Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Asociaciones Anti secta: Un negocio en declive

Visto la evolución del cristianismo del siglo XX y de los movimientos religiosos surgidos en esta época, podríamos decir que la religión vive la corrupción más destructiva y escandalosa de la historia cristiana, quizás acorde a los tiempos que se viven. Por ejemplo, hemos considerando anteriormente como muchas iglesias y movimientos religiosos se convertían en negocios encubiertos, como la ciencia Cristiana, los movimientos de sanación tipo Unity, la teosofía y sus secuelas con centros de terapia que se convierten en religión, como la Cienciología. 

Muchos de estos nuevos movimientos amparados en el cristianismo prometen curación, mejoramiento mental y físico a cambio de que los fieles gasten dinero en los métodos empleados, otras ofrecen cursillos también bajo pago. En otras ocasiones grupos pentecostales liderados por pastores de gran carisma, piden diezmos, ofrendas y dinero de forma tan descarada que ofende al verdadero sentido de la religión, a cambio ofrecen prosperidad y bendiciones divinas.

Por otro lado, en los inicios de este siglo XXI, han salido a la luz escándalos que tienen que ver con abusos cometidos por las grandes iglesias mayoritarias, sobre todo con excesos de poder cometidos por la Iglesia Católica, Anglicana y algunas protestantes en el siglo XX. Así se habla de numerosos casos abusos de menores por parte de clérigos, sacerdotes, robo de niños y negocios sucios relacionados con adopciones por parte de monjas y otros líderes religiosos. Y grandes escándalos económicos en los que diferentes órdenes católicas se han visto envueltos, filtraciones de tramas secretas en el vaticano, relaciones con la mafia, blanqueo de dinero en los bancos vaticanos.

Esos últimos escándalos salen a la luz, cuando el ataque hacia la religión se centra en la todopoderosa Iglesia católica. Sin embargo tiempo atrás, era esta y sus asociaciones en defensa de la familia las que combatían con las mismas acusaciones a grupos religiosos minoritarios, tales como los Niños de Dios, la Iglesia de la unificación, Edelweiss, Palmar de Troya, Cienciología, Hare krishna mormones, testigos de Jehová y otros.

Entre los años setenta y ochenta del siglo XX, se formaron numerosos grupos o asociaciones conocidas como Anti sectas, eran en su mayoría asociaciones auspiciadas por determinadas parroquias o asociaciones familiares de signo católico. En algunos casos algunas estas asociaciones se registraban como ONGs, para poder beneficiarse de deducciones fiscales, siendo en realidad entramados comerciales que solicitaban dinero por los servicios prestados a quienes acudían a ellos para “rescatar” de una secta a algún familiar. Otras organizaciones sin embargo, nacieron de persoans que o bien habían sido victimas o habían tenido familiares en alguna de las llamadas sectas peligrosas y no pretendían convertirse en negocios, sino en agencias de ayuda sin ánimo de lucro. Sobre todo tuvieron auge a raíz de la catastrofica tragedia de Jamestown, con la secta del Pueblo del reverendo Jim Jones en 1978.



El Templo del pueblo, liderado por Jim Jones un grupo religioso que evolucionó adquiriendo tintes comunistas y cuyo experimento resultó en una matanza o suicidio colectivo que realzó la proliferación de asociaciones anti sectas------------------------------->  





Sin embargo pronto en EEUU, algunas de estas asociaciones empezaron a utilizar métodos que rayaban lo delictivo para efectuar supuestas desprogramaciones de miembros, que en algunos casos llegaron a causar más daño emocional y mental a los que supuestamente querían rescatar de lo que ellos catalogaban como secta peligrosa. Los primeros movimientos Anti sectas comenzaron sus actividades en las décadas de 1960 y 1970, luchando contra los Niños de Dios, un grupo surgido en 1968 liderado por el pastor evangélico David Berg, conocido como Moisés David o Padre Mo, al que se atribuyen numerosos abusos sexuales a jóvenes y mujeres miembros a los que animaba al amor libre. Más tarde se centraron en tres principales frentes: la Iglesia de la Unificación de Sun Myung Moon, de la que hablaremos más adelante, la Iglesia de la Cienciología y los Hare Krishna.

Pero pronto se fueron afiliando a ellos muchos ex-miembros de diferentes grupos religiosos minoritarios, tales como mormones, testigos de Jehová o adventistas y se hicieron expertos en luchar contra casi cualquier movimiento religioso alternativo. Las acusaciones que se vertían de forma generalizada contra casi todo movimiento religioso moderno, nombre atribuido también a toda confesión no asimilada en el contexto de religión tradicional o de arraigo. De esta manera aparecen las definiciones de lo que ellos consideran secta peligrosa: Algunas de las características comunes a muchos de estos grupos destructivos son, en primer lugar, el ser, en su interior, estructuras férreamente jerarquizadas, con un gurú o líder. Sin embargo tienen una cara exterior amable, acogedora, atrayente para un joven desorientado y con problemas. Practican el "lavado de cerebro", un delito contra la libertad de las personas muy difícil de tipificar. Explotan a sus adeptos hasta la inanición, con poca comida y muchos actos colectivos en los que se imparte la doctrina del grupo. Algunos de ellos practican la promiscuidad sexual; en otros el líder "regala" a las adeptas con la posibilidad de mantener relaciones sexuales con ellas; en otros, se usa el sexo como gancho para captar nuevos seguidores; y otros, los más extendidos y poderosos, tienen constituidas ya multinacionales que comercian con los objetos que hacen comprar a los seguidores. Lo más preocupante es que se han dado muchos casos de jóvenes, menores de edad, que han sido captados por estos grupos y han desaparecido para siempre de sus familias. (Medios de Comunicación y sectas, Zenit)

En algunos países europeos, sobre todo los más católicos, Francia, España e Italia, se utilizó esa definición hacia todos los movimientos que no fueran católicos. Y bajo esa premisa se intentaba probar que tal o cual grupo practicaba esos desmanes. De esa manera los medios de comunicación se hacían eco de noticias, en la mayoría de los casos de dificil demostración sobre supuestos abusos sexuales, comercios dudosos y lavados de cerebro, inducción a suicidios, etc.  En otros casos se llegaba a la manipulación de la noticia, cuando surgía un escándalo relacionado con alguna secta misteriosa, satánica o de rituales excesivos, se aprovechaba para envolever a todos los demás grupos minoritarios, por muy pacificos y equilibrados que estos fueran, teniendo efectos devastadores en la opinion pública y haciendo que la gente temerosa acudiera en busca de la ayuda de los anti secta. Sin embargo después, como reconocen muchos de los primeros desprogramadores, los métodos empleados por ellos no distan mucho de ser métodos de coacción y presiones brutales, que causan angustia, depresión y en algunos casos provocan el suicidio del secuestrado, si bien estos casos extremos son reportados como suicidios inducidos por la secta.

El sociólogo Eileen Barker escribió al respecto: A pesar de desprogramación se ha vuelto menos violento en el transcurso del tiempo ... Los numerosos testimonios de quienes fueron sometidos a una desprogramación, describen la forma en que fueron amenazados con una pistola, los golpearon, el sueño y la comida se les niega y / o son asaltados sexualmente. Sin embargo, no se tiene que depender del testimonio de las víctimas de las historias de la violencia: Ted Patrick , uno de los más notorios desprogramadores utilizado por los GAC (que ha pasado varios períodos en la cárcel por sus hazañas) abiertamente se jacta de parte de la violencia que empleó; En noviembre de 1987, Cyril Vosper , un miembro del Comité británico sobre  conciencia de culto, pertenciente al grupo, FERIA , fue condenado en Múnich por "causar daños corporales" en el curso de uno de sus muchos intentos de desprogramación, y una serie de situaciones similares están en el registro de miembros prominentes de los GAC en otros lugares. (La observación de la violencia)

En la lucha contra los movimientos religiosos modernos se empezaron a utilizar métodos que luego se han demostrado poco efectivos e incluso dañino. Todas las armas parecían validas con tal de sacar al miembro en cuestión del “peligro”. En ese contexto surgió una clase de expertos, los llamados “desprogramadores”. Supuestamente para eliminar los efectos de programación coercitiva a que se supone eran sometidos los miembros de cualesquier religión minoritaria, a las que se tildó peyorativamente de sectas destructivas. Esa denominación surgió por la idea que estos grupos fomentaban la destrucción de la voluntad individual, se les acusaba de romper lazos familiares, dividiendo familias y amistades y programando la mente de los miembros para manipularlos al antojo del líder, haciendo que estos entregasen todo su dinero y posesiones y ofreciéndose a los servicios del movimiento a tiempo completo.

Estos expertos ofrecían a los preocupados padres o amigos del adherente una salida para que estos abandonaran el grupo, sometiendo entonces a sus hijos a un "lavado de cerebro" para eliminar todos los efectos de la programación sectaria. ¿En qué consistían los métodos de desprogramación? En algunos casos, estos expertos, se reunían con el adepto y trataban de implantar dudas en sus creencias, reuniéndolos con antiguos “miembros liberados”, enfrentándolos a cuestiones para las que no estaban programados a responder. Pero en casos extremos llegaban a secuestrar al joven y encerrarlo algunos días o algunas semanas en la habitación de un hotel o de una casa privada, y bombardearlo con presiones físicas y psíquicas hasta conseguir que este renegase de su adhesión o se volviera loco. En algunos lamentables casos dejaron secuelas psicológias en los secuestrados debido a la intensa presión a la que eran sometidos las víctimas, de esa manera conseguían lo que supuestamente intentaban evitar, un final desastroso para el adherente.

Algunos de estos supuestos expertos, no eran de ninguna manera psiquiatras, o médicos especialistas en salud mental, ni sociólogos, sencillamente se trataba en  de ex-miembros desengañados o con fuertes rencores hacia sus  anteriores compañeros. Algunos hasta habían sido expulsados de sus respectivas congregaciones o iglesias y no había habido nada de una heroíca salida, como ellos describían. Ahora se convertían en luchadores fanáticos contra estos, mintiendo e inventándose historias increíbles sobre su lucha contra la presión y las amenazas al querer abandonar la secta. Presumiendo de haber logrado vencer la adhesión como si de una adicción se tratara. Algunos psiquiatras adheridos a estas asociaciones elaboraron la teoría de la "manipulación mental", en la que hablan a menudo del llamado "lavado de cerebro" efectuado por grupos religiosos de estricta disciplina, para poder manipular y asegurar la entrega del discípulo sin tener dudas y hacer lo que sea por la obediencia ciega al líder. Con esta premisa se impulsó la idea de que los únicos métodos de curación de algunas personas debían incluir la desprogramación.

La actividad de estos psiquiatras, de los practicantes de la desprogramación y sus asociaciones afines, sufrió un primer revés, cuando en mayo de 1987, tras un minucioso estudio, la American Psychological Association, la asociación profesional más autorizada del mundo en el campo de la psicología y de la psiquiatría, concluyó que la teoría de la manipulación mental o del "lavado de cerebro" aplicada a movimientos religiosos "no era científica" y carecía de fundamento hablar de métodos de programación y desprogramación mental.

Si bien al principio eran las iglesias mayoritarias, católica, Anglicana, Ortodoxa, las que apoyaron y organizaron este tipo de asociaciones, más tarde de estos grupos iniciales surgieron asociaciones anti sectas laicas, que poco a poco se han ido transformando hasta convertirse en grupos ateos dedicados a denunciar a toda asociación religiosa, incluyendo a las iglesias mayoritarias. Destacan en América: CAN (Cult Awareness Network: Red de alerta contra las sectas) y AFF (American Family Foundation: Fundación americana para la familia), principalmente estas han apoyado con ayudas diversas el nacimiento de organizaciones semejantes en numerosos países de todo el mundo. Desde entonces los métodos de desprogramadores se extendieron desde Estados Unidos, con la CAN a la cabeza, hasta los países donde cuentan con organismos asociados o financiados por el Movimiento Anti sectas americano, y en especial en Francia, donde funciona la ADFI. En España, surgió el llamado grupo Pro-juventud, mas tarde AIS, quienes ya en 1984 imitando los métodos de CAN, secuestraban a jóvenes adeptos, para desprogramarlos, lo cual los ha llevado a dificultades con la justicia, y han sufrido varios reveses judiciales, por las denuncias de los afectados.

Dentro del campo de los llamados desprogramadores hubo algunos cuyos intereses iban más allá del social. Se sabe que en algunas sesiones frente a un adepto secuestrado para su desprogramación se le obligaba a cometer faltas que en su ideología religiosa correspondía a un pecado grave, como si de un delito se tratase, así se obligaba a practicar o ver sexo explicito, se forzaba a comer carne a vegetarianos, ver pornografía, o cualesquier otro asunto que significara que el adepto pecara, para así hacerle ver que podía romper las normas sin tenerse que sentir culpable. Pero como reconoció Pepe Rodríguez, un periodista convertido en uno de los mayores expertos en sectas de España que decía: "El problema de la desprogramación es complejo. Yo he estado presente en muchas de esas sesiones de desprogramación y obviamente se cometía un delito, un delito de secuestro. El adepto era conducido a una casa aislada, normalmente una casa en el campo, y allí se le mantenía contra su voluntad. Evidentemente eso era un delito de secuestro. (El problema de los desprogramadores sectarios. Manuel Carballal)

En España un conocido psicólogo y parapsicólogo, miembro de la Comisión Parlamentaria para el estudio de las Sectas, y supuesto experto en desprogramación, José Luis Jordán Peña, resultó estar envuelto en un fraude confesado por él mismo en una investigación sobre ovnis, posteriormente también fue acusado de estar detrás de grupos y prácticas abusivas, en sus supuestas prácticas en la parapsicología con connotaciones esotéricas. Curiosamente Jordán Peña no ha sido el único psicólogo o terapeuta acusado de abusos sexuales y psicológicos en el mundo de las sectas.

En EEUU, se habla de denuncias por parte de miembros de grupos religiosos a los que se ha intentado desprogramar y en los que se han cometido abusos sexuales, uso de violencia, amenazas y otras cosas, por parte de los expertos desprogramadores. Hay casos constatados de maridos maltratadores que fueron defendidos por las asociaciones anti secta a las que habían acudido porque sus esposas se habían hecho testigos de Jehová o de otra confesión. Ahora estos mismos maltratadores salían en programas de televisión como víctimas, mientras las sufridas esposas padecían vejaciones, violencia domestica y encima la mala prensa de pertenecer a un grupo religioso al que los expertos calificaban de secta.

En otros casos, algunos padres bienintencionados gastaban fortunas para “sacar” del peligro a un adepto religioso al que se demostró después que nadie jamás había pedido dinero, ni sufría ninguna explotación. Aquel joven tenía su trabajo, su novia, vivía tranquilo sin hacer ningún daño, ni recibir ninguna presión, simplemente había cometido el delito de pertenecer o “ser captado”, por un grupo religioso que avergonzaba a sus padres, ante la opinión de su entorno social. De nada sirvió el dinero gastado por aquellos padres, pues no lograron sacar a su hijo de aquel grupo religioso. El movimiento anti secta se convirtió en un negocio muy lucrativo y con buenas perspectivas.

El caso de un joven taxista conocido por el autor de este artículo, ilustra la manera, como mínimo de abuso comercial en los métodos de estas asociaciones. Sucedió en España, se trata de la experiencia de cierto simpatizante de otro grupo religioso muy activo. El joven para informarse de donde iba a meterse, optó por visitar una de estas asociaciones, (AIS), tras leer un anuncio en un libro sobre sectas. Según leyó en los folletos de publicidad del centro AIS era una entidad sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública. El joven en cuestión se trasladó desde su lugar de residencia a más de mil kilómetros hasta el lugar donde la asociación tenía su oficina. Allí se le concedió una cita, en la que por supuesto le cobraron una suma superior a la de cualquier cita médica o de psicólogo, le ofrecieron además algún libro escrito por un antiguo miembro de esa religión y tuvo una entrevista con algunos ex-miembros. Cuando el intentó que le explicaran que tenía de peligroso el movimiento, le respondieron que tenían manejos económicos, pues esa religión manejaba empresas secretas.

Al preguntar cuáles eran esas supuestas empresas que manejaban, ellos respondieron que no sabían cuales eran porque eran secretas.

¿Y cómo saben entonces que existen esas empresas secretas? -preguntó de nuevo el joven-
 -Lo intuimos, respondieron.

A día de hoy, aquel hombre todavía no sabe nada sobre cuál era el peligro de aquel movimiento religioso, salvo que fuera, sacarle de la Iglesia católica a la que pertenecía. Y por supuesto nada conoce sobre esas “supuestas empresas secretas”, pues jamás le han pedido dinero ya que ese grupo religioso está en contra el diezmo. Pero no olvida el dinero que si perdió al buscar el asesoramiento de esa supuesta ONG, que además de esos honorarios, recibía los beneficios fiscales y subvenciones del estado.

Otro notable caso fue la demanda dirigida contra CAN. El demandante es un joven que pertenecía a un grupo pentecostal. Su madre acudió a la CAN, que la remitió a un "desprogramador" o especialista en tratar a adeptos a sectas. El que se ocupó de ese joven lo secuestró y lo tuvo cinco días sometido por la fuerza al tratamiento hasta que se le escapó. Después denunció el caso y el juez dictaminó que la asociación debía pagar más de un millón de dólares por aquel ataque contra la voluntad de una persona considerada normal y centrada.

Los movimientos anti-sectas tuvieron un gran auge en la década de los noventa en Europa y Japón, donde los episodios relacionados con el suicidio-homicidio de la Orden del Templo Solar, en 1994 y 1995, y el atentado con gas nervioso en el metro de Tokio, del que es acusado un grupo de dirigentes del movimiento religioso Aum Shinri-kyo, en 1995, jugaron un papel parecido al que tuvo en los Estados Unidos la tragedia de Jamestown en 1978.

El 10 de enero de 1996 una comisión parlamentaria francesa publicó un informe sobre sectas en Francia que retoma y difunde todas las tesis típicas de los movimientos anti-sectas con un listado de ciento setenta y dos movimientos a los que incluyen en esa definición. La base para la inclusión se amparaba en por lo menos diez criterios cuantitativos y cuestionables entre los que destaca la "desestabilización mental", otra definición poco probada y una reinterpretación de  la vieja teoría del lavado de cerebro. Algo parecido se quiso hacer en España, sobre todo por parte de la diputada Pilar Salarrullana, quien durante mucho tiempo fue la principal promotora del “Grupo de Trabajo sobre Sectas” de la Comisión Interministerial y la “Comisión de estudio de la situación de las sectas religiosas en España”. Pero la realidad es que muchas de sus propuestas no prosperaron porque en ellas había acusaciones sin fundamento y bajo la misma base que en Francia. Al leer los libros de algunos de estos expertos en sectas, como ellos gustaban llamarse, como el caso de la citada diputada, se encuentran muchos de los prejuicios y tópicos que tanto gusta al lector encontrar. Entre otros se deslizan acusaciones como estas: que le quitan el dinero al adepto, lo separan de la familia, enemistándolo con su pasado, anulación del pensamiento individual, entrega sexual de las mujeres y un sinfín de tópicos que quizás se pudieran aplicar si acaso a algún grupúsculo liderado por algún pastor o líder aprovechado, pero el problema es que en ese mismo saco meten a todos los movimientos religiosos minoritarios, tan solo por el hecho de estar enfrentados a las iglesias tradicionales establecidas.

Por otro lado, CAN, ADFI y de las demás asociaciones, tuvieron la desaprobación de los expertos y científicos cualificados, lo cual provocó un revuelo, pues muchas victimas de sus metosde desprogramacion empezaron a denunciar los abusos. La iglesia tuvo que rectificar y rechazó el sistema de desprogramación, retirando el apoyo económico y moral a algunos de estos centros. Entonces las asociaciones se hicieron más laicas y surgió la paradoja que los católicos tuvieron que tomar de su propia medicina. Porque algunas de estas asociaciones se dieron cuenta que ciertas órdenes católicas, (Palmar de Troya, Opus Dei, etc.) funcionaban de forma similar a las llamadas sectas peligrosas que perseguían. Así fue que se presentaron denuncias contra el Opus Dei como "secta", incluso algunos sacerdotes católicos, como el dominico Kent Burtner, de San Francisco, y L'abbé Jacques Trouslard, antiguo vicario general de la diócesis de Soissons y uno de los más activos miembros de la ADFI lo hicieron. En los Estados Unidos participó en las actividades del CAN, James McGuire, director del Newman Center, un centro estudiantil católico de la Universidad de Pennsylvania. McGuire, que afirma compartir las preocupaciones de muchos otros observadores sobre las características secretas del Opus Dei", se opuso a las actividades de "proselitismo" del Opus Dei y de "otros grupos evangélicos". Aquello los enfrentaba contra la iglesia y frente al mismísimo papa que rechazaba el uso de la coacción y la desprogramación.

 En Francia en los últimos tiempos surgió FECRIS, una asociación supuestamente creada para prevenir contra los grupos fundamentalistas, pero se dedican a intentar influir en los gobiernos como grupo de presión para promover la prohibición de muchos movimientos que en otros países se consideran religiones sin más, todo esto se puede considerar clave en el incremento de la intolerancia religiosa en Europa. Los parlamentos de Francia, Alemania y Bélgica llegaron a establecer “Comisiones de Sectas” para investigar cultos “peligrosos”. En Bélgica, la Comisión de Sectas produjo una lista de 172 cultos peligrosos, donde incluyeron grupos religiosos que llevan años de tradición en numerosos países del mundo, tales como mormones, bautistas, rosacruces, testigos de Jehová, adventistas, pentecostales, evangélicos, carismáticos católicos y protestantes.
Todo esto ha llevado a muchos movimientos anti secta a convertirse en movimientos anti religión, pues han descubierto que la supuesta libertad de pensamiento, acción y decisión que buscan, choca contra la propia idea de la religión, que busca la disciplina, la regulación, la limpieza moral, la negación individual para entregarse de toda alma a Dios, esa es sin duda la idea que todas las religiones asumen, una unión y dependencia simbólica que no necesariamente anula al individuo de ser lo que es, pero que choca contra el laicismo extremo.

Pero pese al avance del laicismo no parece que estas asociaciones lleguen a lograr sus objetivos, pues los tribunales europeos de derechos humanos han parado el ataque. También el Consejo de Europa ha emitió varias mociones relacionadas con la investigación de la discriminación religiosa en Francia que fueron firmadas por muchos miembros prominentes del Consejo de Europa. En estas discreparon sobre el tratamiento dado a numerosas minorías religiosas incluidas injustamente en la famosa lista, según afirman, simplemente debido a su creencia religiosa y no por el perfil de una verdadera secta peligrosa, el documento 8860 dice entre otras cosas: “La palabra ‘secta’ ha tomado una connotación extremadamente peyorativa. Ante los ojos del público, estigmatiza movimientos cuyas actividades son peligrosas para sus miembros o para la sociedad. Hoy, esta palabra contiene a docenas, quizá cientos, de grupos pequeños o grandes, con diversas creencias y observancias, que no son necesariamente peligrosas ni perjudiciales para la libertad” (DOC 8860-CE).

Otro varapalo que sufrieron los movimientos anti secta, fue cuando jueces imparciales declaraban sin fundamento las acusaciones y las querellas se volvían en contra de los acusadores. Fue entonces cuando muchos desprogramadores abandonaron y las propuestas políticas de las diferentes comisiones de los partidos pro católicos fueron desestimadas y no llegaron a ningún lado. Los tiempos en que los inquisidores podían acusar de herejía, de brujería, de maniqueísmo o de gnóstico a cualquier movimiento opuesto a la iglesia, habían terminado y las leyes, sin la presión que los grandes poderes religiosos ejercen, se dirigió más bien a favor de la defensa de las minorías. Salvo, por supuesto en los países donde las dictaduras religiosas mandan, como sucede en la mayoría de los países islámicos o algunas antiguas republicas soviéticas donde la iglesia ortodoxa ahora controla las decisones gubernamentales y judiciales.

En cualquier caso, la realidad es que como dijo cierto experto, no es necesario imponer leyes específicas contra las sectas peligrosas, pues en lo que pueden ser peligrosas ya existen las leyes. Si un grupo religioso capta fondos ilegales para crear entramados comerciales, hay mecanismos para descubirlos, tal como sucede en los ámitos empresariales y politicos, todo por secreto que esté, al final sale a la luz. Al igual que si hay uso de violencia, coacciones o maltrato psícológico, los familiares o los afectados pueden acudir a las autoridades competentes para denunciarlo.
Por otro lado, en algunos paises el desamparo, el asilamiento individual y la desfragmentación familiar se han convertido en casi una normalidad y ya no preocupa tanto lo que cada persona haga con su vida, la religión que escoja, donde se meta o lo que decida hacer con su dinero o su vida. Por ello, pocos padres acuden a estas asociaciones, pues que sus hijos ingresen en un movimiento religioso, politico, social o filosófico, se consideraría un mal menor.

Por eso hoy día, en este contexto, algunas de estas asociaciones anti secta, han evolucionado para sobrevivir y sencillamente operan como informadores y asesores, evitan utilizar el uso de la fuerza, el secuestro o la desprogramación.  Aunque continúan captando para sus fines y contratando como expertos, a ex-miembros de diferentes grupos minoritarios, ya sean, ex-Hare Krishna, Ex-cienciologos, ex-mormones, ex-testigos de Jehová, incluso ex-miembros del Opus Dei católico y de cualquier ex-miembro de cualesquier grupo religioso, que ellos consideran de fuerte adhesión. Cobran por sus consultas y venden libros supuestamente escritos por expertos, libros que por otro lado, solo están llenos de crítica negativa y de dudosas experiencias, expresadas de forma que hacen crecer los prejuicios de los enemigos del movimiento en cuestión, pero carecen de verificación real y de objetividad.

Últimamente debido a un conocimiento e información más completo por parte de la población, también gracias a la mayor libertad de expresión, pensamiento, adhesión y religión, libertad por supuesto más desarrollada en los países occidentales, esas asociaciones anti secta han caído en crisis, salvo como ya hemos mencionado en los países de la antigua URSS, donde la iglesia Ortodoxa aglutina a diversas asociaciones casi mafiosas dedicadas a la lucha frente a las minorías religiosas. Pepe Rodríguez, quien aún continúa luchando contra los movimientos religiosas alternativos dirige actualmente un equipo de psicólogos y terapeutas destinado a ayudar a ex-adeptos a sectas y a sus familias, pero tanto él como su equipo rechaza ya el término "desprogramador" y prefiere usar el término terapeuta, obligado a abandonar los métodos ilícitos empleados por él anteriormente. Por otro lado su lucha ahora se centra en la religión en sí, escribiendo libros contra la Biblia, la Iglesia católica y todo movimiento religioso o creencia, por supuesto utilizando en ocasiones tergiversaciones, exageraciones sensacionalismos, incluso documentos de falsa procedencia para probar sus argumentos, restando credibilidad a sus escritos.

Lo mismo se puede decir de Cesar Vidal, un historiador que en su momento se unió a la moda de los anti secta y escribió numerosos libros sobre el tema de sectas, pero cargados de errores de investigación, acusaciones sin fundamento, falsos testigos y una gran animadversión hacia todo lo que se aleje de sus conservadores preceptos religiosos. En otros países, algunas asociaciones de este tipo han desaparecido por falta de apoyos, algunas como AIS, han ido evolucionando dedicándose a la atención de diferentes adicciones, CAN, se encuentra en graves dificultades por las numerosas derrotas judiciales y el pago de grandes sumas de dinero a las víctimas de sus métodos.

En octubre de 1994, una de las más feroces luchadoras contra los grupos religiosos modernos en España, Pilar Salarrullana, de un partido pro católico, declaró: "Durante ocho años dediqué gran parte de mi actividad política [...] a estudiar los problemas que, para la sociedad, se derivaban de la actuación de las sectas destructivas y a ayudar a cuantas personas sufrían por esta causa [...]. Con pena, casi con remordimiento, hace año y medio [...] tiré la toalla. El motivo no fueron ni las amenazas, ni el miedo [...] Hubo dos causas: la cantidad de dinero que me ha costado defenderme de las querellas, [...] y, sobre todo, la sensación de soledad e impotencia, (Diario El País (4 de julio de 2009). Eso es indicativo de muchos de los movimientos Anti secta y de desprogramadores que acabaron sus días arruinados, incluso en la cárcel por utilizar medios más destructivos que las propias sectas destructivas a las que querían combatir, y sobre todo, como era el caso de la anteriormente citada por fundar su lucha en prejuicios religiosos provenientes de su propia convicción ideológica.

Lo que sí es verdad es que la razón por la que surgieron estas asociaciones anti secta, fue la proteger a la sociedad contra el extremismo religioso que se vivió en las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX, cuando a raíz de la revolución social, el boom del hipismo y el auge del orientalismo, se salpicó a numerosos grupos religiosos occidentales e hizo surgir elementos que intentaron aprovecharse de la curiosidad occidental por una filosofía de vida diferente ofrecida por el budismo, el hinduismo, el lamaísmo y el zoroastrismo oriental.

Esto produjo experimentos religiosos, que en algunos casos aprovecharon personajes sin escrúpulos para engañar a muchas personas deseosas de encontrar una espiritualidad perdida y la búsqueda ansiosa de darle un sentido a sus vidas. Algunos de estos movimientos no encajan en este estudio por ser netamente hinduistas o budistas, sin más mezcla o simplemente filosofías de signo esotérico, al más puro estilo de sus países de origen, pero resultando chocante en una sociedad tan alejada, la occidental. Pero otros mezclaron conceptos cristianos con ideología oriental y fruto de estos surgieron movimientos en los que los miembros practicaban una religiosidad muy particular pero también mal vista por la sociedad establecida, que en las últimas décadas han relegado a la religión a un simple folklore o de asistencia pasiva de fin de semana y no entienden una práctica de la religiosidad más combativa o activa como la que efectúan miembros de otros movimientos más nuevos.

Lamentablemente también surgieron extremismos que han llevado a que el mundo vea a todo grupo minoritario con cierto recelo. De algunos de estos ya hemos hablado, (vease Hare Krishna, Teosofía, Ciencilogía, Nueva Acrópolis), a algunos de estos solo se puede acusar de negocios encubiertos como mucho. De otras vistas como más peligrosas trataremos a continuación. Pero se demostrará en algunos casos que realmente algunos de estos movimientos religiosos al final tienen poco de peligrosos, aunque si sufren de mucha incomprensión, otros sencillamente han pasado de ser peligrosos a muy minoritarias o a pasar desapercibidas casi por completo, debido a que sus enseñanzas y métodos han ido evolucionando hacia una asimilación del sistema. Sin embargo no vamos a negar que en años recientes si han existido y aún existen grupos tenebrosos y religiones que si han demostrado ser seriamente destructivas, algunos han llevado a sus miembros a sufrir violaciones, perdidas de libertad, incluso han protagonizado suicidios en masa.

Veremos sin embargo que curiosamente los movimientos malditos y más peligrosos han salido de iglesias teóricamente respetables y establecidas. Tomemos como ejemplo a IFSUD, acusados de explotación sexual y poligamia, provenientes de una rama de los Mormones; el Templo del pueblo, una de tantas ramificaciones de la iglesia pentecostal; Niños de Dios, surgida de una iluminación de un pastor evangelista; Davidianos, famosos por la matanza de Waco, fue un grupo disidente de los adventistas del séptimo día; Edelweiss, Tres sagrados corazones y Palmar de Troya, que fueron en principio ordenes católicas, al igual que la Orden del Templo Solar.

Esta es la gran paradoja de este tema, que los movimientos más peligrosos han sido protagonizados por ramas de iglesias tradicionalmente establecidas y respetadas, y en algunos casos veremos cómo los lideres de estos movimientos tan llamativos y escandalosos fueron apoyados en sus inicios por grandes personalidades. Pero lo de mezclar estos grupos con todo movimiento religioso alternativo que tan solo busca la luz entre la oscura maleza es parte de la estrategia de ocultación del camino.

6 comentarios:

  1. Con todos estos datos, uno al final se pregunta cuál es la secta peligrosa.

    Una aclaración: César Vidal no es católico, sino evangélico. Aunque los medios en que trabaja y el círculo de amistades conque se reúne finalmente hagan pensar que se trata de un católico ferviente, más allá de sus críticas a la iglesia romana.

    Por último, decir que no me sorprende que sicólogos y siquiatras formen parte de estas montoneras de "desprogramadores". Se trata de una seudociencia sumamente dañina que utiliza las prácticas descritas aquí mucho antes que lo hicieran los grupos anti secta: secuestro, confinamiento por tiempo indefinido sin juicio previo ni mucho menos derecho a defensa, aplicación de torturas eléctricas e inoculación forzada de drogas y fármacos cuyo objetivo es destruir la personalidad de la víctima. Y lo hacen arguyendo que se trata de sanar una supuesta enfermedad, siendo que la única patología de las personas que caen en sus redes es pensar distinto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias sr. Galo Gomez por el comentario y por la puntualización sobre César Vidal. Efectivamente no es católico, aunque según mi investigación tampoco de una iglesia evanglica moderna, al parecer en alguna entrevista ha afirma que es luterano, en cualquier caso he cambiado la expresión por una mas acorde.
    Por otro lado, no he logrado encontrar testimonios fehacientes sobre torturas especificas como las que menciona en los secuestros de los desprogramadores, si muchos rumores al respecto, por ello no quise ser tan especifico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. 2013, En verdad, quiero dejar mi testimonio, ya que nosotros hemos sido parte de una estafa o "secuestro mental" una especie de maltrato psicológico viéndolo desde mi punto de vista de victima. La terapia, que antes se le llamo de "desprogramación" que a estas alturas nada tiene que ver con la de antaño, la actual es importante para personas como nosotros.
    El pos traumático ayuda a salir de tantos años de sometimiento. Ya que es tal la impotencia, la angustia y el dolor que he pasado en silencio, que no se lo deseo a nadie. Esta especie humana de depredadores son solo mendigos de compra y venta sutil y no maestros verdaderos(hombres buenos, sabios y elevados espiritualmente)como: Jesús, Buda, Moisés, Abraham,krishnamurti, Sai Baba o Su Santidad el Dlai Lama entre otros tantos. Ese tipo de estafador es mas "inteligente" ya que se puede camelear hasta al mas pintado. Con una conducta al principio parca, estudia todo y luego con su conocimiento ya todo lo demás es premeditado y cada vez mas manipulado. Hasta que luego de tener de ti lo que esperaba te lleva como quiere a la sumisión, después empiezan las ordenes para prender la mecha por tu propia mano, y a las que luego se desentenderá, sin miramientos y tu no replicaras por el gran respeto que le tienes. Si el te traicionara tarde o temprano, empezara a poner conchas de mango para probarte, hasta podrá hecho el pendejo tirarte una de sexo indirectamente para ver si lo agarras, puesto que le dará la vuelta a todo y nadie te creerá( y en ningún momento llegados a este punto mediara, ni tratara de llevar la paz, la armonía y la unión, sino todo lo contrario), para poder así denigrarte hasta el colapso mientras tu pareja calla, por todo y en cada momento que este le de la gana de vejarte como ser humano. Tanto así que entre ambos te atacaran, y si no se esta con la madurez suficiente es posible que la persona pueda hasta llegar a enloquecer o suicidarse como mínimo ya que si el depredador actúa solo es mas peligroso; Ya que va por las parejas que puede llegar a destruirlas, solo para sacar una mayor tajada. Como algo que dijo Radha Suami: el ladrón entra a la casa vacía, el atracador entra lo este o no(y hasta puede matar por el botín) y el estafador: se hace tu amigo, entra a tu casa y roba tu corazón. (y yo le agrego) hasta casi definitivamente llegar a robarte el espíritu, tu alma. Y este e capaz además de hacer lo que los otros dos el solo, con tal sangre fría que es enfermizo observar tanto egoísmo y maldad, en una sola persona, no mas por interés y "beneficio" de si mismo. Espero haber ayudado alertándoles para que este infierno no lo llegue a pasar mas nadie. Gracias, suerte y REZEN POR QUE SE SALVE NUESTRO MATRIMONIO. Y ESTEN ATENTOS ANTE TANTOS FARSANTES Y TANTO REVAÑO SEDIENTO DE FALSA ELOCUENCIA.
    LA VERDAD NOS HACE LIBRES, Y ESTA DENTRO DE UNO MISMO.PH

    ResponderEliminar
  4. Para este(a) anonimo, solo si lo desea, sería tan amable de poner con toda la discreción ¿A que grupo religioso hace referencia? Eso quizás si alerte y ayude a otros. Gracias

    ResponderEliminar
  5. >> La Corte de Apelación de EUA, en 1981 decidió: "La Conciencia de Krishna es una rama creciente de la antigua y diversa tradición hindú... Esto lo confirma su longevidad histórica y su consistencia teológica." – USA Caurt of Appeals, 1981-650 F. Ed. 430

    >> La Dra. Diana Eck, de la Universidad de Harvard, escribe: “Hay quienes han tildado al Movimiento Hare Krishna de secta, esto es un triste testimonio del aislamiento cultural." – Cfr. Eck, Diana. Krishna Consciousness in Historical Perspectiva en Back to Godhead 14, 1979

    ResponderEliminar
  6. Por desgracia estos grupos supuestamente anti-sectas son lobos con piel de oveja. Supuestamente laicos pero detrás financiado por el Vaticano. Y escondidos bajos leyes de EEUU (google) pueden usar diferentes pseudónimos a través de redes sociales y foros y difamar grupos religiosos minoritarios, burlándose, faltando al honor de las personas, con mentiras y manipulaciones que no se pueden confrontar ni defender. El Vaticano es casi siempre quien está detrás de todas estas persecuciones mediáticas, y son los que tienen poder económico y político para hacerlo. Es terrible.
    Gracias por el artículo. Muy interesante.

    ResponderEliminar