubbard, este anticristo en la Biblia representa las fuerzas de Lucifer, una representación mítica de las fuerzas de la iluminación, que según su interpretación es una representación mitificada de la Confederación Galáctica de la que el habla y que representan el bien, no tuvo en cuenta que cuando la Biblia hace mención de ese anticristo, no lo hacía en futuro sino en el momento en que Juan escribió ya existía y por tanto no es una `predicción futura. También hace un paralelo entre la llamada “Segunda venida de Cristo” o “Parousía” y la compara a un aterrizaje de Xenu y su ejército de Markabianos que volverían a la tierra tras su destierro.

 En ese mismo escrito, habla de como prácticamente todas las religiones han sido instrumentos utilizados por este ente maligno para engañar y manipular la mente reactiva de los humanos y propiciar la esclavitud definitiva de la humanidad. Defiende que tan solo Buda intentó lograr dar la verdadera luz de libertad al hombre, y por ello una supuesta profecía de su vuelta se relaciona con la persona de Hubbard, que si bien no menciona que fuese él, da a entender que si es la reecarnación de un personaje clave en esa guerra intergaláctica. También hace alusión a como el verdadero bien es lo contrario que se menciona en los relatos Bíblicos, así los líderes de la confederación galáctica que desean los mejor y el conocimiento verdadero para los habitantes de la tierra, son colocados en la Biblia como los malos, la serpiente de Adán y Eva que quiso abrirles los ojos, la Bestia salvaje, el “príncipe de la tinieblas”, todo eso el entiende que hacen referencia realmente a los buenos, enfrentados con el Dios creador o demiurgo que actúa como esclavizador de la humanidad y que en realidad representa a las fuerzas del mal, o Xenu, en este caso la figura y persona de Cristo no sale bien parada, pues aparentemente se cuestionan sus cualidades y actitudes pacificas.

Todo esto, lo exponemos con cierta precaución, pues no ha podido ser confirmado por la pagina oficial de la cienciología, sino que proviene de ciertas fuentes afines a la cienciología, aunque rompiendo la confidencialidad de dicho material. Por sorprendente que parezca y quizás chocante, todo esto no es nuevo, sencillamente es la base de la doctrina de Marción y de algunos gnósticos del siglo II.
La manera de explicar el mal y el bien en la humanidad, que supuestamente hace Hubbard, en la que el creador de la vida en la tierra, al que Marción señaló como el Dios del antiguo testamento se corresponde al mal y que no se corresponde con el Dios de Amor que Cristo enseñó, si bien Marción separó a Cristo de ese mal.

También se acerca a los postulados melesianos cuando hablaban de que el hombre mortal, tras cierto ritual, se convierte en ser espiritual que no está sujeto a la enfermedad, ni al mal humano, ni a ninguna perturbación mental. Los bogomilos y supuestamente los cátaros por otro lado hablan de un ente celestial que colocó a ciertos espíritus encerrados en cuerpos carnales y con sus métodos se podían liberar de tal sufrimiento carnal. También existe en el gnosticismo la idea de que en el hombre existe una chispa divina que está encerrada en el cuerpo y que debe ser despertada por la contrapartida divina del yo humano, para ser finalmente reintegrado al lugar donde procede (Textos Gnósticos - Introducción - Antonio Piñero pag 37).
También entre las enseñanzas del gnosticismo hay la idea de que existen individuos iluminados que vinieron a este mundo físico para mostrar a los mortales ignorantes en su visión, lo que realmente es la realidad. Al descubrir el conocimiento secreto, esta persona llevaría a otros a la verdad y, finalmente, les ayuda a superar la trampa de esta prisión terrenal. Hubbard también hace referencia a esto cuando habla de enviados, como especie de “misioneros” de parte de la confederación galáctica para iluminar, diseminar civilización y tecnología contra el ataque reactivo de las tribus de la tierra. Parece que L. Ronald Hubbard, tuvo contactos con este sistema de creencias antiguas y simplemente dio nuevas características originales para dar con una nueva historia de los orígenes humanos.

Al parecer todas estas enseñanzas fueron dadas a conocer por Hubbard a unos pocos en 1967, y han permanecido como doctrina confidencial dentro del grado o nivel superior de la Iglesia, en concreto a los que alcanzan el nivel OT-3 en adelante. Estas ideas de una vida provenientes de otros mundos y que se refugian en la tierra es lo único nuevo que aporta Hubbard a estos postulados gnósticos. Con esto como base, podemos llegar a varias conclusiones contrapuestas. Una de ellas es que Hubbard fue influenciado por alguna fuente del nuevo gnosticismo, como la teosofía. Otra de ellas es que Hubbard mezcló intencionadamente sus escritos de ciencia ficción con la formulación doctrinal de su Iglesia, con algún fin lucrativo. Otras es que realmente se considerara un iluminado a la manera de los antiguos gnósticos o llegó a creerse sus propias imaginaciones, con lo cual de forma aparentemente racional, hace creer a otros cosas tan imaginativas como increíbles para una mente racional.

Hay algunos críticos que afirman que parte de esas teorías sobre guerras galácticas y poderes extraterrestres, ya aparecían en su escrito Excalibur, información a la que muy pocos pueden acceder, pero tales afirmaciones sobre todo si no se demuestran con pruebas documentales carecen de valor. En realidad el propósito y contenido de Excalibur es algo a lo que ni siquiera los cienciologos tiene acceso, en realidad según afirmó Hubbard, el pretendía encontrar científicamente una manera de explicar la vida y su sentido. El designio de este libro es indicar la verdadera perspectiva de la vida del hombre” afirmaba. El hecho de que Excálibur, sin embargo, no ofreciera ninguna terapia funcional para ayudar al hombre fue la razón principal de que Ronald finalmente eligiera no publicar el manuscrito. Mas puntos en comun se encuentran en la portada de Dianetica, donde aparece un volcán bajo una explosión, recordando la historia de los thetans escondidos allí.
En cualquier caso, las primeras nociones de Hubbard, no parecen apuntar a luchas galácticas ni nada de eso, sino mas bien a una terapia mental de autoayuda y de conocimiento personal, sin embargo tras introducirse en sus métodos religiosos o en su técnica doctrinal nos encontramos con una enseñanza de difícil asimilación para cualquier observador objetivo.
Mas similitudes o citas de esta guerra galáctica podemos encontrar en su libro Campo de Batalla: La Tierra; Una saga del año 3000, un best-séller que al parecer obtuvo una gran cantidad de premios internacionales, en ella se encuentran muchos de los preceptos sobre vida extraterrestre de Hubbard. También se encuentran reminiscencias de esta enseñanza en Misión Tierra un trabajo en diez tomos que es la última obra escrita por Hubbard y publicada póstumamente. Ambas tienen que ver con ciencia ficción, pero incluyen creencias y experiencias propias del autor. 

 Dificultades y controversias 

 La lucha que ha lidiado la iglesia contra algunas autoridades políticas de varios países, sobre todo en Europa, ha propiciado detenciones y muchos juicios e investigaciones. Recordemos que en Francia son considerados como un movimiento lucrativo y han sido acusados de estafa, en Bélgica son considerados como secta peligrosa y en Alemania son vigilados por el estado, como grupo manipulador, potencialmente peligroso. Esto ha sido aprovechado por los diferentes movimientos anti secta que a menudo sacan a relucir difamaciones y supuestos secretos bien guardados del movimiento. Pero también a lo largo de los años, la cienciología ha tenido que lidiar con algunos movimientos que han apostatado y formado sus propios grupos, curiosamente llevándose consigo algunos de los secretos que posteriormente la Iglesia ha tendido que desmentir o desacreditar. Destacan sobre todo los movimientos llamados Zona Libre, que son conocidos por hablar sin tapujos ni secretismos sobre los escritos de Hubbard y defienden sus enseñanzas sobre las luchas galácticas. Algunos de estos grupos surgieron a raíz de la desaparición de Hubbard en 1982, y tras no quedar claro quien debía continuar la labor de Hubbard, y tras la detención de la esposa de este y otros líderes destacados. 

Por ejemplo Bill Robertson, abandonó el movimiento y se convirtió en el promotor de la Operación Phoenix, que según él tenía el propósito propuesto por Hubbard de exteriorizar la Theta de la iglesia y ponerla en una nueva organización, así con esa enseñanza fundó el Movimiento de la Zona Libre. En octubre de 1984 Bill Robertson fundó también en Fráncfort, Alemania, la Ron´s Org. El objetivo de esta es aplicar la filosofía y la tecnología de L. Ron Hubbard y en ayudar al individuo a mejorar las condiciones de su vida y experimentar más libertad. Se dedicó a publicar una ¡ gran cantidad de materiales escritos, cintas, y vídeos, añade al fondo de tecnología que existe. Esto incluye, temas como El Sector 9 y libros de Teegeeack y una serie de conferencias y seminarios con técnicas nuevas como la telepatía y la comunicación con Ovnis. Lo cual confirma la creencia de Hobbard en esas teorías galácticas. En 1983, David Mayo, a quien Hubbard tenía como su lugarteniente dejó la iglesia y abrió el llamado Centro de Capacidad Avanzada, que fue cerrado por denuncias desde la iglesia original por vulnerar derechos de autor. Desde entonces dio origen a la "Iglesia de la Nueva Civilización."
La lucha por el control de la Iglesia en ese periodo provocó la decadencia temporal de la iglesia y el abandono de muchos de sus miembros, desorientados por esa lucha entre Robertson, Mayo y Miscavige. Al tomar el mando de la Cienciología después de la muerte de Hubbard, Miscavige tuvo que lidiar con otro desafío postulado por otros dos tenientes de Hubbard, que también se consideran sus posibles sucesores: Pat y Broeker Anne, que habían estado en la clandestinidad con Hubbard. La lucha por el poder era tan intensa en un momento que incluso los escritos finales de Hubbard sobre Cienciología, fueron venerados como sagradas escrituras, y se convirtieron en objeto de un tira y afloja entre Miscavige y Broeker Pat. Otro líder, que más tarde abandonó la iglesia en 1987, Vicki Aznaran amenazó a Broeker con usar las escrituras mas ocultos de Hubbard para iniciar su propia iglesia. Por ello muchos de los escritos guardados en la confidencialidad han salido a la luz, por medio de muchos de estos miembros escindidos.

En 1986, muere Hubbard en un momento en el que la Iglesia sufre segregaciones, divisiones, persecuciones judiciales y políticas en muchos países, sin embargo con la publicación de sus libros y las ganancias con la Iglesia pudo dejar como herencia una fortuna valorada en unos 600 millones de dólares. A menudo la lucha de la Iglesia se centra en defender los derechos de autor, para evitar filtraciones de sus enseñanzas y que la obra de Hubbbard esté al alcance de los enemigos de la Iglesia, pero mantener en secreto el contenido de información tan llamativa es como ponerle puertas al campo y todo sale a la luz se quiera o no. 

Pese a todas esas vicisitudes, en la actualidad la iglesia de la Cienciología continúa su expansión en el mundo: 8.500 iglesias, misiones y grupos; 10 millones de feligreses que hablan 54 idiomas en 165 países y más de 16.000 miembros de personal y ministros de la Iglesia localizados en todo el mundo. Presumen de ser la iglesia de mayor crecimiento en tan solo sesenta años de existencia. En realidad no es así, pues aunque divididos en miles de grupúsculos, el movimiento pentecostal ha tenido aun mayor crecimiento en ese mismo periodo que la cienciología, lo cual por otro lado, no significa en ninguno de estos casos que sea esa la clave de ser el trigo ahogado. 

Difícilmente podemos encontrar el verdadero trigo, si las verdades se ocultan bajo un secretismo tan profundo y de difícil y caro acceso. Pues para poder alcanzar a los diferentes niveles de OT, se exigen cantidades elevadas de dinero, solo alcanzables por personas de sobrada economía, por lo que es común encontrar en sus filas famosos y ricos hombres de negocios, actores, políticos y personas de cierto renombre. Dejando atrás a la gente común que tan solo aspira ser miembro simpatizante. El originador del cristianismo dijo: Recibisteis gratis, dad gratis (Mateo 10:8) No parece el camino más aconsejable dar la apariencia de negocio a una religión, ya criticamos lo mismo cuando tratamos el tema de la Ciencia cristiana y  Unity y sus terapias bajo cobro, o cuando se habló del diezmo de las iglesias mormonas, adventistas, evangelistas y pentecostales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario