Obra protegida por derechos de autor

Obra protegida por derechos de autor.
ISBN OC : 978-84-9981-705-7
Depósito legal: M-20243-2011

Curioso origen del día de San Jorge






Una curiosa coincidencia es la peculiar celebración del día 23 de Abril como día de San Jorge (Sant Jordi) en gran parte de España y a nivel internacional el día dle libro. ¿Pero que relación guarda la leyenda de un martir convertido en heroe matador de dragones con los libros y las rosas?

            En primer lugar diremos que  esta es una tradición poco religiosa por cierto, por lo menos en la actualidad, pero con fundamentos mitológicos medievales. El que se le asigne a San Jorge, tiene cierta base en la historia, pero muy envuelta en leyendas. Por eso para encontrar la fuente de esta curiosa y forzosa coincidencia debemos remontarnos a diferentes épocas y circunstancias.

            En primer lugar diremos que el mencionado San Jorge, era un hombre que era o procedía de una familia de Capadocia. Se trataba de un mártir cristiano de aquella región del Asia menor (actual Turquía), quien fue martirizado en el año 303 EC por uno de los más implacables enemigos del cristianimo, el emperador Diocleciano. Apareciendo su nombre en el libro “De la gloria de los Mártires” de Gregorio de Tours, así como en otra lista de mártires que los cristianos de los primeros siglos solían guardar. En estos relatos se describían los sufrimientos y torturas de este cristiano de la siguiente manera: Recibió azotes, garfios de hierro que le arrancaban la carne, baños de cal viva, introducción en un tonel lleno de agudos clavos. éste sufrió todo sin emitir una sola queja. Luego el emperador pronunció la sentencia final, fue atado a un caballo y arrastrado así por las calles de la ciudad. Después fue decapitado. Su cuerpo se trasladó más tarde a Lydda,...(Liber in gloria martyrum - Gregorio de Tours)

            Posteriomente se habla de ciertos escritos en los que se alude al martir cristiano martirizado por la figura de un dragón, que representaba al cruel emperador. Pero en años posteriores este libro fue desaconsejado a los cristianos por un papa llamado Gelasio, pues consideraba que el imperio ya no era un enemigo y aquello podía despertar viejos rencores, o simplemente la iglesia ostentaba el beneplácio de los emperadores y no veía razón para mantener viva la tradición de leer la hazañas de los martirizados por Roma. De esa manera aquella historia pasó casi al olvido, salvo el reconocimiento a la persona de Jorge, que a partir del siglo IX, como sucediera con otros personajes de los primeros siglos fueron declarados santos y se les erigieron monumentos e imagenes en los templos.

            Luego llegó la Edad Media, este período que siempre se cataloga como un tiempo sombrío, lleno de temor, ignorancia y superstición, vino a dar un giro mitologico al relato de Jorge de Capadocia y a mezclar su historia con la de otro heroe sacado de la Biblia. Durante la época medieval también surgieron multitud de historias mitologicas de nueva cuña o tergiversaciones de otras  provenientes de la mitología griega o romana, que fueron cristianizadas. Y fue durante esta época que los ángeles se convertirían en un punto central de un intenso escrutinio de seres a los que se les atribuían los poderes antes aplicados a los herores clasicos. Los pensadores medievales buscaron resolver los misterios más fundamentales de la naturaleza de los ángeles. Algunos filósofos tenían la teoría de que los ángeles estaban formados por una sustancia misteriosa, a veces llamada materia sutil, con sus propios poderes mágicos. 

Allí es donde entra la leyenda de San Miguel, el llamado Arcangel o jefe de ángeles. En la Biblia se hace una referencia profetica al respecto y se dice lo siguiente: Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su cabeza había una corona de doce estrellas,  y ella estaba encinta. Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz.  Y se vio otra señal en el cielo, y, ¡miren!, un dragón grande de color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas;  y su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó abajo a la tierra. Y el dragón se quedó de pie delante de la mujer que estaba a punto de dar a luz, para, cuando diera a luz, devorar a su hijo.... Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios, para que la alimentaran allí mil doscientos sesenta días.  Y estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el dragón, y el dragón y sus ángeles combatieron,  pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.  De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él. (Apocalipsis 12:1-9)

            Si bien este relato tiene un significado mucho mas profundo y actual que tocará tratarlo en otro articulo. Sin embargo este relato profetico y simbolico, como todo lo escrito en este apocalipsis de Juan, fue reinterpretado por algunos filososfos mediavales y de allí salió la adoración dada a este angel conocido como San Miguel. Encargado de dar caza a dragones y por lo tanto un personaje tropidophoros, es decir vencedor. Así, muchas leyendas de martires pasaron a convertirse en relatos y cuentos sobre vencedores. De eso surgió la idea de poner a un santo que vencía dragones. Se habla de una leyenda que decía lo siguiente: En Capadocia había un dragón que atacaba al reino. Muertos de miedo, los habitantes decidieron entregarle cada día dos corderos al dragón para satisfacer su hambre y que no atacase la villa. Pero cuando los animales empezaron a escasear se decidió enviar a una persona —escogida por sorteo— y un cordero. Aquella familia que veía cómo un miembro era devorado por el dragón recibía, a cambio, todo tipo de riquezas como compensación. El pueblo se cansó de que ningún miembro de la familia real fuera enviado y que por tanto debía ser la princesa quien fuera devorada y, por otro, que un día fue la princesa la escogida por sorteo para acompañar al cordero. Sea como fuere, de camino hasta la cueva del dragón, la princesa se encontró al caballero Jorge y éste, matando al dragón clavándole su espada, la rescató. De la sangre que brotó del cuerpo sin vida del monstruo nació una rosa roja que el caballero le entregó a la princesa.

            Así de alguna manera vemos como se relacionó la victoria de Miguel el arcangel para liberar a la mujer simbolica, con la leyenda de San Jorge que libera a la princesa matando al dragon y regalando una rosa a esta. Esta leyenda pasó a mayores y fue establecida en muchos pueblos y a partir del siglo XV se celebraba ese día 23 como día de San Jorge. Ese día los hombres acostumbraban a regalar una rosa a sus enamoradas.

            ¿Pero qué relación tiene todo esto con los libros? Bien , pues fue a aprtir del año 1955 cuado la UNESCO promulgó el dia 23 de Abril como día internacional del Libro. Coincidía que ese día murieron tres grandes escritores,  Miguel de Cervantes en 1616,  William Shakespeare 23 de Abril de 1564 y Garcilaso de la Vega el 23 de Abril de 1616. Aunque algunos afirman que en realidad Cervantes murió un día antes. En cualquier caso en Catalunya y otros lugares la tradición anima a los hombres a entregar una rosa a las mujeres y ella un libro a estos. Si bien como las mujeres se han hecho más asiduas lectoras en la actualidad dicha tradición está cambiando y se suele regalar el libro junto a la rosa.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada